lunes, 11 de diciembre de 2006

galletas anzac

A principio del año 2000 llegó a casa de mi hermana en San Cristóbal una linda chica procedente de Queensland, Australia. Venía a convivir con nosotros por un período de un año como parte del programa de intercambio cultural de la organización AFS. Mediante el mismo mecanismo partió mi sobrina Nazareth a Thailandia también por un año. Rita se convirtió así en hija de mi hermana y, por lo tanto, en mi sobrina. Solíamos Rita y yo compartir y conversar mucho. Un día le pregunté sobre la comida típica australiana, y me explicó que la mayoría de los platos en su país eran los mismos platos ingleses . Pero si había algo realmente Australiano, y eran las galletas ANZAC.

Un buen día , Rita me propuso preparar las galletas y sobre la marcha compramos los ingredientes. Fué todo un éxito. Mientras cocinabamos , me explicó el origen del nombre de las galletas .

ANZAC , siglas en inglés de Australia-New Zealand Army Corps , era un cuerpo armado integrado por soldados de esos dos países miembros de la Mancomunidad Británica , enviados por la corona a combatir en los diferentes frentes de batalla durante la 1º Guerra Mundial. Recientemente me topé con un articulo sobre el tema, y quiero ampliar un poco sobre el mismo.
Este contingente tuvo participación, junto a tropas francesas, rusas y posteriormente norteamericanas, en la campaña de los Dardanelos y, especialmente , en el desembarco en la península de Gallípoli, en la costa turca del Mar Egeo, en 1915. Esta batalla fué especialmente sangrienta, con más de 120.000 muertos en ambos bandos. A partir de 1916 se institucionalizó en Australia y en Nueva Zelandia la conmemoración, cada 25 de abril, del ANZAC Day, en honor a los miles de soldados caídos.

Resulta que las madres, esposas y novias de los soldados australianos se preocupaban, naturalmente, por la calidad y el valor nutricional de los alimentos suministrados a sus hombres en el duro frente de batalla. Cualquier alimento enviado por ellas a sus hombres necesariamente debía ser transportado por los barcos de la marina mercante. Y debido a la lentitud de estas naves, las grandes distancias y al hecho de que estos barcos no contaban con medios de refrigeración, los alimentos enviados a veces debían esperar hasta 4 meses antes de llegar a sus destinatarios, llegando la mayoría de las veces en mal estado.

Fué así que un grupo de mujeres ideó una solución: una galleta con todo el valor nutricional posible y con ingredientes no perecederos. La formula se basó en una receta escocesa a base de avena. Un punto resaltante es la ausencia de huevos como agente aglutinante en la receta, siendo sustituidos éstos por sirop de caña. Debido a la guerra, muchos de los granjeros se habían unido al ejercito, así que los huevos eran escasos.

Las galletas eran colocadas en latas de té, las cuales al cerrar herméticamente garantizaban su conservación por largo tiempo.

Son deliciosas y de fácil preparación. En honor a Rita, quiero compartirlas con ustedes.

Galletas ANZAC
1 Taza de harina todo uso
1 taza de avena en hojuelas
3/4 taza de coco seco rallado
3/4 taza de azúcar
125 g mantequilla
2 cuch. miel (en sustitución de sirop de caña )
1 1/2 cdta. bicarbonato de sodio
2 cuch. agua hirviendo

Precaliente el horno a 150º C. Aceite dos bandejas para hornear. Mezcle bien la harina, la avena, el coco y el azúcar. Derrita la mantequilla y mezcle con la miel. Combine el bicarbonato con el agua y añada a la mantequilla derretida. Añada esto a los ingredientes secos y mezcle bien. Forme las galletas como arepitas y coloquelas en la bandeja, aplanandolas un poco y dejando cierto espacio entre ellas. Hornee por 15-20 min o hasta que doren. Retire del horno, deje enfriar y guardelas en una lata. Esconda la lata, si no quiere empezar todo de nuevo.

Anónimo dijo...

Tremenda receta... pero me gustó más fué su historia....

Saludos

5:02 PM

domingo dijo...

La campaña de Gallipolli fue un desastre absoluto para las tropas Anzac. Lo único bueno que salió de allí quizás fueron las galleticas esas tan enviciantes. Excelente aporte esa receta (con todo y que yo no soy tan dulcero).

Por cierto Nelín, que se me ha ocurrido crear una nueva categoría de artículos: "Gastronomía". Ya hay por allí algún artículo relacionado con este tema.

Saludos

8:56 PM

nel dijo...

Rosita: bienvenida y gracias.
Domingo: estaba a punto de sugerirtelo. Sé que a algunos le interesará esa sección, especialmente a Consuelo.
Saludos.

10:17 PM

Tanos dijo...

Sip. Yo creo que va a hacer falta esa seccion, porque mira que ahora con esa vaina de la cocina molecular, vamos a tener que estudiar un poco mas las propiedades físicas del trigo antes de ponernos a hacer un pasticho :-S

10:56 PM

Consuelo dijo...

jajajjaaj Pues como "Spam oficial de este blog" estoy de acuerdo con la creaciòn de èsta categorìa... pero no quiero engañar a nadie (ni siquiera a los buenos amigos) Me gusta comer, me gusta hablar de comida, me gusta averiguar y curiosear sobre los origenes gastronòmicos... ahhh pero no crean que cocino¡

No, nada como ver al genero masculino dominando las artes culinarias jajaja. Asì que a ver quien es el siguiente en ofrecerse a cocinar¡

10:59 AM

Consuelo dijo...

Esto solo lo podemos escribir aqui: "Forme las galletas como arepitas" jaja Hasta a las recetas australianas le ponemos nuestro "toque"

Saludos a los tres, en las coordenadas geogràficas donde se encuentren¡

Nel: el pùblico aclama la receta del pastel de yuca, de aquel que se come por las tierras de tu hermana ;)

11:06 AM

1 comentario:

Anónimo dijo...

pues me salvaste por que una mi amiga me dio su receta pero la perdi y gracias a ti me salvo porque son muy ricas