lunes, 20 de agosto de 2007

Transporte fronterizo en dos ruedas: Un documento fotográfico















"anchi-largo" con ventilación. Un motociclista lleva una enorme carga de papel higiénico para el contrabando a unas tres cuadras del puente internacional en el lado venezolano.
















Lleve su canasta básica. Arroz, pasta, cereal en hojuelas, papel higiénico, todo lo que el cuerpo necesita. Tomada en la vía San Antonio - Cúcuta a la altura de Villa del Rosario, al fondo una valla de la operadora telefónica colombiana Tigo.
















Las bicicletas descansan. Los bicicleteros suelen emplear las trochas sobre el río Táchira, a plena vista de los transeuntes. Cada una lleva una rejilla para cargar lo que se requiera: gaveras de cerveza, bombonas de gas, cajas de aceite doméstico y, muy importante, pimpinas de gasolina. Foto tomada en La Parada, apenas cruzando el puente internacional.
















Grano en grano la gallina llena el buche. Por los vericuetos de La Parada, circulan día y noche miles de bicicleteros que van pasando su carga de mercancías.
















Lleve también su línea marrón. Bicicletero pasando tres televisores por el puente internacional a pleno mediodía.

3 comentarios:

Leonardo dijo...

La soberania de Colombia comprende tambien establecer nuestros propios impuestos, somos respetuosos de la Revolución que ustedes lideran, Nosotros emprendimos otro camino hacía la Globalización (TLC).
Saludos desde la tierra del mejor café del mundo.

G'Fax dijo...

El contrabando es una ocupación en amboas lados de la frontera. Una vez oí hablar de un tipo al que la guardia siempre detenía para revisarlo, seguros de que traficaba algo. Sin embargo sus maletas siempre estaban vacias, literalmente. Un día descubrieron que el contrabando eran las maletas.

Un saludo.

Domingo dijo...

Leonardo - me parece bien lo de la soberanía de los dos países y aunque no lo creas no me desagrada lo del peaje por sus efectos prácticos sobre dos cuestiones que suelen afectarme cuando viajo a Cúcuta (que es a menudo):
1. Que terminen de acomodar el caos vial producto de los puentes y las obras que están haciendo.
2. Que eliminen el molesto cuello de botella que se forma en La Parada por los vehículos que quieren tomar vías alternas y ahorrarse algo de cola a la hora de entrar a Venezuela (cosa que ha estado ocurriendo).

Lo de los peajes es simplemente una manera de redistribuir de forma legal la plata que el Estado venezolano está dando, en forma de subsidios diversos, a los gasolineros y contrabandistas. Ahora la Alcaldía de Cúcuta y la gobernatura del Norte de Santander tienen su tajada.

Para mi el contrabando es un problema de todos, Colombia y Venezuela. Primero que el exceso de productos venezolanos perjudica la industria colombiana (es algo que en comercio internacional se llama "dumping"). Para nosotros sería fabuloso que todos esos productos venezolanos se vendieran allá... siempre y cuando no fueran artificialmente competitivos debido a subsidios y evasión de impuestos.

El otro problema es una cuestión de ética: Las autoridades de ambos países son laxas con el delito. Hay corrupción en la frontera de lado y lado y ello se ha vuelto algo culturalmente aceptado. El negocio del contrabando de gasolina lo controlan los paras en Colombia y sus conexiones gubernamentales, acá lo controla la Guardia Nacional. Esas son las mismas autoridades que después tiene que combatir el narcotráfico, el trato de personas, el crimen organizado ¿tú me entiendes no?

Ya con lo del TLC... bueno quizás algún día escriba algo sobre ello. Ojalá que les vaya bien.

g'Fax: Lo que dice es cierto. Increíblemente el contrabando en sentido contrario rara vez se hace en vehículos de dos ruedas y casi nunca por los caminos verdes.