viernes, 3 de noviembre de 2006

La ingeniería de sonido detrás de Simón Díaz Remixes

Fue hasta el día de ayer cuando conocí acerca de un disco titulado Simón Díaz Remixes. Me resulta un poco triste, como sonidista amateur y melómano empedernido, encontrarme tan desconectado de la movida musical nacional e internacional - más allá de la superficialidad de los canales musicales MTV, VH1 o HTV - siendo que este disco tributo de remezclas salió a la venta hace más de nueve meses ya.

Disfruté mucho leer una reseña del disco en 32puertas.com, principalmente porque entrevistaron a varios de los artistas responsables, indagando en el proceso creativo y en las dificultades de mezclar temas tradicionales venezolanos con otros electrónicos (house, techno, d'nb). Los músicos tuvieron que apelar a la ciencia y arte de la ingeniería de sonido para que funcionaran las mezclas, dado que las canciones que sirvieron de base para sus experimentos no se grabaron por canales (primero la voz, luego las cuerdas, luego la percusión y así sucesivamente). Si hubieran tenido la voz aislada de Simón Díaz como una sola pista se les hubiera facilitado la labor enormemente, pero en este caso tuvieron que encontrar la forma de eliminar los ritmos incongruentes presentes en cada canción, principalmente los que provinieran del charrasqueo del cuatro y el beat de las maracas.

Ya en una ocasión anterior publiqué un escrito acerca de cómo la mayoría de los géneros venezolanos estaban basados en ritmos ternarios (6/8, 3/4), en el cual lancé una hipótesis loca sobre el origen de las diferencias entre las arengas deportivas de argentinos y venezolanos. Esta particularidad de nuestros ritmos plantea retos interesantísimos dentro del esquema del neofloklorismo, porque las posibilidades del sincopado son más estrechas so riesgo de que suenen excesivamente experimentales.

Sobre la movida del neofloklore venezolano debo decir que creo que la mayor parte de los exponentes musicales nacionales carecen de todos los elementos que les permitan ser a la vez originales, masificables y perdurables. Prisca Dávila, Alfredo Naranjo y Huáscar Barradas son excelentes intérpretes pero excesivamente académicos y su sonido es un tanto complejo como para un Hit Parade. Otros artistas de talento que se han aventurado en esta senda pecan de poca innovatividad cuando hacen temas que tratan de sonar adrede como una composición de Squarepusher o de Portishead, por poner un par de ejemplos (no sé si este sea el caso con Simón Díaz Remixes, aunque si lo fuese seguramente no le restaría méritos, igual me parece una excelente iniciativa).

Lo más divertido de este asunto es que se ha puesto a vibrar de nuevo la fibra de músico pseudo-ingenuo que me retumba desde hace tanto tiempo y me ha devuelto las ganas de mezclar un drum'n bass bien cabilla con joropo. También me ha inspirado a escribir sobre muchas otras cosas que me interesan, como en esas particularidades de la ingeniería de sonido que permiten eliminar la voz de un tema y resaltar el resto de la instrumentación (lo que ocurre cuando apretamos el botón "karaoke" que traen algunos equipos de sonido) pero que hacen tan difícil lo contrario, aislar la voz y acallar los instrumentos; en la utilidad práctica de los ecualizadores y las particularidades de los distintos rangos de frecuencia que componen un sonido (bajos, medios y agudos) ; y en la facilidad de mezclar un hip-hop con una cumbia y los retos matemáticos que plantea hacerlo con un joropo (para complementar la serie de la competitividad musical colombiana).

Les dejo este enlace a un par de temas excelentes que conseguí en Internet.

A propósito de uno de ellos, "Tonada de Luna Llena - KP9000 vs. Simón Díaz", esto es parte de lo que dice Aldo Lammana en la entrevista para 32puertas.com:
La interpretación de Simón en esa canción es excepcional, y la canción está en tono menor cantada en "falseto", lo cual me recordó a Radiohead que usa muchas melodías nostálgicas con guitarras acústicas.
Deberían escuchar Radiohead para que vean a qué se refiere con exactitud.


Comentarios:
El Trimardito dijo...

La discografía de simón díaz es muy grande y llena de diversos ritmos de la música venezolana y gracias por este post, muy bueno.
Saludos.

7:28 AM

Vajradhara dijo...

Está depinga el post, y la cancion está también interesante. Ahora tomando en consideración lo purista del mercado venezolano en lo que se refiere a los oyentes de nuestra música tradicional. Pero en verdad es un gran intento y un buen comienzo para el desarrollo que de la expresión músical en nuestro país

2:50 PM

Tanos dijo...

Haciendo un adendum al comentario de ramses. Sip efectivamente creo que hay mucho "purismo" en la gente que escucha música venezolana, pero al mismo tiempo, creo que al calor del momento de esta ola de "neo-floklore" hay muchos que estan bien pendientes de lo nuevo que se hace en lo electronico. Además, con esa de que ahora tienes que escuchar música hecha en Vzla. en la radio (te guste o no). hay mucho espacio para escuchar cosas interesantes (Como la version Joropo de El Martillo, de los Caramelos de Cianuro) y para hacer cosas interesantes con la gran doiversidad de ritmos venezolanos. Te imaginas una version de Becerrero de Simón Díaz en Ska Jamaiquino?. Saludos mis Panas.

12:40 AM

pandebono dijo...

si uno no presta atencion al intentar un remix de estos, termina rompiendose la cabeza porque el beat no cuadra, algo hay que saber en definitiva.

pero si les hubieran suministrado todo por canales el resultado hubiera sido peor, digo porque se ponia muy papayita la cosa.

6:42 PM

Anónimo dijo...

" La interpretación de Simón en esa canción es excepcional, y la canción está en tono menor cantada en "falseto", lo cual me recordó a Radiohead que usa muchas melodías nostálgicas con guitarras acústicas.

Deberían escuchar Radiohead para que vean a qué se refiere con exactitud."

Oye, qué gracioso. Hace poco estaba pensando en cómo me recuerda Tonada de Luna Llena al falseto espeluznante de Thom Yorke en las canciones de Radiohead.

José del Solar

6:40 PM

No hay comentarios: