lunes, 23 de octubre de 2006

Octavio Mesa y la competitividad musical colombiana

estuve el fin de semana escuchando algunos temas de Octavio Mesa que me grabaron en un cd. La verdad es que supe de su música sino hasta hace muy recientemente, a pesar de que ha tomado cierto renombre en los últimos años, toda vez que el cantautor colombiano Juanes ha comentado a menudo en entrevistas que el Sr. Mesa es una de sus fuentes de inspiración y orgullo del departamento de Antioquia, siendo el máximo exponente de un género propio de esas tierras denominado "guasca". Exitos internacionales de Juanes tales como "La Paga", "Mala Gente" y "La Camisa Negra" tienen claras influencias de esta música tradicional antioqueña, muy típica de las épocas dicembrinas.

Increíblemente, Octavio Mesa y la música guasca me han resultado mucho más familiar de lo que hubiera pensado originalmente. La penetración cultural de la música colombiana no se ha limitado a las cumbias y vallenatos, sino que en los estados fronterizos, particularmente Táchira y Zulia, hay una enorme corriente musical inspirada en el género guasca y que se conoce popularmente como "música campesina". Tal y como se describe acá:
Es música de la integración colombo-venezolana. Con instrumentos andinos se toca letra de Colombia.
En cualquier ciudad o pueblo del Táchira es común escuchar en los sets de "la hora loca" o incluso en las radios populares algún tema campesino: "Dame tu mujer José", "Me gusta el ron de Minola", "La araña me va a picar", entre otras. Las presentaciones en vivo también abundan y nunca falta en las ferias y festividades algún concierto con Los Chacaritos o de Los Cincuenta de Joselito.

La música de Octavio Mesa y del género guasca en la escena sonora colombiana, venezolana y mundial ha traido a mi mente varias cuestiones en las que he pensado mucho últimamente: Los retos e implicaciones del neo-floklore, la búsqueda de un sonido venezolano que distinga a agrupaciones nacionales y que sea claramente identificable en cualquier parte y la importancia del rescate y enaltecimiento de las manifestaciones musicales autóctonas como parte de ese proceso de búsqueda.

También me pone a pensar en lo muy competitivos que son los colombianos a la hora de exportar su música y el excelente mercado que les resulta nuestro país.


Comentarios:
anazam dijo...

Wao!! desde que no escuchaba eso de "la araña me va a picar"... (creo que desde que me vine del Táchira) Ciertamente, son melodías muy comunes en los pueblos fronterizos y transculturizados por su propia condición de "limítrofes".
Creo que en eso de exportar sus valores musicales, Colombia nos lleva una gran morena por delante, pues aquí seguimos abriéndoles cada día más espacios al "perreo" de la gata que ya no sabe ni decir miau... jejejeje ¿y nuestra música?, bien, gracias... :(

Saludos y gracias por el link

@>-->-

7:54 PM

domingo dijo...

Gracias a ti por visitarnos, me honro con tu presencia.

Saludos a ti

8:41 PM

Consuelo dijo...

Y cuales serán los primeros pasos a dar??
En mi tierra larense me llena de orgullo ver como muchas personas saben tocar cuatro y facilmente participan de un buen golpe tocuyano, pero a la par ver como hay gente que no tiene pero ni idea de lo que es un tamunangue me angustia, y si, suena exagerado pero sucede que mientras perdamos identidad nacional (de la cual la musica forma parte invalorable)no tenemos mucha esperanza de forjarnos un país mejor.

Indudablemente Colombia se ha sentido orgullosa, de su musica y lo que la acompaña, mas de uno andara con el tipico sombrero colombiano o los colores que le identifican, que patron debemos considerar de Colombia que ha a pesar de ser un país azotado por a guerrilla mas que nunca se identifica con su propia tierra?

No es otra tarea... es solo que eso siempre me ha inquietado, por mi parte me propongo aprender un poco mas de nuestras tradiciones y en la medida de lo posible hacerme eco de ellas...ojala eso sea un granito de arena para no perder lo que me ata a esta tierra...

Saludos

9:19 AM
anazam dijo...

Gracias ;)

@>-->-

1 comentario:

Akisaura-san dijo...

Saludos !!!

Para mí como Colombiano, es un honor que hayas tenido la deferencia de escribir por uno de los ritmos mas movidos de mi país...A pesar de que no es (en ocasiones) uno de mis afectos...

De música venezolana movidita recuerdo mucho (sobre todo en Navidad) una canción muy triste que se llama "Mamá, donde están los juguetes" que me hacía llorar de niño...

Espero que se pueda escuchar mucha música tachirense, lareña o apureña por estos lares :D

Desde la Clandestinidad Pedagógica...