miércoles, 31 de enero de 2007

Energúmeno al Volante

Una de las facetas más oscuras de mi personalidad se revela cuando me encuentro detrás del volante.

Debo aclarar que en términos generales me considero un buen conductor de automóviles: Tengo suficiente experiencia manejando en la ciudad, autopistas y carreteras; suelo ser prudente en la vía y procuro respetar las leyes de tránsito. Pero en ocasiones, cuando soy víctima de una comportamiento abusivo de otro conductor, literalmente me hierve la sangre y pierdo el control. Me convierto en un energúmeno (1).

Pocas cosas logran alterarme tanto como que algún "vivo" adelanta su carro hasta el principio mismo de una fila, generando un desbandada de otros "vivos" borregos que no quieren quedarse atrás y provocando un cuello de botella exasperante; o aquellos que se pegan a quince centímetros de tu carro con las luces altas encendidas para que te quites... justo cuando en el canal lento hay una fila de gandolas ; o los peatones que esperan a que cambie la luz para atravesarse delante de tu carro a paso de morrocoy mocho.

Identifico en esas acciones la misma conducta delincuencial de quien, por decir algo, roba a mano armada. El malandro tiene necesidades que satisface a costa de otros, inocentes, porque le da la gana y porque siente el poder que le confiere su pistola. Quien se para en doble fila - como si al encender las luces de emergencia de carro se le otorgara automáticamente legitimidad - funciona bajo las mismas premisas: "Me paro acá porque no tengo donde. Me cago en todos y en la cola que se va a formar detrás de mi. Si me dices algo te insulto o peor..."

A partir de mis experiencias de ira desbordada he cometido algunas estupideces menores, que por fortuna no han trascendido más allá de alguna sobredosis puntual de adrenalina (y alguna anécdota generadora de recuerdos agridulces tanto en mi como en los otros). Es por eso que de algún un tiempo para acá emprendí un trabajo de apaciguamiento del alma y la mente, mi propio tratamiento de pacificación, con resultados excelentes. Poco a poco me he ido "des-energuminazando" y al despersonalizar la agresión he podido entender donde se encuentran las causas del problema y cómo pueden ser enfrentados sin necesidad de sacar la llave de cruz y partirle los vidrios al infractor (cosa que nunca hice, pero que muchas veces me provocó hacer).

Les dejo un fragmento del tema Bad Habit de The Offspring. No sonó en la radio, aunque es uno de mis temas favoritos de la banda, perteneciente al album de 1994 Smash (para mi el mejor de su discografía). Se supone que la letra fue compuesta para ser chistosa pero de alguna forma también te deja pensando.
When I go driving I stay in my lane
But getting cut off makes me insane
I open the glove box
Reach inside
I gonna wreck this fuckers ride

I guess I got a bad habit
Of blowin away
Yeah I got a bad habit
And it aint goin away
lo que traduce:
Cuando voy manejando me mantengo en mi carril
Pero que me corten el paso me vuelve loco
Abro la guantera
Busco adentro
Voy a acabar con el manejo de este #$%#$!

Supongo que tengo el mal hábito
de estallar
sí, tengo un mal hábito
y no desaparece

1. Energúmeno(na) suele decirse de la persona que habitualmente adopta actitudes iracundas, furiosas, en extremo arbitrarias, no nacidas de lo racional y la sindéresis, sino deimpulsos y reacciones circunstanciales. http://www.enguanare.com/energumeno.htm

Comentarios:
topocho dijo...

Me pasa igual, y si ando con mi esposa además me tengo que calar que ella se arreche porque yo me arreche. Anyway es bueno tener un seguro de cobertura amplia, de una empresa que no se ponga poppy por "un momento de locura" ;-)

11:36 AM

Frewuill dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el post, y ademas con el comentario de topocho (esposa, novia, hermana, etc)... Este año, uno de mis principales propositos fue no enca#$%&me más con los abusadores en las calles, y entre otras cosas he decidido no manejar de día en Caracas. La cosa empezó con un problema de estacionamiento, pero luego aproveché la oportunidad para obligarme a caminar algunas cuadras y usar autobuses... En mi caso lo puedo hacer sin problemas y salgo ganando en ejercicio, no peleo más con motorizados, taxistas, autobuses y abusadores particulares... y ya llevo todo este año sin usar el carro para ir al trabajo y llego de mucho mejor humor al trabajo y a mi casa en la tarde. De resto, yo diría que paciencia... porque los abusadores ni siquiera entienden donde está el problema en lo que hacen, sin importar las razones ni argumentos si es que acaso te dejan hablar.

1:39 PM

domingo dijo...

Topocho y Frewill:
Saludos a ambos. Creo que como nosotros hay miles que sufren cada vez que deben desplazarse en vehículo por nuestro país. El caos es una buena excusa para dejar el carro en casa de vez en cuando tal y como lo señala Frewill.

11:23 AM

2 comentarios:

Dragón negro dijo...

Me apunto en el club.

El mismo comportamiento me asalta a veces, muchas menos que antes, y afortunadamente no ha pasado mayores; pero por si acaso siempre llevo muy a mano (a no mas de 30 milisegundos de desenfunde rápido) mi bate de aluminio de cuando estaba mucho mas pequeño, porsia... :)

Hablando de otra cosa, mira que he buscado ese vídeo de Don León de la Rueda Motorista en formato digital y nada... si lo vez en algún sitio agradecería el pitazo. :)

Juan Carlos Partidas dijo...

Jajaja.. ese video de Goofy era lo máximo!!! no podría olvidarlo ni después de tantos años de no verlo.

Lo puedes encontrar, pero en inglés, en el siguiente link.

http://www.youtube.com/watch?v=mZAZ_xu0DCg

Saludos!!!!