lunes, 16 de abril de 2007

Respondiendo a Guillermo: Consejos para viajeros aventureros

Estuve leyendo algunos de los comentarios que han dejado los visitantes en el blog y conseguí uno que capturó mi atención, a propósito de mi post anterior "El nomadismo y yo":
Saludos. He de decir que nunca me habia paseado por este blog y me he quedado bastante tiempo leyendo, me parece fasntastico mi mas enhorawena. Pero la verdad esque me ha traido google al buscar "nomadismo". Por lo que he podido leer, si nu me equivoco, alguien de por aqui ha vivido te poradas nomadas en su vida.La verdad esque yo quisiera salir de madrid, donde vivo, con lo puesto, un poco de dinero y a recorrer mundo, la verdad esque no me esncuentro agusto con al vida que llevo y el sistema donde vivo, me gustaria encontra mi sitio porque se que donde ahora estoy no lo es.

Simplemnte me gustaria, si has hecho alguna salida de este estilo, como fue la cosa y mas o menos saber de que vivias o algunos consejos que puedas darme, te lo agradeceria, pues en berve quiero cambiar el rumbo de mi vida, solo o acompañado, pero me siento vacio viviendo como la socieda hoy en dia lo hace.

Gracias por la ayuda y perdon por enrrollarme demasiado...un saludo desde madrid

Guillermo
Agradezco a Guillermo y aquellos quienes se detienen por nuestro blog colectivo, es bueno saber que aquello que uno escribe puede generar inquietudes en otros, incluso encontrándose en otros continentes.

La verdad es que, a pesar de mis muchas aventuras, siempre conté con la seguridad de un lugar a donde regresar: mi residencia estudiantil, una casa deshabitada propiedad de mi abuela paterna (de la que yo fui una especie de cuidador por algún tiempo), la casa de mis padres. Siempre tuve una idea más o menos clara en mi mente a la cual me ceñí la mayor parte del tiempo: debía estudiar y graduarme eventualmente. Aún así, pasé mucho tiempo de un lugar a otro y pude aprender de muchas personas y de mi propia experiencia personal, algunas cosas importantes para sobrevivir mientras se deambula, aunque no creo que exista una receta pre-establecida de éxito, un "manual del nómada". Te doy algunos consejos, si lo que deseas es aventurarte a conocer nuevos lugares y personas.

1. Lo primero es no sentir miedo. De alguna forma que desconozco (y en la que no hay que poner demasiado cerebro, lee el post anterior que Nel escribió titulado ¿meras coincidencias?) las cosas siempre terminan resultando bien. Seguramente habrá momentos duros o de escasez, pero como diría mi papá: "La provisión de Dios es perfecta" para todos aquellos cuyo corazón sea puro y bienintencionado.

2. Un amigo mío, graduado de Lic. en RRHH, más avezado que yo en estas lides (alguno podría decir que medio hippie), me enseñó un día: Aprende un oficio, practica algún instrumento musical. Si sabes algo de macramé o de orfebreía y tienes un poco de imaginación puedes hacer alguna pulsera o pendiente que te saque de aprietos si falta dinero. Igual si tocas guitarra, harmónica o flauta fácilmente puedes conseguir algo dinero, y si estás en la playa o en un parque puedes hacerte parte de algún grupo que se sienta feliz de compartir contigo. La música y las manualidades también serán tus compañeros en momentos de mayor soledad. Mi amigo, aparte de su trabajo formal, da masajes ayurvédicos (que aprendió de otras personas en uno de sus tantos viajes) a la orilla de un playa venezolana los fines de semana y no sólo que hace mucho dinero sino que tiene la oportunidad de conocer gente muy interesante.

3. Comparte siempre lo que tengas. Yo he tenido la oportunidad de pasar días con grupos de artesanos y algo que me llamó la atención es que lo poco que puedan tener lo reparten entre todos. Si uno de ellos consigue una torta le da a probar a todos los del grupo, así sea un pedacito. Es una forma de compensar la generosidad de otros aunque igual haya un interés personal de por medio: cuando los otros tengan algo que ofrecer también recibirás una parte de ello, por poco que sea.

4. Sé adaptable y respetuoso de las costumbres locales. Procura observar mucho y juzgar poco. Una de las mejores cosas que provee el relacionarse con diferentes culturas es que te hace pensar en tus propios valores y costumbres y apreciarlos en su justa medida. Al final uno se da cuenta de que "los demás" no son mejores o peores que uno, tan sólo un poco diferentes.

5. Por último, para sentirte bien en cualquier lugar debes sentirte bien primero contigo mismo y esa es la parte más importante del aprendizaje. El mundo actúa como un espejo: Las vibraciones que emitas, malas o buenas, se te devolverán a ti condicionando tu bienestar o malestar.

Cualquiera sea la decisión que tomes, espero que tengas éxito. Buen viaje y mejor aprendizaje para ti.

reflexionespcb

No hay comentarios: