lunes, 16 de abril de 2007

Sinfonía de los Vientos

Vino del oeste.
En sus manos trajo la suave caricia de Céfiro y en un valle de veranos e inviernos la primavera fructificó al fin.

Su rostro claroscuro se enseñó ante el mío incauto y ví que brotó de sus labios la más dulce de las melodías, cuya forma de trenzas palidas aún hoy me envuelven y desconciertan.
Sinfonías tiernas de un lenguaje en construcción. Frases nunca antes pronunciadas que ululan con fuerza creciente.

Después Apeliotes sopló al encuentro de los cuerpos.
La mies se agitó con alborozo y el azul voluble del cielo se abrazó con la placidez terrena de los campos fértiles. Fuimos uno entonces y el viento que arropa los valles también arropó nuestra dicha.

La brisa tímida ha vuelto sus brazos a nosotros de nuevo, donde ahora anidan agigantados los retoños de la aurora, transformados en ventisca indetenible que nos impulsan hacia el mañana.

poesiapcb

No hay comentarios: