sábado, 24 de febrero de 2007

Influencia del caos planeteario sobre el turismo australiano

Publicado originalmente por Nel

Sucedió una fría noche de finales del año 2002 en Tucapé, cerca de San Cristóbal, Táchira. Estaba acostado y me hallaba en ese sutil y difuso estado intermedio entre la conciencia y el sueño, cuando ya los pensamientos comienzan a distorsionarse y a entrar al plano de lo surreal. Súbitamente se incorpora a las imágenes oníricas algo que no pertenece, que no cuadra. Reacciono a la distorsión y caigo en cuenta que suena el teléfono. Veo el reloj, es más de medianoche. Salgo todavía medio dormido y levanto la bocina.

- " ¿ Aló ? ".

- " Hola, Nel."

Inmediatamente reconozco la voz, evidentemente alterada y nerviosa de Vic. Vic es un amigo de Sydney - Australia para quien había trabajado pocos años atrás como asistente, guia e interprete. Mi amigo es mecánico de Volkswagen, importador- exportador de repuestos automotrices y un reconocido restaurador de los modelos más antiguos de esa marca.

Vic siempre había sido una persona nerviosa, obsesiva y fácilmente deprimible. En su estadía en Venezuela había tenido varias malas experiencias en los negocios y en el plano sentimental, lo cual había contribuido en gran medida a su actual estado emocional.

Hablaba casi en susurros, como si no quisiera despertar a alguien en su casa, pero al instante me di cuenta de que en Sydney eran las 2:00 de la tarde.

- " Nel, tengo que decirte algo muy importante, aunque por ahora no puedo darte muchos detalles. Necesito que obtengas tu pasaporte urgentemente. No me preguntes nada por ahora. Por favor, hazlo rápido. Te llamo de nuevo en pocos días. Chao. "

Pensé: ¿ Qué plancito loco estará tramando Vic ahora?. A los pocos días me llamó de nuevo. Ya un poco más calmado, me volvió a pedir que tramitara el pasaporte lo más rápido posible.

- " Por ahora solo puedo decirte que pronto ocurrirán drásticos cambios climáticos en la tierra. Habrá gran caos y destrucción en muchas ciudades. Aún no corras la voz, pues cundirá el pánico. Busca información en esta página web (*). Pronto te vuelvo a llamar."

Comencé a preocuparme, básicamente por su salud mental. Pese a sus altibajos emocionales, siempre lo consideré un tipo centrado, pragmático y con los pies sobre la tierra, al menos para los negocios. En su siguiente llamada me dio que pronto vendría al país y hablaríamos con calma.

La página web en cuestión está dedicada a literatura apocalíptica, OVNIS, meteoritos y holocausto nuclear, así como supervivencia en post-guerra nuclear, refugios anti-atómicos, energías y materiales de construcción alternativos. Por via e-mail le dije que luego de revisar someramente el sitio, no había encontrado nada que me sugiriera esos hechos catastróficos. Me contestó que centrara mi búsqueda en el Planeta X.

Cuando por fin llegó a San Cristóbal, me trajo una copia pirata bajada de internet de un libro de un tal Mark Hazlewood sobre el Planeta X. Vic me pidió que lo leyera y le diera mi opinión. Aunque faltaban algunas páginas y otras estaban repetidas logré captar lo esencial de planteamiento de Hazlewood.

Se avecinaban graves catástrofes a nivel mundial producto del acercamiento a la Tierra de la órbita del Planeta X, el cual es unas 6 veces más grande que Júpiter. Si bien el riesgo de colisión es prácticamente nulo, pues el máximo acercamiento a la Tierra sería unos 500.000 Km, su inmensa fuerza gravitacional produciría un cambio en la inclinación del eje terrestre, lo cual provocaría que los polos se aproximen al ecuador y viceversa, con el consiguiente deshielo de los casquetes polares, la reactivación de volcanes inactivos y terremotos masivos, entre otras menudencias.

Las grandes metrópolis desaparecerán y se creará un caos mundial con millones de muertes y millones de sobrevivientes buscando refugio.

El autor plantea que, aunque se conoce de la existencia del planeta desde hace algún tiempo, los grandes centros del poder mundial han bloqueado toda información sobre el evento astronómico con la excusa de que cundiría el pánico entre la población, cuando la verdadera razón sería que las élites dominantes y las grandes corporaciones sean los primeros en poner a buen resguardo sus capitales y familias.

Ante la abrumadora lista de posibles consecuencias, le pregunté a mi amigo qué se proponía.

_ " Quiero que vengas conmigo a Sydney. Voy a comprar un gran lote de terreno cerca de las Montañas Azules y necesito que me ayudes a construir un refugio subterráneo. "

En ese momento confirmé el diagnóstico: Vic terminó de volverse loco, pero es una buena oportunidad de conocer Australia.

El trato incluía la estadía por un año, alimentación y cierta cantidad de dinero para gastos personales. La oferta no estaba nada mal.

Mi amigo creía firmemente en la ocurrencia de los eventos. De hecho, había convencido a su madre de que le prestara parte del dinero para la compra de las tierras y había vendido uno de sus depósitos de repuestos, así como varios carros.

Inmediatamente obtuve mi pasaporte y comencé con los trámites de la visa de turista, para lo cual me trajo los formularios para solicitarla, así como una carta de invitación formal a visitarlo, en la cual se compromete ante las autoridades de inmigración a responder por mi estadía en su país.

Pero en mala hora se le ocurrió al Primer Ministro Australiano involucrar a su país en la invasión a Irak en 2003, al enviar un contingente de soldados a engrosar la fuerza multinacional de ocupación en Bagdad. Esto tuvo como consecuencia que Vic aplazara indefinidamente los planes de mi viaje, pues el asunto de la guerra trajo algunos problemas internos de tipo político, económico y de seguridad.

Se suponía que los eventos relacionados con el Planeta X o Nibiru, Hercólobus, Ajenjo o Barnard 1, como también se le conoce, ocurrirían en 2003. Hasta ahora no ha pasado nada, pero confieso que de algún tiempo para acá reviso puntualmente el boletín mensual del CIDA ( Centro de Investigaciones de Astronomía) de la ULA. Aún me gustaría conocer Australia.


Comentarios:
Anónimo dijo...

Vic no estaba equivocado en las consecuencias, pero si en el origen, métodos y causas.…..!
Saludos.
CEMM o Charles

7:24 PM

El Trimardito dijo...

Al parecer el pana Vic, tenía mucha prisa por hacer, su construcción de un refugio, pero bueno otros con más plata y más intereses detuvieron tu gran aventura a este país.
Saludos!

5:51 PM

Consuelo dijo...

A muchacho maluco eres tu¡

Como siempre un estilacho para contar tus cosas, pero de que eres malo, eres malo¡ ;)

10:11 AM

Anónimo dijo...

Consuelito….!
Si te refieres al Post…!
Vic es solo víctima de la guerra psicológica, Nelin solo es objetivo, me consta, es un pana fiel y hasta protector, malo por ser objetivo….? No comulgo con esa.
Saludos.
CEMM o Charles

8:55 PM

Consuelo dijo...

MI estimado Charles... a ver, intentó sacarlo de su guerra psicologica? Pero perdon si sonó fuerte mi comentario...aunque estemos claro por el susto de aquel gustoso viajaría.

Bueno, un beso para ti Charles y otro pata Nelin ;)

8:53 PM

nel dijo...

Queridos Consuelito, Trimardito y Charles: Admito que luego de releer el post, me sonó como un poco interesado,como que me estaba aprovechando del tipo, pero solo exageré un poco para efectos de cuadrar la historia, que por lo demás es veridica. Él mismo admite su cierto grado de locura. Viajé con él por toda Venezuela en busca de piezas legitimas de VW y encontré para él verdaderos tesoros. Siempre estuvo muy agradecido y quería que alguna vez visitara su país. En Enero fuimos a ver unas tierras cerca de Morrocoy y encontramos un desastre ecológico en las playas, tema de un próximo post.
Besos ( para consuelo, claro.)
Saludos

No hay comentarios: