lunes, 16 de abril de 2007

Lo que provoca "ej andal empechugao"

Ayer fui a Caracas para adelantar unas diligencias. Estuvo lloviendo por mucho rato y como no cargaba paraguas, esperé a que escampara un poco para hacer parte de mi recorrido a pie. Mientras caminaba por entre algunos puestos de buhoneros oí al paso:
"Lo que provoca 'ej andal empechugao' con una buena loba".
Instantáneamente comenzó la retahila de ideas extrañas en mi cabeza. Pensé:

- En los días lluviosos como estimuladores de la pecaminosidad capital ¿es una cuestión de lujuria o de pereza?
- En la evolución de las expresiones "andar empiernao" o "andar acaramelao" a "andar empechugao", lógica consecuencia de que el empiernamiento o acaramelamiento se hagan con la "pechuga".
- En las características elementales que debe poseer una "buena loba".
- En un capítulo de Salvado por la Campana que alguna vez vi en donde las chicas peleaban con los muchachos porque ellos se referían a ellas con nombres de animales: mi pollita, mi conejita, etc.
- En un reggaetón cumbiambero de Pastor López que he tenido el infortunio de escuchar ya demasiadas veces y cuyo propósito en el mundo es lograr "que las gatas perreen duro mamá" y "que las lobas meneen su caderá".
- En lo inverosímil que resulta la idea de una gata perreando.
- En la vez que, conversando sobre las letras del reggaetón, una amiga me confesó que a ella le resultaría más insultante que le dijeran "gata" que "perra": "Las gatas están en celo todo el tiempo, lo de las perras es de vez en cuando".

Ya después empezó a llover más duro y lo que pensé fue en buscar un sitio donde no mojarme tanto.

No hay comentarios: