martes, 17 de abril de 2007

Veteranos, vasos con agua y gente que se coloca brava

(Publicado originalmente por Domingo el 05 de abril de 2007)

Me parece muy interesante cómo las creencias y los valores culturales eventualmente transfiguran el habla cotidiana de una región o país.

Acá en el Táchira viene ocurriendo un fenómeno lingüístico divertidísimo que tiene su origen en una de estas creencias populares: Cuando alguien dice, por ejemplo, "Fulano se puso bravo conmigo" no faltará quien replique muy orondo "será que se colocó bravo porque las únicas que ponen son las gallinas". Está de más decir que esto es absolutamente ridículo porque el Drae lista más de cuarenta acepciones distintas para el verbo "poner" incluyendo, por supuesto, "Ejercer una determinada acción". A manera de anécdota, mi mamá tiene una amiga a quien cariñosamente le decimos "la que se coloca" porque ha llevado la disputa de los verbos poner-colocar hasta niveles de absurdidad insospechados: Ella "se coloca brava", "se coloca a trabajar", "se coloca roja de la pena" y hasta "se coloca en Internet".

Algo similar ocurre cuando pides un vaso de agua y algún sabiondo te replica "será un vaso con agua". La confusión radica en que, según el replicante, "de agua" se referiría exclusivamente al material con que estaría elaborado el vaso, aunque nuevamente el Drae nos brinda algunas claves para dilucidar esta confusión. Entre las veintisiete acepciones de la preposición "de" que allí aparecen, la cuarta y quinta indican, respectivamente:
- prep. Denota la materia de que está hecho algo. El vaso de plata. El vestido de seda.
- prep. U. para señalar lo contenido en algo. Un vaso de agua. Un plato de asado.
Resulta bastante fácil llegar a la conclusión de que la picardía venezolana, el doble sentido y la cultura del machismo y el sexismo son los motivos que han degenerado muchos vocablos al punto de que uno no puede emplearlos sin ser sujeto de algún tipo de chiste verde. "Veterano" es un marico viejo; "coger" significa, exclusivamente, copular.

Ahora, cuando voy por ahí y escucho a alguien pronunciar una frase como "Háblame el míquiti que la jevita dejó el fantasmeo y se activó burda, papássss", me parece el ejercicio se torna demasiado complicado. Tendré que pensar un poco más sobre los valores culturales que terminaron de configurar esa manera de expresarse.

El loco

(publicado originalmente por Domingo el 06 de abril de 2007)



A veces, cuando me miro hacia dentro, pienso de mi mismo que estoy ligeramente enloquecido. Cualquier persona que me vea caminando en la calle probablemente no note nada extraño en mí y la verdad es que es cierto, soy un tipo de apariencia normal, que generalmente actúa como tal. Aún así debe haber algo y no me queda la más mínima duda de que deben haber desajustes dentro de mi racionalidad.

Cuando hablo de enloquecimiento no me refiero a esos actos obsesivos-compulsivos leves que he padecido en ocasiones y que afectan a tanta gente normal, como no pisar las rayitas en las aceras como solía hacer cuando era niño. Mis obsesiones son inofensivas y algo chistosas, por ejemplo ir cambiando la ubicación de una cerveza fría que yo esté tomando sobre la superficie donde ésta reposa para que las marcas circulares oscura que van apareciendo, producto de la condensación del agua sobre la botella, se desdibujen y se forme en cambio una marca uniforme y rectangular. El objeto de mi mayor obsesión es quizás el cabello femenino, cosa que se remonta a la época cuando mi mamá me amamantaba y yo, apenas un recién nacido, asía las hebras que caían hasta mis manitos. Desde entonces adoro jugar con ese elemento que es casi mágico para mí y a veces, cuando voy por la calle y veo a alguna mujer con un rizo perfecto que rebota al paso o cuando veo algúnos flecos de pollina que caen sobre un rostro delicado, siento por un instante una terrible ansiedad junto con la percepción de que todo se mueve en cámara lenta. Me provoca asir esos cabellos con delicadeza y jugar con ellos... pero como dije, es sólo por un instante, porque un segundo después todo vuelve a adquirir su velocidad natural y sigo en lo mío como si nada.

Tampoco me refiero a esos comportamientos un tanto excéntricos que practico habitualmente, como hablar con los animales y con los bebés o inventar palabras en lenguas extrañas que luego recito en retahilas o comer platos elaborados con ingredientes inverosímiles (solía comer muchas cosas no digeribles aunque he dejado la costumbre a partir de una gastritis aguda que sufrí hace un tiempo). Estoy seguro de que todo el mundo hace cosas que otras personas considerarían fuera de lo común y no creo que sean elementos particularmente extraordinarios. Además, mi cerebro ebulle permanentemente con ideas, cuentos, música, juegos y reflexiones, así que es perfectamente factible que estas breves muestras de heterodoxia sean mi forma de escape ante un claro exceso de actividad cerebral.

Mi enloquecimiento es de otro tipo, para el cual no existe una categoría en los anales de la psicología clínica. Es la locura del que ve las cosas con ojos distintos al de la mayoría, del que mantiene un sentido lúdico, del utópico de oficio.

He tratado de armar las piezas del rompecabezas y creo que mi desequilibrio comenzó cuando era muy niño, con apenas cuatro o cinco años y de repente descubrí el placer de leer. Antes de que transcurriese mucho tiempo ya me había vuelto un vicioso y antes de los 10 diez años ya había leido obras de Orwell, Kafka, Asimov, Poe y García Márquez y creo que tenía 8 cuando leí la Odisea de Homero. Ya en ese entonces algunos niños habrían pensado "que muchachito tan loco por estar leyendo esas cosas". Como era curioso y la lectura me sedaba con facilidad varios de mis tíos no les molestaba compartir conmigo y por fortuna se convirtieron en excelentes referentes intelectuales para mí, particularmente mi tía Ñana, quien me llevaba a museos y me enseñaba sobre Reverón y Manet, me narraba "El Perfume" y "El Nombre de la Rosa" y me explicaba la preparación de recetas de arroz con lentejas y ensalada de pepinos con yogurt.

Ser el "loco" suele ser algo bastante útil, te permite no dar explicaciones para todo lo que hagas y te excusa de apartarte a veces de las convencionalidades. Puedes decir lo que piensas sin eufemismos y reirte con ganas de las estupideces de este mundo y la gente a tu alrededor se reirá también, aunque un poco incómoda y nerviosa. Yo podía quedarme dormido sobre la grama o sobre algún banquito en la universidad y mis amigos dirían: "déjalo tranquilo que él está loco". Si escuchaba drill'n bass, mbube, bangra y guaguancó tampoco importaba porque "a Domingo siempre le han gustado todas esas cosas raras". Ser un "loco" te ayuda a pasar desapercibido y asumir un bajo perfil: los estudiantes no creen que eres profesor, los malandros en la calle creen que eres un don nadie, te enfrentas a gente que se confían y te subestiman, lo que te confiere cierta ventaja oculta.

Estoy ligeramente enloquecido y me agrada mucho. Me gustaría enloquecerme aún más porque a veces siento que me vuelvo excesivamente cuerdo y empiezo a parecerme a todos los que están alrededor de mí. Ojalá que otros pudieran encontrar la dicha y romper los esquemas del mundo en que habitan, no importa si se exponen a que alguien los señale y se burlen de sus "locuras". Que bueno sería que pudiéramos mirar a nuestro alrededor y ver en dónde se encuentran las verdaderas locuras de nuestro mundo: En la guerra y la violencia, en el despilfarro, en la destrucción del ambiente, en la hipocrecía y el egoísmo.

Les dejo un cuento breve de Khalil Gibrán titulado "El Loco" y que aparece en su obra homónima (pueden descargarla acá).

Gibrán Khalil Gibrán
EL LOCO (1918)
Me preguntáis como me volví loco. Así sucedió:

Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que me habían robado todas mis máscaras -si; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscara por las calles atestadas de gente, gritando:

-¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!

Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, varias personas, llenas de espanto, corrieron a refugiarse en sus casas. Y cuando llegué a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome gritó:

-Miren! ¡Es un loco!

Alcé la cabeza para ver quién gritaba, y por vez primera el sol besó mi desnudo rostro, y mi alma se inflamó de amor al sol, y ya no quise tener máscaras. Y como si fuera presa de un trance, grité:

-¡Benditos! ¡Benditos sean los ladrones que me robaron mis máscaras!

Así fue que me convertí en un loco.

Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido, pues quienes nos comprenden esclavizan una parte de nuestro ser.

Pero no dejéis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad; ni siquiera el ladrón encarcelado está a salvo de otro ladrón.

Comentarios:
nel dijo...
Entre las delicateses preferidas de Domingo figuran semillas de cualquier tipo, flores silvestres, arroz, trigo, cebada, pasta, pasetas de helado, lápices Mongol nº 2,entre otras. El consumo de algunas de estas se incrementa en algunas epocas del año, como al final de la temporada de beisbol profesional y durante cualquier partido de la vinotinto.
Saludos y la bendición.
5:11 PM

Consuelo dijo...
Ya entiendo porque este andino me cae tan bien¡¡ Formamos parte de un mismo clan...claaaro yo tengo menos excentricidades y pongo mas en evidencia mi locura.

Sin duda alguna nos aporta una ventaja. Esa subestimación colectiva nos hace dar sorpresas.... y segura estoy que a personas "como nosotras" nos ponen un angel adicional ;)

Que bueno saber que no se está tan solo en éste mundo... el de los utópicos de oficio¡¡ La selección de Gibran no pudo estar mejor :)
7:41 PM

Domingo dijo...
Saludos a Nelín y a Consuelo, nuestra visitante VIP No1 jejejeje

Un honor inmenso que nos acompañes siempre y más aún por saber precisamente que eres un ángel un tanto loco que distribuye locura sana y positiva con sabor a guayoyo
8:27 PM
marianne dijo...
Sentirse así es sencillamente divino. Un beso Domingo, aquí me vine a instalar en vuestro blog jajaja
9:10 PM

nel dijo...
Recuerdo cuando Domingo regresó de los EUA. Tenía como 8 años. Como equipaje de mano traía El Lobo Estepario de Hesse, El General en su laberinto de García Marquez y dos discos: uno de INXX y otro de Milli Vanilli. Traía también una venda en la frente producto de los cabezazos contra los postes en la calle mientras iba leyendo.
9:23 PM

Viaje al interior

(Publicado originalmente por Nel el 07 de abril de 2007)

Hay viajes de vacaciones normales, promedio, que a veces hacemos solo para aprovechar unos días libres o un puente. Hay otros viajes que se convierten en un hito en nuestras vidas, verdaderas odiseas difíciles de olvidar.

Uno de estos viajes lo realicé entre Diciembre de 1994 y Enero de 1995, todo un mes recorriendo la parte oriental del país. El viaje fue planificado al detalle con un año de antelación, no solo en cuanto a equipos y provisiones, sino en lo que respecta a los invitados. Ocho serían los afortunados: Frank, Ing. Agrónomo y fotógrafo profesional; Yanitza, hermana de Frank; Marco, Ing. Agrónomo, Entomólogo y fantasma verde; Carlitos, Abogado; Goulnara, Igor y Sergei, Profesores y concertistas de piano rusos; y Nel, vuestro humilde servidor.

La ruta era por demás interesante: Básicamente, saldríamos de Caracas vía Oriente. Luego de pasar unos días en Puerto La Cruz, seguiríamos hasta Mochima, continuando luego hasta el Golfo de Cariaco. En este punto haríamos un viraje al sur hasta Caripe, pernoctando en la Cueva del Guácharo, para luego seguir bajando hasta Ciudad Bolívar, Puerto Ordaz y , como meta final, escalar el Monte Roraima, en La Gran Sabana.
Salimos de Caracas los primeros días de Diciembre, repartidos en dos vehículos. Las expectativas eran altas, especialmente entre los rusos, quienes por su trabajo no habían siquiera salido de Caracas.

Primera escala: Puerto La Cruz y sus alrededores. Las playas estaban abarrotadas y nos perdimos un poco en la ciudad. Un día dábamos unas vueltas por Guanta sin saber claramente qué haríamos. Vimos un aviso que decía Parque La Sirena. Tiramos una moneda para decidir entre el puerto de Guanta y el parque. Ganó La Sirena. Fuimos con un poco de desinterés al mencionado lugar y al llegar, con el estacionamiento vacío y una hojarasca en la entrada, creció un poco el desgano. Pero una vez que entramos, nos encontramos con unas piscinas naturales espectaculares y una hermosa cascada que caía por una enorme piedra, abriéndose como la cola de una sirena. Eramos las únicas personas en el lugar y teníamos todo el día por delante.

Al día siguiente salimos hacia Mochima, luego de recorrer un poco los alrededores. Llegamos al pueblo al atardecer y mientras cenábamos, guardábamos los carros y contratábamos la lancha, se hizo de noche. Marco, quien también es buzo, alquiló dos equipos completos de buceo, siguiendo una de las reglas de oro del buceo que dice: Nunca bucear solo. Mi amigo se ofreció a darme un curso israelita de buceo, es decir, de 10 min.

Salimos en plena oscuridad en la lancha del Sr. Pata Ñeca hacia un lugar llamado Playa Manare. Al llegar al sitio, armamos el campamento y luego de tomarnos unas vodkas, nos acostamos a dormir.

Al día siguiente no podía dar crédito a mis ojos. Estábamos en una pequeña pero hermosa bahía rodeada por unas colinas no muy altas y a la derecha una colina más alta terminaba abruptamente en una pared vertical de piedra, que a esa hora del amanecer estaba completamente teñida de rojo. Goulnara y su esposo Igor lloraron al ver aquello y dijeron que ese amanecer ya había pagado el viaje.

Llegó la hora de recibir mi crash course de buceo. En primer lugar, debía conocer el equipo: careta, aletas, snorkel, tanques de aire, chaleco de compensación y pesas de lastre. Luego de unas explicaciones muy pero muy básicas, mi amigo me habló sobre los riesgos inherentes al buceo, específicamente la embolia gaseosa. Debía abstenerme de hacer ascensos bruscos una vez que estuviese en la profundidad a la que íbamos a descender, unos 10 o 12 m. Me dijo grave mi amigo: " A la hora de una vaina, que te de pánico o algo así, es mejor que te dejes ahogar. Pero no trates de subir rápidamente. Tranquilo, que yo te resucito allá afuera".

- " Claro, sería un placer. Siempre quise resucitar en Mochima", contesté.

Nos pusimos el equipo y nadamos con snorkel hasta la pared de piedra, donde nos sumergiríamos. Mi chaleco estaba defectuoso y a cada rato debía detenerme a inflarlo. Cuando llegué al sitio, tuve que quedarme colgado como media hora en las piedras por fuertes calambres en las pantorrillas. Cuando por fin pude sumergirme, disfruté mucho del mundo submarino, aunque por poco tiempo, pues me costaba mucho respirar.

En fin, pasamos tres estupendos días en ese hermoso archipiélago.

Seguimos nuestro curso al este hasta llegar al Golfo de Cariaco, donde el mar tiene un color azul muy oscuro, por la gran profundidad de la Fosa de Cariaco. En este punto viramos al sur con destino a Caripe. Al llegar a esta ciudad, nos pusimos todos en circulo en la Plaza Bolívar y nos tomamos una botella de Frangélico para celebrar. En el parque donde está la Cueva del Guácharo, existe una zona para acampar con todos los servicios. En la madrugada nos levantamos a observar los guácharos cuando salen por miles de la cueva.

La persona encargada de guiarnos al interior de la cueva era un señor habitante de la zona, muy pintoresco, quien mezclaba datos científicos con creencias populares. Según él, estas cavernas tienen "muchos millones y medio de años". Quien aún no haya visitado este lugar tiene una deuda consigo mismo que debe saldar en un plazo perentorio.

Al seguir nuestra ruta, pasamos un día en Maturín. Allí visitamos a un hermano de Marco. Llegamos a orillas del río Orinoco en Los Barrancos para tomar una chalana que nos cruzaría hasta la otra orilla, en Puerto Ordaz. Pero lamentablemente llegamos tarde y la última chalana del día ya había partido, de manera que debíamos quedarnos a hacer la cola para tomar la próxima chalana a las 5:30 del día siguiente. Un señor del lugar nos recomendó que no nos quedáramos allí porque era muy peligroso. Otra alternativa era devolvernos a Maturín y buscar la vía a Ciudad Bolívar, un largo viaje. Preguntamos aquí y allá, y en un bar nos dieron otra alternativa. Una chica nos dibujó en una servilleta el mapa de nuestra salvación. Era un tortuoso camino de tierra que atravesaba unos campos petroleros, donde los puntos de referencia eran árboles, piedras, balancines y torres de alta tensión. Decidimos aventurarnos por la trocha siguiendo el mapa en cuestión, que al final resultó muy preciso. Luego de dar tumbos y esquivar zorros, cachicamos y venados, por fin llegamos a un poblado donde parecía que nos estaban esperando, pues de inmediato comenzaron los fuegos artificiales. En ese momento nos enteramos que habíamos llegado a Soledad, y nos dimos cuenta que eran las 12:00, día de navidad. Todavía excitados por la travesía, nos integramos al festejo del pueblo.

Recorrimos Ciudad Bolívar durante el día y en la noche nos quedamos por primera vez en un hotel, donde hicimos la cena navideña de rigor, con pan de jamón y unas hallacas traídas especialmente para la ocasión desde Caracas.

Siguiente etapa: La Gran Sabana. La emoción crecía entra todos. Entre las principales preocupaciones de los rusos estaban las serpientes. Les explicamos que claro que había serpientes de todo tipo, entre ellas las temibles cascabel y cuaima piña, pero " no te preocupes, solo están selva adentro". Cuando llegamos a la entrada de la Gran Sabana, nos paramos en un gran aviso de Bienvenidos al Parque Nacional Canaima para la foto respectiva. Cuando estaban todos posando frente al aviso, encontré una pequeña cascabel en el medio de la carretera, dándonos la bienvenida.

Luepa, Quebrada de Jaspe, Quebrada de Pacheco, Kama Merú, Rápidos de Kamoirán, Kavanayén, son todos sitios obligados. Otros sitos son accesibles con vehículos de doble tracción. En Kama Merú me encontré con una vieja amiga, Rosy. Ahora se dedica a la artesanía y vive en la colonia El Abismo, en Ikabarú.

El 31 de Diciembre fuimos a La Línea, pueblo brasileño fronterizo con Santa Elena De Uairén, en el cual existe una famosa churrasquería. A este lugar obligado hay que ir con bastante apetito, dada la exagerada cantidad de comida que sirven.

En la noche literalmente invadimos una pequeña churuata en Quebrada de Pacheco, donde brindamos cuando el reloj marcó las 12:00. Mención especial merece el cielo en este lugar en las noches despejadas.

