sábado, 8 de septiembre de 2007

el "gua" es nuestro

De las cosas que más disfruto cuando salgo de paseo a un sitio desconocido está el observar cada pequeño detalle que se distinga de mi lugar de origen: La estructura de los postes eléctricos, la distribución de las calles, las formas de la vegetación y las nubes.

La primera vez que estuve en el terminal de pasajeros de Bogotá recuerdo que me llamaron poderosamente la atención los nombres de los pueblos y ciudades que aparecían desplegados en los carteles sobre los andenes. Particularmente me llamó la atención que la mayoría fuesen palabras agudas (acentuadas en la última sílaba): Boyacá, Fusagasugá, Zipaquirá, Ibagué, Facatativá, Chocontá. En todas ellas intuía alguna particularidad de las lenguas que hablaban los nativos antes de la conquista y de las que en ese momento tan sólo podía conjeturar.

En Venezuela la mayoría de los pueblos cuyos nombres no tienen una raíz castellana son palabras graves (acentuadas en la penúltima sílaba) con la excepción de aquellos ubicados en los estados andinos, cosa que no parece ser casual puesto que son los que están ubicados en la frontera con Colombia. En el estado Mérida tenemos por ejemplo: Tabay, Jají, Motatán, Mucubají, Mucuchachí, Musuy y Mucurutá. La partícula "mucu" que antecede a muchos de estos nombres traduce "lugar de" por ello el Centro de convenciones de la ciudad de Mérida ubicado en el Parque La Isla se llama Mucumbarila, palabra que significa "lugar de encuentro" o "lugar de reuniones". Esta raíz proviene de los dialectos indígenas de la zona, todos ellos derivados del Chibcha o muisca, precisamente los grupos étnicos predominantes en los Andes Colombianos.

Las lenguas indígenas de una zona en particular no sólo ayudaron a configurar los nombres de lugares sino también muchas otras palabras de uso cotidiano y quizás incluso los matices de los acentos de cada región. Algunos andinismos venezolanos tienen una sonoridad característica que recuerda a los pueblos arriba mencionados. Entre ellas tenemos:

bubute: escarabajo
masato: bebida de arroz fermentado
mute: mondongo
sute: niño pequeño
toche: paloma, pendejo
tote: artefacto explosivo
turma: testiculo

En la toponimia del resto del país abundan los nombres que contienen la partícula "gua" y que tienen su raíz en las lenguas caribes como por ejemplo: Guanare, Yaritagua, Naguanagua, Guacara, Yagua, Naiguatá, Aragua, Guarico, Guatire, Guarenas, La Guaira, Guanta, Guayana, Guasipati, Aguaro-Guariquito, Guainía, Guaraira-Repano. No es de extrañar entonces que tantas palabras de la jerga local cuenten con la partícula "gua" en ellas:

aguacate: fruto comestible
aguarapado: de color como el guarapo (marrón claro)
gua!: interjección de sorpresa
guácaro: caracol
guacharaca y guácharo: nombres de aves
guarapo: jugo de caña fermentado
guaricho: muchacho chiquito
guaro: propio del estado Lara
guateque: rumba, fiesta
guayoyo: café claro, colado con agua de papelón
macagua: culebra venenosa
manguangua: flojera,tranquilidad
na'guará: expresión propia del estado Lara

Este mismo fenómeno se repite por igual en muchos otros lugares de América. No se me ocurre mejor ejemplo que en México, en donde la "ch" se repite por igual en nombres de lugares y en los modismos de la calle: Tenochtitlán, Xochimilco, Michoacán, Pachuca, Chipanchingo, chavo, chilango, chúntaro, chipote, chichicuilote, chapulín, chela, etc.

4 comentarios:

G'Fax dijo...

Ciertamenete, el estudio de la toponimia rural es una de las mejores maneras de determinar la presencia de grupos humanos específicos en una zona. Y siempre es interesante.

Respecto a los mexicanos, pues ya lo dijo Juan Jaime López:
Pachucos, Cholos y Chundos,
Chichinflas y Malasfachas,
acá los Chompiras rifan
y bailan tibiri tabara.
:)

Saludos.

nel dijo...

Dice el papá de un amigo cuando le ofrecen, por ejemplo, un cafecito: "Gua,si me dan". Mi amigo Eugenio de Caripe llama al excremento guate, proviniendo de allí la expresión: se me activó la adenilguatasa, cuando tiene ganas de ir al baño (nº 2). En mi reciente viaje a la Gran Sabana,adquirí una gramática de la lengua Pemón. Apenas termine de revisarlo, compartiré con uds. algunos aspectos de esta lengua caribe.
Saludos.

Anónimo dijo...

Eyyyyyyyyyyy.....! Nel.
Vamos a indexar el termino "Adenilguatasa".
jejejejejeje,
no te pido parte de los derechos de autor, pero te juro que lo difundiré en los foros de Farmacología y Anestesia.
jajajajaj
Saludos.
Buena esa Domingo, muy bueno.
CEMM o Charles

Domingo dijo...

g'fax: yo también pensé en la chilanga banda cuando estaba escribiendo la última estrofa.

nel: que depinga lo de la gramática de la lengua pemón. Me acabo de dar cuenta de como estos últimos posts se han vuelto una especie de retahila en prosa: las fotos de mérida y la panorámica de La Musuy llevó a la anécdota de la mano partida por la foto en las aguas termales, que me puso a pensar en la palabra Musuy y todo el cuento de la raíz mucu, que tú completas con una historia de gramática pemona. Que interesante.

Charles: gracias por el comentario... la verdad es que me faltaron tantas palabras con gua, araguaney, araguato, guayaba, adenilguatasa jejejeje