viernes, 10 de agosto de 2007

"Sólo serás libre cuando aprendas a leer"

Mi papá me dijo un día estando yo muy pequeño: "Sólo serás libre cuando aprendas a leer" y me regaló un libro de Orlando Araujo titulado "Los Viajes de Miguel Vicente Pata Caliente", cuya copia medio desvencijada aún conservo, que trata sobre un niñito pobre que viajó por el mundo sin salir de su hogar, gracias a las lecturas que aprendió a amar tan profusamente.

Esas palabras no las olvidé nunca, aunque no logré captar la esencia de lo que me quiso decir sino hasta un día en que estaba en septimo grado y esperaba en una parada el autobús que me llevase hasta mi casa. Eran como las seis y media de la tarde, un momento en que muchísima gente busca desplazarse luego de una jornada de trabajo. Estando en la parada se me acercó un señor con la típica pinta del hombre de campo: Vestimenta sencilla aunque ataviado con saco y sombrero. En sus manos llevaba un saco de rafia con un pequeño bulto adentro. El hombre me preguntó tímidamente:

- Mire mijo ¿Usted me puede avisar cuando venga el autobús de El Junco?

Yo le respondí:

- Como no señor, yo le aviso.

A los pocos minutos llegó un autobús con letreritos que anunciaban la ruta "Centro - Táriba - El Junco - Páramo" y le dije al señor:

- Ese del casco rojo es su autobús.
- ¿Seguro que ese me lleva?
- Estoy seguro, si quiere pregúntele al chofer.

Me despidió con un: "Que Dios le pague mijo".

---

Leyendo acerca de los pobres resultados de los bachilleres venezolanos en la última Prueba de Aptitud Académica me dije a mi mismo: "Cuan afortunado fui de que mi papá me orientase a adquirir el hábito de la lectura desde que era tan niño".

9 comentarios:

César dijo...

Tal vez tengas la edición de Miguel Vicente ilustrada por Morella Fuenmayor... excelente ilustradora y gran amiga...
En fin, es lamentable lo que pasa en la educación de este país... y lo peor es que no sabemos lo que viene... ¡Dios nos proteja!
Va un abrazo.

Mariale divagando dijo...

Siempre he dicho que aprender a leer es lo mejor que me ha pasado.

A la lectura le debo lo que soy.

Ésa es la mejor herencia que los padres pueden dejarle a sus hijos.

alfredo447 dijo...

Palabras de sabiduria te regaló tu padre.

Como decia en estos dias la profesora Gloria, Venezuela no se arregla regalando libros (como Don Quijote y Doña Bárbara que regala el Ministerio de la Cultura) sino promoviendo el hábito de la lectura.

Venezuela merece ser una patria que lea, una patria libre.

Esos Bachilleres aspiran ser los profesionales del mañana, ¿qué nos espera entonces? Quedará de parte de ellos remendar el capote antes de que sea tarde.

Muchos estudian con el solo objetivo de obtener un título (bachiller, médico, ingeniero, abogado, etc) pero no ven más allá.

El tiempo tendrá la última palabra.

Acerina dijo...

Dios bendiga a tu padre!!!

Tuve el privilegio de que mi propia madre me enseñara a leer antes de inscribirme en el colegio... y desde entonces leo, leo, leo y leo... y siempre se lo he agradecido...

Besos :-)

nel dijo...

Hace pocos dias, el hijo de un amigo me dijo, casi en forma de reclamo, que su padre lo unico que le había enseñado era encender los carbones para hacer las parrilladas de los fines de semana. Este chamo, quien dice que odia leer,acaba de graduarse de bachiller y quiere ser ingeniero. Yo le contesté que una de las cosas que aprendí de mi papá fue el amor por la lectura. Todo lo demás lo aprendí por medio de los libros.
Me consta que Domingo es un ávido lector desde muy pequeño.Creo que tenía como 12 años cuando regresó de los EUA. Traía en sus manos El Lobo Estepario de Hesse, El General en su laberinto del Gabo y dos discos: uno de INXX y otro de Milli Vanilli, combinación algo bizarra.
Saludos y la bendición.

Domingo dijo...

césar: gracias por pasar. No tengo a la mano el libro para saber el ilustrador, pero te cuento que eran unos dibujos que parecían hechos por un niño de cinco años.

mariale: ¿Cómo estás? ayer estuve leyendo algunos posts bien interesantes en tu blog. Me llamó mucho la atención uno sobre los prejuicios personales. Buena reflexión. Yo también le debo mucho de lo que soy a la lectura.

alfredo: gracias por comentar. Lo que dices es cierto, hay que promover el hábito de la lectura. Creo que todos tenemos un poco de culpa acá, desde la teleniñera, los papás que prefieren regalar wii's y no contar libros, "la máquina de hacer tareas" y monografias.com, el sistema educativo empobrecido. El tiempo ciertamente dirá...

acerina: que placer tenerte por acá. Que Dios lo bendiga...

nelín: Nel es otro lector consumado. Hubo una época en que los dos hurgábamos la biblioteca de la casa para ver que nos quedaba por leer. Por cierto que él me prestó una vez "Rayuela", hecho sobre el que en algún momento pienso escribir un post

Tia Tama dijo...

Primero aprendes a LEER, luego LEES para aprender... Si, Nelin tiene razón, fuimos afortunados al tener un padre que nos enseñó la importancia de la lectura, hasta nos hacía concursos para descubrir cuanto habíamos aprendido... Domingo fue (y sigue siendo)un ávido lector, desde niño me asombró no sólo su interés por libros que "no eran para su edad" sino que los leía y los interpretaba como un adulto.
Es maravilloso que nos regalen libros como Don Quijote, doña Bárbara o Los Miserables, pero no para guardarlos en las gavetas sino para deleitarnos con su lectura!!! Pero ese gusto empieza con el ejemplo en el hogar... César: Los docentes no podemos lograr buenos lectores ni alumnos excelentes en las aulas si no hay apoyo de los padres.

Mariale divagando dijo...

Domingo, me complace que te guste lo que escribo.
Espero sigas visitando mi casa, yo seguiré pasando por la tuya.

Tia Tama dijo...

Leer sí es un placer para niños y adolescentes
Las ideas presentadas a continuación fueron tomadas literalmente del reportaje publicado en El Nacional, el sábado 11 de agosto de 2007. Pág. 8. Ciudadanos, educación y sociedad.

§ La familia estimula la lectura. Es importante saber elegir los libros adecuados para los muchachos los disfruten.

§ No espere que su hijo lea si usted no lee. No espere que ame los libros si usted no se apasiona por ellos.

§ Que su hijo lo vea leyendo libros, periódicos o incluso revistas de modas (esta parte no fue copiada literalmente)

§ ... llévelo a una librería y déjelo elegir, léale en las noches; muy pronto se dará cuenta de que más que un hábito, la lectura se habrá convertido en una gran satisfacción.

§ ¿Por qué leer? La experta en literatura infantil, Irene Ojer, asegura que la lectura te permite ser más creativo, porque a través de ella no sólo se leen libros, “sino también el mundo, las caras, los gestos. Forma parte integral del ser humano; no es un hábito, sino una actitud. Se contagia, como dice Gabriel García Márquez”. Ojer destaca que se estimula desde que los niños son chiquitos, a través de rimas, juegos, adivinanzas. “Incluso, cuando son bebés... “ ... Cree que es importante que el niño tenga un menú de lecturas para que pueda seleccionar qué le gusta, por lo que es importante llevarlo a una librería o biblioteca. También es necesario que los padres dediquen un rato en la noche a leerles.

§ El escritor Fedosi Santaella argumenta por qué es importante leer: “Uno de los aspectos más importantes en la vida de los seres humanos es la libertad. Nacimos para ser libres. Y la lectura tiene que ver con eso. Si fuésemos esclavos, tendríamos que trabajar todo el día y no tendríamos tiempo de ocio para leer. Así, una expresión de la libertad es la lectura. Poder sentarse o acostarse un rato a leer es un mensaje muy claro para el resto de los hombres: ¿Mira, yo no soy esclavo, yo tengo tiempo libre, yo leo?. Y si además de eso vemos a muchas personas leyendo, entonces estamos hablando de una gran sociedad de personas libres, que no se dejan engañar por nadie, que no aceptan las influencias ajenas a su propia manera de ver el mundo”.