Al dia siguiente fuimos al pueblo de San Francisco de Yuruaní, donde contratamos a José, el guía pemón que nos acompañaría al ascenso al Roraima. Hecho esto, nos dirigimos a Peraitepui. En este poblado comienza realmente el viaje a Roraima. Aquí hay un puesto de INPARQUES y otro de la Guardia Nacional, donde los excursionistas deben registrarse. Instalamos nuestras carpas y luego de preparar nuestro equipo, nos dispusimos a descansar, pues al día siguiente emprenderíamos finalmente el ascenso al mundo perdido.

Temprano en la mañana siguiente hicimos una reunión de emergencia. Yanitza amaneció con un ataque de asma, por el intenso frío y la alta humedad en el lugar. Se tomó la drástica decisión de que Yanitza no seguiría con el viaje, pues arriba las condiciones serían más inclementes.

Al final subiríamos Marco, Carlitos, Frank, Goulnara, Igor y yo. Sergei se quedó con Yani, su novia.

El relato de la expedición al Monte Roraima merece un post especial. Solo puedo decir que una vez allá arriba, queda uno mudo y abrumado por la grandeza y majestuosidad del lugar. Desde que me senté en el borde de la pared que mira hacia el Kukenan, soy otra persona y veo las cosas desde otra perspectiva.

En resumen, esta travesía de un mes fue un viaje redondo, sin desperdicio, en el que afiancé viejas amistades y fundé otras nuevas, y descubrí fortalezas y debilidades en mí mismo que no conocía antes.

No puedo esperar por volver a esos mágicos lugares.

Comentarios:

Consuelo dijo...
Confieso que mas o menos asì es el viaje de mis sueños... cuando eso suceda me consagraré como mochilera.

Solo espero no encontrarme frente a frente con ninguna culebra, ni bicho raro...y bueno de repente menos dias en carpa no me caerian mal;) Todo para poder conservar mi condición tres (3) estrellas...

Donde anda el señor Tanos que tiene tiempo sin escribir?
7:59 PM

Domingo dijo...
Excelente recuento (muy bien editado, porque las anécdotas de ese viaje que conozco por Nel son increíbles).

Yo no he tenido la fortuna de conocer el oriente de Venezuela tanto como debería, ni siquiera la Cueva del Guácharo (por lo que debería autoflagelarme) pero está en los planes y espero hacerlo pronto...

Roraima es otro mundo... yo también espero escribir la reseña del viaje que me llevaría hasta allá hace unos años.
8:24 PM

Anónimo dijo...
Nelin...........!

Me haces recordar las andanzas del "Grupo Ya" al que perteneces.
Por otro lado, creo fue en un viaje anterior "varios años y medio antes" (jajaj) que te encargue Cumachi y Cachiri..!
Cuéntanos de nuevo tu experiencia y el misterio del Cachiri, bebida típica de la región y que el "grupo ya" en 1999 probamos al bajar del Roraima.
Marco, Asdrúbal, Carolina, Franck, una prima de Franck, el Bebe, Johvan (la Gusanito), una amiga de Frank (preparadora de Botanica) y yo. Tu estabas en Mérida en esa época. El Cachiri solo lo tomamos Franck, Asdrúbal y Yo, Yuca, agua, Batata y el método de fermentación prefiero que lo cuentes tú. Recuerdo que nos regalaron la bebida por haber rallado 2 sacos gigantescos de Yuca y las chicas Pemónas o Pemónes (se hacian las musiuas y no querian hablar castellano), se reían al vernos trabajar, ya que sus parejas estaban en otros menesteres quedando en un total misterio, ellas siembran, cosechan, rayan la Yuca para luego hacer una torta de casabe (característica de la zona) distinta al que conocemos.
Al Regresar al Centro del país nos trajimos a Gregorio (a) “Papa Gragoriao” sobrenombre puesto por Marco, y que por llevarlo a Ciudad Bolívar para visitar a un hijo que tenia Tuberculosis nos regaló a Asdrúbal y a mi dos envases de 2 litros con Cachiri en agradecimiento por la Caña Clara de Roraima y la colita hasta la puerta del Hospital de Ciudad Bolívar, imagínate lo feliz del regreso, no tanto por los 20 y pico de días de viaje, solo que nos “Colocamos a Libar” para ahogar la pena por regresarnos.
Muy buen Post, sobre todo sobre las recomendaciones técnicas del curso "israelita" típicas de Marco.
Saludos.
CEMM o Charles
P.D.:
libar
verbo transitivo
1 Chupar [un insecto] el néctar de las flores.
2 Beber un licor a pequeños sorbos: aprovecha las noches para intentar descoyuntarse al son de ritmos enloquecidos mientras liba, en los descansos, brebajes infectos que destrozan el hígado.
3 Ofrecer una libación a la divinidad.
"...........Oda a la Yuca..." y al Cumachi idem.
8:38 PM

marianne dijo...
Caramba, eso si es ser XTREME!, te felicito Nel y en cierta forma viajo leyendo esas líneas, me gustaría algún día vivir algo de esa manera (aunque también me dan miedo los bichos como a Consuelo), recibe un beso!
9:02 PM

Repost: Beber cerveza, ícono cultural del venezolano

(publicado originalmente el 11 de abril de 2007 por Domingo)

Viernes en la noche. Eran ya las nueve y mientras recorríamos las calles semivacías de Barrio Obrero, epicentro de la vida nocturna sancristobalence, pensaba que iba a ser difícil complacer a las recién llegadas, ávidas de alcohol y bullicio. Las primas gemelas de Astrid y un par de sus amigas habían arribado apenas unas horas antes, siendo ésta la antepenúltima de sus escalas en una ruta que las había llevado por Barquisimeto, Niquitao, Mérida y Bailadores. Yo tenía pocas esperanzas de conseguir algún lugar abierto e incluso ofrecí sacar los restos de alguna botella de tequila que guardaba en la casa para brindar por su presencia acá, pero todo apuntaba a que sus cuentos de rumba, caña y carretera iban a volverse un poco grises en la parte que correspondiera al estado Táchira.

Nunca subestimes la intuición de cuatro rumberas con ganas de beber. De alguna forma averiguaron que en un portón marrón frente al tanque de guerra de la Carabobo estaban vendiendo cerveza de forma clandestina y más temprano que tarde terminamos en la Monumental, escuchando reggaetón y tomando regional light en envase desechable, aunque a los pocos minutos tuvimos que irnos hasta otro sitio porque la policía hizo acto de presencia, instándonos de forma bastante amable a que respetásemos la Ley Seca imperante y nos retiráramos del lugar. Ya cuando pudimos instalarnos en un sitio tranquilo ubicado en las afueras de la ciudad comencé a internalizar seriamente cuan arraigada está la costumbre de beber cerveza en la cultura del venezolano.



Según el libro Historia de la Industria Cervecera en Venezuela, de Juan M. Morales Álvarez, publicado en Caracas en 1992 por la Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza, la cervecería en Venezuela comenzó con al asentamiento, bajo el auspicio de Agustín Codazzi, de un grupo de inmigrantes alemanes en medio de la Cordillera de la Costa venezolana en el año de 1843. Allí se erigió el pueblo que hoy recibe el nombre del Colonia Tovar y cuyas costumbres germanas incluían, por supuesto, la de elaborar y beber cerveza.

Siglo y medio después, esta bebida es casi un elemento propio de nuestra venezolanidad (o por lo menos así nos lo venden todo el tiempo) ¿Que sería un sancocho a la orilla de un río o la parrillita de los domingos sin un par de birras bien frías? ¿O un partido de béisbol sin una cervecita espumosa para acompañar un doblete del cuarto bate con tres en base? ¿O la reunión del viernes sin una caja de frías para quitarnos de encima el estrés de la semana? La cerveza está en todas partes: En radio (hay un hiphop por ahí que se llama "Venezuela", creo, que habla de beber cerveza), en la calle, en nuestras casas. La catira regional y las chicas polar inundan nuestras fantasías. Es más, últimamente la gente le ha dado por decorar las calles de las ciudades con hermosos adornos de vidrio azul y transparente en forma de botellas que a cada momento nos recuerdan su presencia perenne en nuestras vidas.

Me encanta la cerveza, aunque la ingiero con muchísima más moderación que en otras épocas de mi vida. No soy tan ingenuo como para creer que la cerveza venezolana es la mejor del mundo, sobre todo luego de haber tenido la oportunidad de beber cervezas artesanales, cremosas, rojas, afrutadas, pero igual disfruto lo que tenemos y refresco mi garganta con su sabor amargo si la ocasión lo amerita. Aún así soy consciente de que la cerveza, como toda bebida alcohólica, es una droga y así tan legalita y todo puede ser mucho más peligrosa que otras consideradas "duras". En Alemania, por ejemplo, el abuso de bebidas alcohólicas produce más de 42 mil muertes por año, mientras que en 2006 el consumo de drogas ilegales apenas ocasionó la muerte a 1.326 personas (el cigarrillo es aún peor, mata a 110.000 personas al año, pero eso es asunto de otro post).

El gobierno venezolano, con el propósito de reducir las tasas de accidentes automovilísticos durante las movilizaciones masivas de temporadistas en la pasada Semana Santa (y más ahora que en la calle circulan unos ochocientos mil millones de carros más todos los días) decidió que era necesario, como medida de control, decretar la Ley Seca durante los días de asueto, cosa que indignó hasta a algunos altos funcionarios de la iglesia católica local.

Recuerdo que pensé que si existiese alguna causa que pudiera unir a los venezolanos, sin distinción de condición política o social, es la lucha por su (aparentemente) sagrado derecho a beber caña en paz. Prohibir la bebida no puede ser la solución (como música de fondo me llega a la mente el tema "Legalize it" de Peter Tosh) aunque hay que admitir acá en el Táchira se redujeron los accidentes viales en Semana Santa en inmensa proporción, tanto así que van a proponer la implantación de la Ley Seca todos los fines de semana. Por unos cuantos inconscientes todos los bebedores van a pagar.

¿No sería fabuloso mas bien que los ciudadanos, de forma proactiva, propusieran (y acataran) un conjunto de medidas que satisfagan a todas las partes en cuestión: Que las empresas produzcan y vendan de forma responsable, que la gente disfrute y que los demás no tengamos que ir por la calle preocupándonos porque un demente al volante nos deje parapléjicos? Pudiéramos empezar pintando con griffin blanco los parabrisas de los carros algo así como: "Bebamos responsablemente, no a la ley seca", aunque la verdad es que eso me parece la forma de protesta más ridícula e inútil de todas. Más bien porque no presionamos para que se ejecuten algunas medidas que vayan realmente al fondo de la cuestión, como por ejemplo:

1. Prohibir la publicidad de licor en las vallas de carretera (es que es muy difícil para muchos ir manejando con ese calorón por la Autopista de Oriente a golpe de dos de la tarde y por todos lados "pssst... pssst... pssst... ven y tómame").

2. Eliminar las ventas de licor a menos de 100 metros de instituciones educativas (que por
cierto, ya está establecido en la ley).

3. Prohibir totalmente la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad.

3. Proponerle a las televisoras que lleven a cabo campañas de propaganda dirigidas a concienciar a la gente al consumo responsable de alcohol (Pero por favor, sin añadir al final eso de que "esto lo hacemos obligados porque el gobierno nos lo impuso con el artículo tal de la ley mordaza", porque más de uno va a pensar "que ladilla, ya Chávez empezó con esas campañas salvavidas otra vez").

4. Proponerle a los alcaldes que creen un servicio de conductores designados, que posean indumentaria y vehículos plenamente identificados y cuya actividad esté controlada electrónicamente para que lleve a los borrachos para sus casitas en la madrugada.

5. Exigir a las autoridades cárcel y revocación permanente de la licencia de conducir a todo aquél que se encuentre manejando bajo los efectos del alcohol en forma reincidente.

6. Dar ejemplo nosotros mismos y comenzar a ser más responsables al volante: usar el cinturón de seguridad, no adelantar por el hombrillo, respetar las señales de tránsito.

7. Sistematizar la vigilancia vial y la emisión de boletas de infracción. Diseñar un sistema auditable de cámaras de video digital instaladas en la parte frontal de las patrullas similar al que utilizan las policías estadounidenses e inglesas.



Cuando las gemelas y sus amigas se montaron en su carro y se fueron manejando con unas cuantas cervezas entre pecho y espalda pensé con resignación que es muy probable que nada de esto fuese a ocurrir en un futuro cercano. Nos encanta hacer lo que nos de la gana y que venga alguien a restringir nuestras libertades, como cuando estábamos en bachillerato y en la madrugada papá llegaba y nos decía "ah ¿es que no quieren bajarle el volumen al equipo? entonces se acabó la fiesta, todo el mundo pa' su casa".

gastronomiapcb venezolanidadpcb reflexionespcb

Salvando un blog suprimido gracias al caché de Google

En esta página conseguí una descripción breve y precisa del caché de Google:

Cada vez que el 'Googlebot' pasa por una página web, se queda almacenado en los servidores de Google, a modo de back-up, una especie de foto o instántanea de esa página web, con todos sus contenidos en ese momento.

De esta manera, cuando obtenemos los resultados en Google, también disponemos de la opción de echar un vistazo a la 'caché' de las páginas web que se nos ofrecen.

cache

Así, tendremos la oportunidad de:
- ver el contenido de una web de hace unos días,
- acceder a páginas que ya no existen,
- obtener información de sitios que ahora precisan de clave pero en su momento no era necesario,
- acceder más rápidamente a algunas web (obtenemos la información de los servidores de Google, no del servidor del sitio web), ...

Gracias a esa maravilla he estado recuperando poco a poco todos los posts que eliminé en un arranque de torpeza. Lo positivo del asunto (incluso estos actos funestos tienen un lado positivo), es que al pasar todos las entradas a la nueva versión del Blogger, tengo acceso a las opciones de etiquetado. Lo malo no solo es el trabajo de más, sino que las entradas previas no aparecen por fecha de publicación (tendré que poner una notica al principio de cada una "publicado inicialmente por Nel / Tanos / Domingo el día tal). Peor aún es que perdí muchos de los comentarios que hicieran los lectores en su momento y que enriquecieron el contenido de estos escritos.

Como quiera que sea, espero que este incidente me permita añadir nuevas funcionalidades al blog y quizás mejorar un poco su presentación.

Imágenes de cabecera en blogger: Un pequeño tutorial

El pana Carlos Enrique, compañero bloggero y visitante regular de Pabellón con Baranda, me escribió un correo el otro día que comparto con Uds.:
Domingo….! Nel se tomó la libertad de darme tu dirección espero nos disculpes, fue por solicitud mía. He visto que manejas muy bien el blog Pabellón con Baranda, me fije que tienes una imagen de un pabellón criollo en el fondo del titulo del blog, he visto los blogs que tienes como enlaces, uno es mejor que otro en materia de presentación, el contenido es variado y se le da el elemento personal a cada uno.

El presente correo es para pedirte asesoría para cambiar la imagen de uno sobre anestesiología que estoy manejando y que tengo estacionado desde hace meses, quiero editar algunas imágenes de quirófano, personal en trabajo para colocarlo como fondo del nombre del blog y cambiar la imagen del mismo y quizás el formato, algo medianamente distinto (mucho va en el contenido), las paginas médicas son algo formales. Nutrirlo es algo difícil ya que lo elaboré para el postgrado de anestesia, para que la gente del Hospital Central escribiera, pero es difícil movilizar gente, tienen flojera, o timidez, de verdad muchos se pierden del “movimiento bloguero”, mucha literatura se consulta en blogs, es una manera informal pero es muy útil, la forma más común de Blog es muy buena, se comparte informalidades, pero el que esta comprometido con la profesión siempre quiere dar más en ella.

Hay un lenguaje informático en las planillas que debo aprender a manejar, he logrado entender algo, de allí que he podido nutrir los enlaces, la idea es que me muestres como se pesca y no que me des el pescado.
Precisamente para no darle el pescado me pareció que podía hacer un post al respecto y que él y otras personas que tengan la misma inquietud se puedan beneficiar de este conocimiento. Les enseño cómo hice para incluir la imagen de cabecera que aparece en Pabellón con Baranda. Esa fue la única modificación que hice del diseño del blog, aparte de modificar ligeramente los colores de fondo y de los textos.

Sabiendo un poco de html, javascript y ccs's (y teniendo un poco de paciencia y tiempo libre) uno puede hacer maravillas con la presentación del blog, aunque a mi lo que me interesaba era darle un toquecito personal, que fuera ligeramente nuestro.

A continuación les dejo las instrucciones para el que se interese en este asunto:

Notas previas:
1. Estas instrucciones están pensadas para que funcionen con la plantilla "Minima" (o "Minima Black") que fue la que instalé inicialmente cuando creé mi blog.. Otras plantillas populares de blogger tales como "Scribe", "Son of Moto" o "No.897" probablemente requieran algunos ajustes especiales específicos para cada una de ellas, pero los principios básicos empleados para cargar y publicar una imagen y reajustar el encabezado siguen siendo los mismos.

2. Yo monté mi blog en la época del Blogger Beta y ahora con la versión definitiva del sistema me di cuenta de que había algunos cambios en la estructura de la plantillas, por lo que yo hice en ese entonces no fue exactamente igual a lo que hay que hacer hoy en día. De todas formas para evitar que alguien fuera a echarse un pelón con estas instrucciones yo las seguí paso a paso en un blog de prueba que creé para confirmar que todo estaba bien.

Instrucciones
1. Crea una imagen de 660 pixeles de ancho por 150 pixeles de alto (más o menos) que vaya en el encabezado.






Algunos tips:
  • La altura de la imagen no es tan importante en este caso como su anchura que sí debería mantenerse en 660px.
  • Los formatos de imagen .gif y .jpeg tienen diferentes opciones de compresión / paletas de colores que hacen que la imagen pese más o menos o Kbytes. Es conveniente que la imagen no pese tanto.
  • Recuerda colocar el nombre del blog en alguna parte de la imagen.
2. Crea una nueva entrada en el blog y sube la imagen que acabas de crear. Luego publica la entrada y visita el blog.





3. Haz clic sobre la imagen de la entrada que acabas de crear para que abra en tamaño completo. Sobre la imagen grande, haz clic derecho, selecciona la opción "Copiar la ruta de la imagen" y luego pégala en el bloc de notas. La ruta de la imagen es la dirección en donde se guardó en el servidor y luego la necesitaremos para pegar la imagen en el encabezado del blog.


4. Regresa al Panel de tu blog. Haz clic en la pestaña Plantilla y luego en Edición de HTML.


En el cuadro de texto de esta ventana puedes efectuar los cambios que luego se reflerán en el blog. Arrastra la barra de navegación vertical hacia abajo hasta ubicar la etiqueta "body", justo debajo de ella pegamos el texto que se lista más abajo:



Por supuesto, hay que sustituir nombredemiblog y direcciondeimagenquesubimos por los valores reales porque de lo contrario no va a funcionar.

6. Eliminamos el encabezado que trae la plantilla por defecto. Buscamos la etiqueta que lee "<div id='header'" o "header-wrapper" y borramos las líneas que aparecen hasta la siguiente etiqueta "/div>" (incluyéndolas).



7. No guardes la plantilla sino hasta que estés satisfecho de que la imagen se ve como se debería ver. Para ir viendo los cambios puedes ir haciendo clic en el botón con la etiqueta Vista Previa, primero cuando coloques la imagen y luego cuando borres el encabezado previo.

8. Si ya están listos los cambios guarda la plantilla. En la versión Beta, cuando intentas guardar aparecerá una advertencia de que estamos a punto de eliminar el artilugio Header1. No te preocupes y guarda que ya a estas alturas sabes cómo se va a ver tu blog.



9. Listo, ya tienes una imagen de cabecera.

tecnologiapcb

lunes, 16 de abril de 2007

Respondiendo a Guillermo: Consejos para viajeros aventureros

Estuve leyendo algunos de los comentarios que han dejado los visitantes en el blog y conseguí uno que capturó mi atención, a propósito de mi post anterior "El nomadismo y yo":
Saludos. He de decir que nunca me habia paseado por este blog y me he quedado bastante tiempo leyendo, me parece fasntastico mi mas enhorawena. Pero la verdad esque me ha traido google al buscar "nomadismo". Por lo que he podido leer, si nu me equivoco, alguien de por aqui ha vivido te poradas nomadas en su vida.La verdad esque yo quisiera salir de madrid, donde vivo, con lo puesto, un poco de dinero y a recorrer mundo, la verdad esque no me esncuentro agusto con al vida que llevo y el sistema donde vivo, me gustaria encontra mi sitio porque se que donde ahora estoy no lo es.

Simplemnte me gustaria, si has hecho alguna salida de este estilo, como fue la cosa y mas o menos saber de que vivias o algunos consejos que puedas darme, te lo agradeceria, pues en berve quiero cambiar el rumbo de mi vida, solo o acompañado, pero me siento vacio viviendo como la socieda hoy en dia lo hace.

Gracias por la ayuda y perdon por enrrollarme demasiado...un saludo desde madrid

Guillermo
Agradezco a Guillermo y aquellos quienes se detienen por nuestro blog colectivo, es bueno saber que aquello que uno escribe puede generar inquietudes en otros, incluso encontrándose en otros continentes.

La verdad es que, a pesar de mis muchas aventuras, siempre conté con la seguridad de un lugar a donde regresar: mi residencia estudiantil, una casa deshabitada propiedad de mi abuela paterna (de la que yo fui una especie de cuidador por algún tiempo), la casa de mis padres. Siempre tuve una idea más o menos clara en mi mente a la cual me ceñí la mayor parte del tiempo: debía estudiar y graduarme eventualmente. Aún así, pasé mucho tiempo de un lugar a otro y pude aprender de muchas personas y de mi propia experiencia personal, algunas cosas importantes para sobrevivir mientras se deambula, aunque no creo que exista una receta pre-establecida de éxito, un "manual del nómada". Te doy algunos consejos, si lo que deseas es aventurarte a conocer nuevos lugares y personas.

1. Lo primero es no sentir miedo. De alguna forma que desconozco (y en la que no hay que poner demasiado cerebro, lee el post anterior que Nel escribió titulado ¿meras coincidencias?) las cosas siempre terminan resultando bien. Seguramente habrá momentos duros o de escasez, pero como diría mi papá: "La provisión de Dios es perfecta" para todos aquellos cuyo corazón sea puro y bienintencionado.

2. Un amigo mío, graduado de Lic. en RRHH, más avezado que yo en estas lides (alguno podría decir que medio hippie), me enseñó un día: Aprende un oficio, practica algún instrumento musical. Si sabes algo de macramé o de orfebreía y tienes un poco de imaginación puedes hacer alguna pulsera o pendiente que te saque de aprietos si falta dinero. Igual si tocas guitarra, harmónica o flauta fácilmente puedes conseguir algo dinero, y si estás en la playa o en un parque puedes hacerte parte de algún grupo que se sienta feliz de compartir contigo. La música y las manualidades también serán tus compañeros en momentos de mayor soledad. Mi amigo, aparte de su trabajo formal, da masajes ayurvédicos (que aprendió de otras personas en uno de sus tantos viajes) a la orilla de un playa venezolana los fines de semana y no sólo que hace mucho dinero sino que tiene la oportunidad de conocer gente muy interesante.

3. Comparte siempre lo que tengas. Yo he tenido la oportunidad de pasar días con grupos de artesanos y algo que me llamó la atención es que lo poco que puedan tener lo reparten entre todos. Si uno de ellos consigue una torta le da a probar a todos los del grupo, así sea un pedacito. Es una forma de compensar la generosidad de otros aunque igual haya un interés personal de por medio: cuando los otros tengan algo que ofrecer también recibirás una parte de ello, por poco que sea.

4. Sé adaptable y respetuoso de las costumbres locales. Procura observar mucho y juzgar poco. Una de las mejores cosas que provee el relacionarse con diferentes culturas es que te hace pensar en tus propios valores y costumbres y apreciarlos en su justa medida. Al final uno se da cuenta de que "los demás" no son mejores o peores que uno, tan sólo un poco diferentes.

5. Por último, para sentirte bien en cualquier lugar debes sentirte bien primero contigo mismo y esa es la parte más importante del aprendizaje. El mundo actúa como un espejo: Las vibraciones que emitas, malas o buenas, se te devolverán a ti condicionando tu bienestar o malestar.

Cualquiera sea la decisión que tomes, espero que tengas éxito. Buen viaje y mejor aprendizaje para ti.

reflexionespcb

¿ Mera coincidencia ?

Una noche, a mediados de 1999, miraba distraido el programa Ni tan tarde , conducido por Luis Chataing y Erika de la Vega. Mientras miraba, a la vez pensaba en los invitados al programa, usualmente personajes conocidos pero a veces olvidados de la farándula, arte, política, etc. Me vino a la mente un nombre y me pregunté: " ¿ Qué será de la vida del cantante Henry Stephen ? "
En ese momento, Chataing le pregunta a de la Vega: " Erika, ¿ Qué será de la vida de Henry Stephen ? ".
En otra oportunidad a finales de Diciembre, mientras miraba el mismo programa, igualmente mantenía la vista en el televisor, pero mi mente divagaba: " Qué vida tan dura la de estos tipos. Les pagan un realero por hablar pistoladas toda la noche. ¿ Qué irán a hacer para fin de año ? Seguro que los dueños de canal les piden que hagan una fiesta de fin de año, con lucecitas, arbolito de navidad, hallacas, gaitas y todo eso ".
Justo en ese momento, Chataing le dice a de la Vega: " Erika, ¿ Qué vamos a hacer para fin de año? A lo mejor los directivos del canal nos piden que hagamos una fiesta de fin de año, con arbolito, lucecitas, hallacas, gaitas y todo".
Más recientemente, vinieron de visita a San Cristóbal mi hermana Adriana y su esposo Chris, procedentes de EUA. También vino otra hermana de Maracay con su esposo e hijos, y nos fuimos todos de paseo a Mérida. Fuimos a visitar varios lugares y en la noche fuimos a cenar al Hotel Páramo La Culata.
Mi cuñado Giovanni y yo somos admiradores y conocedores de la obra del escritor Otrova Gomas, también conocido como Jaime Ballestas. Muchas veces al encontrarnos, comentamos pasajes de algunos de sus libros, al punto de que casi conocemos de memoria algunos fragmentos. Mientras íbamos en camino al hotel, Giovanni y yo recordabamos un fragmento del libro El Terrorista, del mencionado autor, en el cual un comando terrorista debía ingresar al Museo del Louvre en París, volar el cristal de seguridad que protege La Monalisa, pintarle unos bigotes al estilo Dalí y huir corriendo en zig zag.
Ya estábamos entrando al estacionamiento del hotel cuando nos reíamos al recordar la parte donde se menciona que en el museo existen unas mazmorras donde encierran a los terroristas que atentan contra las obras de arte hasta que pinten un cuadro igualito al que querían destruir. Al momento de bajarme del carro, veo un papel en el piso. Lo levanté y leí: era un ticket de entrada al Museo del Louvre de París, con un costo de 40 francos. Aún lo conservo en mi cartera.
Este tipo de experiencias son casi cotidianas para mi, y usualmente suceden en conección con mis hermanas y otras pocas personas. Los episodios son espontáneos, sin aviso y es difícil pensar que ocurran solo por suerte.
Desde hace muchisimo tiempo muchos filósofos, científicos y pensadores se han ocupado en descifrar el enigma de las coincidencias, y es en el último siglo cuando han surgido más intentos de explicar estos hechos, pero estas explicaciones la mayoría de las veces entran en conflicto con el método y el pensamiento científico.
El psiquiátra suizo Carl Gustav Jung propuso la teoría de la Sincronicidad, y asegura que existe un inconsciente colectivo, especie de almacen secreto de recuerdos a traves de los cuales las mentes pueden comunicarse.
La Sincronicidad consiste en la ocurrencia de dos o más hechos sin una aparente conección causal, pero que tienen una relación significativa. Segun Jung, la visión Hindú de la realidad establece que los Yo individuales se asemejan a islas en el mar: aparentemente vemos al mundo y a nuestros semejantes como entidades aisladas, sin darnos cuenta de que el suelo marino subyacente nos conecta de un modo u otro.
Me consta que existe esa conección universal, hilo dorado que potencialmente puede poner en sintonía nuestras mentes. Solo debemos aprender a desarrollarla y canalizarla, solo así viviremos en paz con nosotros mismos y con nuestros prójimos.

reflexionespcb cuentospcb

El nomadismo y yo

Nota: Saludos a todas aquellas personas quienes se pasean por Pabellón con Baranda. Un tiempo de cambios profundos ha acompañado mi ausencia pero la calma acompaña nuevamente la aventura creativa.

Pido disculpas a Consuelo porque no he hecho mi tarea y todavía no sé muy bien como es el cuento de los memes que está circulando por ahí y del que Nel ya se hizo eco. De cualquier forma, si de narrar algún episodio poco conocido de mi persona se trata, pudiera escribir acerca de una faceta interesante y divertidamente irresponsable de mi juventud más temprana.

Según Wikipedia, el nomadismo es un estilo de vida de una ''persona o grupo social que va de un lugar a otro. No tiene una residencia fija, sino que está desplazándose constantemente.'' Se parece mucho a la forma en cómo se desarrollaban mis hábitos vitales durante los periodos más agitados de mis estudios universitarios (al mismo tiempo que otros 40.000.000 de seres humanos, según el número de agosto de la revista Muy Interesante). Quien me haya conocido durante ese tiempo recordará que junto con un par de libretas y otro tanto de diskettes, guardaba siempre un par de mudas de ropa en mi morral y algunos utensilios básicos de aseo personal. Igual podía amanecer en Cuyagua, Valencia, Barquisimeto, Mérida o San Antonio de los Altos, asistido por alguna oportunidad de negocio y por la generosidad de mis anfitriones, a quienes agradeceré siempre por su sentido de solidaridad.

El nómada de oficio (yo lo era por una decisión propia conscientemente aceptada) adquiere muchas habilidades interesantes que lo ayuden a desenvolverse mejor durante sus escapadas. Yo por lo menos aprendí a secarme eficientemente al aire luego de un duchazo (las toallas suelen ser muy voluminosas como para un morral pequeño); a utilizar un morral, cuando se duerme en el piso, a manera de aislante térmico en caso de carecer uno y las circunstancias lo ameriten (como esa noche en el campamento "Simón Machado", cuando atravesé a pie el Parque Nacional Henry Pittier para llegar a Chuao); A pedir colas interestatales y no morir en el intento (como cuando mi pana Homero y yo nos fuimos a Mérida "a la buena de Dios"); a que cuando no hay mucho dinero, la mejor relación alimenticia costo/beneficio la ofrece comer maní masticado con mucha paciencia.

Varias veces cambié de residencia oficial y aprendí a deshacerme de cualquier cosa no indispensable (hoy en día no me queda ni una notica de "eres muy especial, por favor nunca cambies", de las que te escriben tus amigas en quinto año de bachillerato), quizás es por eso que me todavía me resulta tan complicado mantener alguna colección de cosas cuyo propósito no sea eminentemente utilitario (tengo una pequeña colección de instrumentos musicales en casa de mis padres). Mis mudanzas me entrenaron de tal forma que no considero demasiado temerario afirmar que puedo empacar una maleta tan organizadamente como pocos.

Hoy en día estoy en búsqueda de estabilidad, de parecer menos un saltimbanqui ambulante. Irónicamente, fue esa búsqueda la que determinó que mi esposa y yo recogiésemos nuestras cosas el fin de semana y las embarcáramos en un camión de alquiler rumbo a la ciudad de San Cristóbal, donde se encuentran a buen resguardo. Ha comenzado entonces una nueva etapa de nuestras vidas.

Hong Kong y su gente enjaulada

Que pensarán de nosotros en Japón-pon
Debe ser bueno Lo que piensan en Japón-pon
Ricky la pegó con el chiqui-bon-bon
Y hasta en Hong-Kong se escucha reggaetón-ton
(Estúpido, Hong-Kong es en China!)

Calle 13 - Japón

Esta tarde estuve escuchando el tema "Japón" de Calle 13 y me acordé nuevamente de Hong Kong. Nuevamente porque estuve muy cerca de visitar esta ciudad en mi recientemente fallido viaje a la centésima feria de Cantón, que se celebró a mediados del mes pasado en la ciudad de Guangzhou, apenas a unos cuantos kilómetros de la isla. Tuve que quedarme en el país por cuestiones propias de mi trabajo y conformame con una visa fría y un pasaje comprado... aunque me gustaría poder llevar a cabo la travesía en el futuro próximo.

Hong Kong es reconocida por su grado de libertad económica, que le ha llevado a convertirse en uno de los principales centros financieros de Asia (puede leer más sobre la economía, demografía e historia de la ciudad en este artículo de Wikipedia). Aunque como en todo, lo que se gana por un lado se sacrifica por otro: Para empezar que Hong Kong es actualmente una de las ciudades más contaminadas del mundo, tanto que para marzo de este ya un estudio publicó que el Aeropuerto de Hong Kong registra al menos cada 3.5 días problemas de poca visibilidad relacionados con smog. El artículo que cita la fuente trata sobre los riesgos al turismo que plantea la contaminación ambiental en la ciudad.

Más impactante aún es un fenómeno presente en esta ciudad y que desconocía hasta hace poco tiempo: Personas que reciben el nombre de "gente enjaulada" (caged people en inglés). Según la descripción de este reportaje de radio publicado por la Canadian Broadcasting Corporation de diciembre de 2004 (en inglés):
La gente enjaulada de Hong Kong. Jaulas del tamaño de ataúdes es lo más que muchos pueden pagar mientras China hace frente a uno de las peores escaseces de vivienda del mundo.
  • Este otro enlace conduce a un reportaje visual del fotógrafo francés Michel Setboun sobre el fenómeno titulado: T
he fight for democracy, and cage home people
Le combat pour la democratie, les maisons cages
actualidadpcb reflexionespcb

“Sí, pero es raya”

Hace algunos años trabajé en una fábrica cuya planta de producción se halla ubicada en El Piñal, un pueblo al sur del estado Táchira, muy cerca de la frontera con Colombia. El patio de silos de la fábrica en cuestión era una extensión de la verde geografía. Allí, los inmensos potreros de las haciendas ganaderas se entremezclan con parches intermitentes de bosque tropical, lagunas oscuras y algunas lomas redondeadas que le otorgan al paisaje un aspecto rollizo, tan propio de las sabanas del piedemonte andino venezolano.

Una mañana apareció sobre unos sacos una hermosa culebra verde con destellos color turquesa, como de 1 metro de largo aproximadamente, de esas que los lugareños conocen con el nombre de “bejuqueras”. La serpiente se movía con oscilaciones amplias y desesperadas, quizás intuyendo las intenciones oscuras del obrero que se acercó a su encuentro con un afilado machete. Yo le dije al tipo: “No vayas a matar a esa culebra que no es venenosa”, a lo que él me respondió lapidario: “Sí, pero es culebra”, mientras ¡Zas! le propinaba un machetazo de gracia al infeliz reptil.

Recordé esta anécdota luego de leer la siguiente nota de prensa hace unos días:

¿Venganza de seguidores de Irwin?
Varias rayas fueron encontradas en Australia muertas y con sus colas cortadas, llevando a algunos a temer que los fanáticos del recientemente fallecido naturalista Steve Irwin podrían estar cobrando venganza por su muerte.
Steve Irwin, mejor conocido como “el cazador de cocodrilos” fue un naturalista showman quien recientemente falleció en uno de sus temerarios encuentros con la fauna salvaje. Una raya lo atacó y le atravesó el corazón con la púa de su cola.

Quizás alguien le haya dicho a los retaliativos admiradores de Irwin: “No mates a esa raya, es un animal dócil que rara vez ataca a los humanos salvo que se sienta amenazado y son escasísimas las veces en que uno de estos ataques es mortal En cualquier caso somos nosotros quienes invadimos su territorio”.

“Sí, pero es raya” ¡Zas!

Fue una triste ironía la que acabó con la vida de Steve Irwin y puso en peligro la existencia de sus estimados compañeros de juegos, ahora que las rayas han pasado a la imaginería zoofóbica de la gente común como un animal asesino. Más le hubiera valido a Irwin observar la fauna salvaje de lejitos. Que descanse en paz.

actualidadpcb ecologiapcb

El post anti-post (historia del pan francés)

No he tenido mucho tiempo de escribir últimamente por encontrarme en medio de un viaje prologando por el occidente del país. Quise comentar algo sobre el día internacional de la lucha contra el sida; he querido narrar la historia tragicómica de mi encuentro cercano con el incendio que consumió medio Centro Cívico de San Cristóbal; incluso pensé en hacer un recuento en tono periodístico de mi experiencia como votante y testigo de mesa en mi centro de votación (con un videíto incluído).

Acabo de darme una paseadita por la blogósfera y la atmósfera es tal que se me ocurrió que no quería escribir sobre nada demasiado serio (salvo quizás para los panaderos de oficio).

A pesar de su nombre, el pan francés fue elaborado por primera vez en Viena, Austria, a mediados del siglo XIX. Surgió como consecuencia de la utilización de nuevos hornos de vapor para la cocción. La cosa es que para que el pan adquiera esa deliciosa capa crujiente exterior se rocía agua (que se convierte instantáneamente en vapor) dentro del horno durante la cocción.

Hoy desayuné pan francés y yogurt. No pude dejar de pensar en esos maravillosos panaderos vieneses descubriendo las mágicas propiedades del vapor de agua sobre el producto de su labor.

Bloggers of the World, United!!!

Como comentaba en mi primer Post, tengo muy poco tiempo en esto de los Blogs. Recientemente echando carro en el trabajo (Así como hoy, jeje!!) me puse a revisar unos posts y poco a poco me fui dando cuenta de que algo pasaba en la Blogósfera. Encontré una gran cantidad de referencias y posts acerca del caso de Guillermo Amador y la copia de un post de su autoría por parte de Néstor Valecillos en el Diario de Caracas.

Luego de leer muchísimas notas de solidaridad pensé "Ya esta bueno, hasta cuando con esto. Es como mucho", pero hoy, al volver a ver algunas otras notas, reflexioné sobre el hecho de que yo realmente no sabía nada de lo que había pasado.

Luego de una breve investigación (es que hay posts sobre esto por todas partes), entendí la gravedad del asunto. Pero lo que me lleva a escribir este post no es la solidaridad con Guillermo, es más bien, mi grata impresión sobre lo potente que esta comunidad de los Blogs. Miles de Post de solidaridad aparecieron casi inmediatamente después del evento. Ofrecimientos de ayuda, y notas de reflexión sobre lo que el hecho significa.

Me resulta impresionante como una red de lecturas se va entretejiendo al leer los enlaces a otros blogs que aparecen en nuestras revisiones habituales a la internet, y como estas lecturas se convierten en nuevos enlaces que nos acercan a mas y mas bloggers en el ciberespacio.

Espero que pronto mas personas fuera de estas comunidades virtuales, puedan apreciar y reconocer que los bloggers no son sólo un conjunto "underground" de personas con mucho tiempo frente a un ordenador, sino una masa critica de profesionales y librepensadores que no se limitan a ser contemplativos ante la cotidianidad y que expresan lo que piensan para provecho de quien tiene la fortuna de leer sus posts.

Yo por mi parte, siempre que vea y escuche cosas interesantes andando por ahí, lo compartiré con Uds. aquí en PCB.

actualidadpcb reflexionespcb tecnologiapcb

Snorkeling en La Ciénaga


De las bellezas con las que cuenta el Parque Nacional Henry Pittier, la Ciénaga de Ocumare es una de las más impactantes y menos conocidas.

Cuando era pequeño jamás fui allí con mis papás, ni siquiera porque mi abuelo materno era dueño de una casa en El Playón de Ocumare, que visitábamos con mucha regularidad. Nuestros destinos playeros fueron siempre Cata "privada" y ocasionalmente Cuyagua, pero nunca La Ciénaga y la razón era simple, el temible "Paso de La Virgen", un breve trecho casi al final del trayecto del que todo el mundo tenía una anédocta de mar embravecida y lanchas bamboleantes en medio de montañas de agua. Es una lástima, porque tendría que pasar mucho año tiempo, hasta hace apenas unos años, para que yo visitase esta increíble piscina natural.

Mi esposa y yo quisimos echarnos una escapada el domingo pasado para sacarnos del cuerpo todo el estrés del día a día. Llegamos a media mañana a La Boca, desde donde alquilamos el peñero que nos llevaría y traería de vuelta en la tarde. Cargamos con nosotros sólo lo esencial: un par de toallas, protector solar, una cavita con hielo, unos pepitos caseros de carne, aparte de agua y chucherías suficientes... y por supuesto, el equipo de snorkeling.

Mi esposa es apneista certificada, así que conté con una excelente tutora para que corrigiera mis escasos conocimientos de buceo a pulmón. Como siempre tragué mucha agua salada y otra tanta la respiré pero igual perseveré en mis intentos. En el fondo de la estrecha playa ya no queden sino vestigios de lo que alguna vez fuera un paraiso virgen - no quedan ya erizos marinos ni estrellas de mar abundantísimos en alguna época y los esqueletos del coral muerto dan cuenta de lo muy rico que debió haber sido la fauna submarina entonces.

Aún así es una experiencia fascinante, incluso en la margen izquierda donde nos quedamos (en parte porque es allí donde están los quioscos de comida y otras amenidades) todavía hay en el fondo anémonas y pepinos de mar, algunos camaroncitos marrones muy esquivos y otros crustáceos pequeños, algas y numerosas especies de peces que nadan a tu alrededor como con curiosidad. Más cerca del otro lado está lo que conoce como "la piscina" en donde hay algunos corales cerebro, pero esta vez no fuimos para allá. Tampoco pudimos recorrer los extremos más lejanos de la ensenada, donde abundan los manglares y la degradación ecológica es mucho menor.

Este viaje me ha animado a comprar una guía de peces tropicales venezolanos para dar una mejor cuenta de las especies que observé y renovó nuestros deseos de hacer el curso de buceo con tanque. Si tienen la oportunidad de llegarse hasta allá alguna vez, háganlo porque es un paseo sabroso, relajante y bastante económico. Si les da miedo el trayecto en lancha, procuren regresarse antes de las tres de la tarde a La Boca porque después el oleaje en el Paso de la Virgen empieza a ser más fuerte. Una última cosa, traíganse consigo su basura y dejen todo tan bello como lo consiguieron.

Para más información del Parque Nacional Henry Pittier y de La Ciénaga de Ocumare pueden revisar los siguientes sitios:

http://www.turismo.venezuela.net.ve/index.php?m=10&y=06&category=502
http://ecosig.ivic.ve/pn18.htm

ecologiapcb venezolanidadpcb turismopcb

Síndrome Premenstrual "for dummies"

Mi entrañable Carolina solía ironizar sobre lo "divertido" que eran las llegadas de sus periodos menstruales. "Es que hoy me estoy sintiendo más mujer" me decía en tono de cuña de toalla sanitaria, cuando la cosa estaba por venir.

Recordé la anécdota en estos días luego de tener una discusión acalorada con una amiga que suele ser bastante encantadora, pero que ocasionalmente tiene unos arranques de mal humor inesperados. Supongo que con tanto cuento de muertos y espantos a propósito de estas fechas no pude evitar que viniera a mi mente esa pavorosa criatura llamada Síndrome Premenstrual (SPM).

Fue Carolina quien me explicó un día el por qué del SPM. Lo hizo en la manera condescendiente que los eruditos emplean con los hombres demasiado incautos: "Las mujeres tenemos una hemorragia una vez al mes. Nuestro cuerpo sabe que tiene que prepararse y empieza a retener líquido, este exceso de líquido hace que nos sentamos hinchadas y gordas. La cabeza también se hincha y se presiona el cerebro, lo que nos hace irritables. Además hay un desbalance hormonal importante que también afecta nuestro estado anímico y nos deprime ¿Ves?".

Ahora sé que las razones son bastante complejas, tal y como se indica en este artículo de MedlinePlus Enciclopedia Médica
No se ha identificado una causa exacta del síndrome premenstrual; sin embargo, puede estar relacionado con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos. Este síndrome se puede presentar con una función ovárica aparentemente normal (ciclos ovulatorios regulares).

Se estima que el síndrome premenstrual afecta hasta el 75% de las mujeres durante los años en que pueden procrear.
75% de las mujeres durante los años en que pueden procrear... así que amigo lector, si alguna vez se consigue conque su dulce amiga o su encantadora pareja están un poco más irritables de la cuenta, respire profundo y no le pregunte si tiene la regla, porque es probable que así sea y recordárselo la hará enfurecerse aún más. Mas bien trate de sentir algo de empatía y regálele un caramelito, que seguramente eso después se le revertirá para bien.

reflexionespcb

Refranero venezolano: Donde ronca tigre no hay burro con reumatismo

De los refranes venezolanos, muchos de mis favoritos tienen que ver con la manera cómo se comportan los ejemplares de la fauna local. "Donde ronca tigre no hay burro con reumatismo" habla por sí solo: El rugido de un tigre hará caminar de puro susto al más enclenque de los burros, no vaya a ser que termine siendo la cena del día.

Ya en el ámbito de los seres humanos este refrán se emplea a menudo para indicar como un subordinado se pone las pilas cuando el jefe pone carácter. Igual que con los peloteros del Magallanes... lástima que la carrerita no les dio para más y se los comieron en el quinto juego de la serie final.

Congratulaciones a todos los seguidores del equipo campeón. La fotografía es cortesía de mi tío Giovanni, tomada desde su propio "club house", convenientemente ubicado en la sala de su apartamento en Maracay.

actualidadpcb idiomapcb venezolanidadpcb

Lord Acton y la naturaleza de los silogismos

1. Lord Acton es uno de esos señores que los libertarios aman. Nació en Inglaterra en el siglo XIX. Fue historiador. Escribió y lecturó sobre la libertad, el poder y la política.

Quizás por la naturaleza de su pensamiento hay una máxima suya que a la gente de derecha le encanta citar: "power corrupts, and absolute power corrupts absolutely" o en español "el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente".

2.
El silogismo es un razonamiento deductivo que Aristóteles puso de moda allá en la Grecia Antigua. Se saca una conclusión a partir de dos premisas. Si las premisas son ciertas, la conclusión es cierta, pero si alguna de ellas es falsa, también lo será la conclusión.

3.
El otro día estaba escuchando una de mis canciones favoritas de Héctor Lavoe: El Todopoderoso. El coro repite una y otra vez "El Todopoderoso es El Señor".

4.
Si el poder absoluto corrompe absolutamente y
El Señor es Todopoderoso (posee el poder absoluto) ¿El Señor es absolutamente corrupto?

No sé... como para ponerse a pensar en la naturaleza de los silogismos.

reflexionespcb

Basura de unos ¿tesoro de otros? e-waste y la cuestión del calentamiento global

Jeanfreddy publicó en días pasados un par de posts interesantes acerca de la necesidad de empezar a hacer aportes (aunque sea modestos) para disminuir el consumo de energía y reducir el efecto devastador del calentamiento global que ya parece inevitable (ver 1 y 2).

Buena iniciativa. El primero de los pasos al tratar de resolver el problema es admitir que existe y que es potencialmente catastrófico y luego transmitir este conocimiento entre el mayor número de personas posible para generar una masa crítica de cambio. De cualquier forma me parece que el alcance de las propuestas es un poco limitado. Debe existir un cambio de mentalidad profunda orientada principalmente a reducir los niveles de consumo: Menos gasolina, menos electricidad, menos artículos desechables...

Un ejemplo. Tenemos un teléfono celular en muy buen estado, probablemente un modelo del año pasado, con todos los periquitos: Cámara de video, acceso wap, no sé cuantos miles de contactos telefónicos. Pero acaba de salir el modelo PQW344-XXC que es idéntico al que tenemos... pero medio milímetro más finito (y es lo último del mercado ¡por el amor de Dios!) y simplemente TENEMOS que comprarlo.

Millones de personas que hacen exactamente lo mismo día tras día, al comprar sobre la base de necesidades artificiales, estarían consumiendo:
  • Energía para la extracción de la materia prima básica (petróleo, minerales en mena).
  • Energía para la transformación del petróleo y los minerales en resinas plásticas y metales, respectivamente.
  • Energía para transformar las resinas plásticas y los metales en piezas de teléfonos celulares.
  • Energía para armar y empacar los teléfonos celulares (la elaboración de los empaques es harina de otro costal).
  • Energía para transportar y distribuir los productos elaborados (sobre todo porque estos generalmente vienen de sitios tan lejanos como Finlandia o China).
  • Toda la energía que se utiliza en actividades relacionadas: Impresiones, movilizaciones, incluso en tener televisores encendidos para ver las fabulosas cuñas publicitarias del teléfono modelo PQW344-XXC, que tanto nos gustó.
A esto habría que añadir la basura que se va generando en cada uno de los pasos (los teléfonos celulares que uno ve engavetados por ahí en la casa, más sus cargadores, accesorios, manuales, cajitas, bolsitas, clipcitos y demases; el scrap que resulta de cada uno de los procesos industriales previamente señalados; la polución del aire y del agua que también es consecuencia directa de estos procesos.
Decidí emplear el ejemplo del teléfono adrede, porque recordé el enorme problema ambiental que representa la chatarra tecnológica para el medio ambiente. El documento "Exporting Harm, The High-Tech Trashing of Asia" es muy ilustrativo. Allí se explica sobre las consecuencias de la irresponsabilidad ecológica de las naciones industrializadas, que en su afán por reducir costos, exportan la basura tecnológica (teléfonos celulares obsoletos, monitores de computadoras, impresoras, placas de circuitos integrados) a países como China e India. La mayor parte de esta basura no puede ser reciclada. Los componentes que sí pueden ser reciclados constituyen un enorme reisgo para la sanidad porque en muchos casos ellos mismos (como algunos metales peligrosos) o los métodos con que se extraen (como la utilización de agua regia para la disolución del oro) son extremadamente peligrosos.

Se habla tanto de los beneficios del reciclaje de la basura, pero incluso reciclando se consume energía. En casos patéticos como el que señala el artículo "Exporting Harm" el efecto es aún mayor, porque algunos desechos son quemados, liberando toneladas de gas carbónico a la atmósfera.

La verdad es que mejor sería esperar que nuestro telefonito diera lo suyo para ir a comprar otro más nuevo, pero como mi fe en la especie humana no da para tanto ya fui a la tienda... y me compré un ventilador un poco más potente. El calor que se viene pronto va a ser bárbaro.

ecologiapcb actualidadpcb

Pesebres navideños: una exposición de arte

Me gustan los pesebres navideños, me parece que representan perfectamente la naturaleza - al menos según su definición oficial - de la Navidad, una celebración cristiana que busca conmemorar el nacimiento de Jesús.

En realidad el motivo es otro, me recuerda cuando era niño y solíamos armar en familia el pesebre de la casa: Crear cerros de cajas forradas en papel periódico; colocar las casitas y los árbolitos; organizar los rebaños de ovejas con sus pastores; pintar un río de témpera azul que desembocara en un espejo de tocador; ubicar los reyes magos en un caminito zigzagueante de arena, bien lejos del establo donde esperaban María, José, la mula y el buey junto a un niñito jesús tapado con un pañuelito blanco; guindar un angelito sobre sus cabezas y por último pintar una estrella refulgiente en un fondo de papel oscuro.

De más está decir que aunque cualquiera puede celebrar sus fechas religiosas o paganas como quiera, me resulta mucho más honesto que otros elementos de la iconografía navideña. Por ejemplo, el año pasado pusieron en Maracay unos hermosos muñecos de nieve gigantes metidos dentro de unas pelotas plásticas transparentes que, mediante un mecanismo de ventilación, parecieran que estuvieran nevando por dentro. Muy bonito salvo que, por el hecho de que en una tarde cualquiera la temperatura en Maracay puede ser de 30º centígrados a la sombra, resulta una completa ridiculez.

Hace un par de días tuve el placer de recorrer una exposición de pesebres navideños, en el Centro Comercial Unicentro de la ciudad de Medellín. Publico algunas fotos para que se hagan una idea de las joyas artísticas que allí se presentaron.

Vista aérea de la casa de Hernán

Una fría mañana de finales de septiembre de 1999 me dirigía con mi amigo Alexander hacia el camino que de La Plazuela del Manzano Alto conduce al Páramo de los Conejos, Mérida. El lugar es hermoso y muy húmedo. De las ramas de los enormes bucares cuelgan largas ristras de barbas de palo, y la densa niebla se empeña en desdibujarlo todo. Subimos por el tortuoso y empinado camino hasta un claro en el bosque donde había una pequeña planicie. Desde allí se veía claramente la aldea. La Plazuela es un pequeño y acogedor poblado con dos calles y una capilla con su placita.
Esperamos cerca de una hora a que la niebla se disipara. Con la ayuda de un machete, despejamos el sitio de moras y helechos hasta abrir un buen espacio de maniobra. Mientras, repasaba mentalmente todo el procedimiento.
Me disponía a realizar mi 18º vuelo en parapente. Todos mis anteriores vuelos los realicé en Tierra Negra, Las González, lugar que según dicen, es uno de los mejores del mundo para hacer soaring o vuelo de ladera.
Este lugar era nuevo para mi, al menos en lo que a volar se refiere, lo cual constituye un factor de riesgo adicional que te obliga a ser más preciso y cuidadoso. Para mi amigo Alex, en cambio, era bien conocido. De hecho, él lo creó y desde allí voló alrededor de 15 veces, incluida una caida con fractura de coccix.
Ambos nos dedicamos a preparar nuestros respectivos equipos. Por lo estrecho del lugar, debíamos disponernos uno delante del otro. Saqué mi ala de la mochila y comencé con la revisión rutinaria : línea por línea, banda por banda, conductores, silla de vuelo, paracaidas de reserva, bolsa de aire, etc. Una vez terminado, revisar todo de nuevo.
El miedo siempre está presente, y quien diga lo contrario miente. Hasta el más experimentado siente cierto grado de temor, antes y durante el vuelo. El temor te obliga a no confiarte, a ser cuidadoso y a estar alerta.
Ya listo el equipo, nos pusimos la silla y el casco y nos sentamos a esperar un buen ciclo de viento. En silencio, con la boca seca y con la inmensidad del vacio a nuestros pies, repasabamos el plan de vuelo: Despegue, vuelo en línea recta hasta sobrevolar una vez la casa de Hernán, viraje a la izquierda sobre el rio y enfilar hasta la cabecera de la pista de aterrizaje, perder altura y aterrizar. Sería un vuelo corto pero satisfactorio.
Cuando ya aterrizaba mentalmente por tercera vez, escuché unas voces provenientes del camino. Entre la niebla y el bosque aparecieron dos señores provenientes del páramo quienes, con dos largas cuerdas, trataban de contener a un enorme y brioso toro. Nos hicieron señas para que permanecieramos quietos y en silencio, pues el animal era demasiado bravo. Alex dijo a uno de ellos : " Señor, agarre bien su toro, que esto vale mucho real ". El señor preguntó qué ibamos a hacer. Yo contesté que íbamos a volar hasta el terreno baldío junto a la carretera. Preguntó de nuevo el señor : " ¿ Para qué ?.
Me quedé mudo y desarmado, pues no me esperaba esa pregunta. Yo mismo me la había hecho en otras ocasiones mientras volaba.
Por fin aclaró la mañana. La manga de viento y la fría brisa en mi cara me indican que es el momento de levantar con fuerza las bandas A desde atrás hacia arriba y adelante hasta tener el ala sobre mi cabeza, luego hacer un poco de presión con los conductores para que ésta se infle bien, inclinar mi cuerpo un poco hacia adelante y correr con todas mis ganas. Ya una vez en el aire, escucho ese sonido casi musical del viento entre las lineas, como si fuera el viento al pasar por entre las ramas de un pino.
Me dirijo al punto de referencia, la casa de Hernán. Al llegar allí, realizo el giro y me quedo contemplando el pueblito. La belleza del paisaje me hizo der un segundo giro. ¡ Craso error !
Los acontecimientos se precipitan. Pierdo altura rápidamente, y al cruzar la " hoya" fría del rio, pierdo aún más altura. Me doy cuenta de que no voy a llegar e inmediatamente empiezo a buscar un lugar alterno para aterrizar de emergencia. Al hallar un pequeño claro entre unos árboles, me enrrollé tres veces los conductores en las manos y frené a fondo, adoptando previamente la posición de emergencia.
El ala colapsó, y al sentir el sonido de trapo roto y el vacio en el estómago, solté un grito instintivo como último recurso.
Solo puedo decir que la bolsa de aire que recién instalé en la silla la noche anterior funcionó a la perfección. Desde entonces no he vuelto a volar, al menos en forma material, pero aprendí la lección.
Moraleja: ¡ Nunca sobrevueles más de una vez la casa de Hernán !

venezolanidadfbp turismofbp