miércoles, 31 de octubre de 2007

Mis mezclas: El Ratón (Breaking the Omertà Mix)

Cheo Feliciano es la clase de artistas caribeños que merece ser colocado en el sitial de los grandes. Con un timbre de voz y un tumbao característicos y el acompañamiento del vibráfono, sus temas suelen desbordar sensualidad.

Tenía en mente utilizar "El Ratón" como base para una mezcla musical desde mucho tiempo atrás porque representa cabalmente el estilo de Feliciano. Además, posee algunas características sumamente deseables para lo que tenía en mente: Primero, que es una canción que me gusta desde que era niño; es un tema muy melódico y la percusión es discreta; y adicionalmente el tiempo oscila entre 88 y 92 bpm's (beats por minuto), lo cual es perfecto para un hip-hop y duplicando los beats, para un drum'n bass acelerado de 176 a 184bpm. Pasar de un estilo a otro después sería fácil.

El proceso de mezcla fue sumamente divertido porque, como suelo hacerlo siempre, experimenté con varias técnicas. Sincopé el ritmo complementario (leer sobre el uso de la síncopa musical acá) lo que se puede apreciar mejor en los compases a partir 0:36. Pero el verdadero reto fue sincronizar los elementos electrónicos con la pista original, porque en la mayoría de los temas de buena salsa, el ritmo no es constante sino que su velocidad va aumentando a medida que transcurre el tema. En mi versión de Gitana resolví la cuestión acelerando en vivo el tema para hacer que coincidiera, pero en este caso utilicé un slicer para picar cada frase de la canción en sílabas y poder comprimirlas o alargarlas (disminuir o agregar silencios entre las sílabas) y así hacer que coincidieran con los repiques. El resultado fue muy bueno.

Por cierto que el nombre Breaking the Omertà Mix se debe a que, para el momento de las mezcla estaba re-leyendo El Siciliano y El Padrino de Mario Puzzo. Para los que no lo saben, omertà es una ley que aplica en el mundo de los grupos mafiosos italianos (Cosa Nostra, 'Ndrangheta) que obliga a guardar silencio en un interrogatorio, so pena de muerte. Ya sea por miedo o por honor, la gente debe callar. Incluso un acto tan sencillo como responder a un extraño por una dirección es considerada un acto de traición, puesto que quien hace la pregunta pudiera ser un asesino buscando a alguien para ejecutarlo.

El ratón de la canción de Feliciano ciertamente rompió la omertà, o sea se convirtió en pentito. Toda una infamita.

Puedes escuchar el tema haciendo clic acá.

domingo, 28 de octubre de 2007

Taxi, por favor

Quizás uno de los gremios más desprestigiados es el de los transportistas, y entre ellos probablemente los taxistas lideren las encuestas como los menos populares. La mayoría de ellos, por no decir todos, viola constantemente las leyes de tránsito, entre otras, pues se paran o recogen pasajeros donde les viene en gana, hacen giros en lugares indebidos y abusan con las tarifas, aparte de la forma temeraria y suicida con la cual se desplazan. Justo es reconocer que al menos ya casi han desaparecido aquellos camastrones destartalados, siendo sustituidos por cómodas unidades nuevas.



Por todo ello me sentí un poco raro cuando, por una de esas vueltas locas que da la vida, me vi un buen día trabajando detrás del volante de un taxi. Para entonces vivía en casa de mi hermana en Tucapé, cerca de San Cristóbal, Táchira. Ya tenía varios años viviendo allí, de manera que conocía bien la ciudad y sus alrededores, o por lo menos no me perdía.


El carro pertenecía a una linea organizada, y debía usar un uniforme con corbata, portar una credencial y cumplir con un horario. Comenzaba mis guardias a las 4:00 am hasta las 4:00 pm, cuando otro chofer se hacía cargo de la unidad hasta el día siguiente. El domingo la guardia era de 24 largas horas. La semana siguiente me tocaba el turno de la tarde, con el domingo libre. Luego, el lunes siguiente se repetía el ciclo.Tuve que memorizar una lista de más de 100 claves y códigos con los cuales me comunicaba por radio con la central y con el resto de los compañeros.


Recuerdo que mi primer servicio lo realicé a la salida de un bar en la 7º avenida. Eran como las 5:30 am cuando una pareja que salía del local me hizo la señal de costumbre. La resaca y el trasnocho eran evidentes en sus rostros.


- " Señor, vamos derecho hasta La Chucurí ", dijo la dama.


Justo en ese momento me di cuenta de que realmente no conocía tan bien la ciudad. Seguí conduciendo derecho por la 7º si saber a ciencia cierta a donde me dirigía, esperando que los pasajeros dijeran algo. Finalmente, cuando hacía rato había dejado atrás los limites de la ciudad, vía Barinas, dijo la chica:
- " Por favor, cruce aquí a la izquierda. "


Ese mismo día compré un mapa de la ciudad, y pronto me familiaricé con las avenidas, calles, carreras y veredas.
El trabajo a veces es monótono, otras veces es divertido, pero siempre es peligroso. Además de los riesgos propios de conducir un vehículo, debe uno saber a qué horas es seguro ir a determinados sitios, a cuales lugares no ir a ninguna hora, y tener el don de la palabra para cotorrearse a los guardias nacionales, policías y vigilantes de tránsito.


Se aprende también a diferenciar, entre los potenciales pasajeros, quienes realmente necesitan una carrera y quienes solo quieren ponerte una pistola o un cuchillo en un costado y atracarte. Algo así como un sexto sentido de supervivencia.


Me tomó un tiempo comprender cómo cada vez quería aprender más y más sobre el mundillo de los taxistas, cuando hasta hacía poco tiempo sentía que todos mis derechos humanos y civiles eran violados cada vez que subía a un taxi como pasajero.


Sin embargo, hice buenos amigos en el trabajo. Y aunque la competencia es feroz, existe una tácita solidaridad en el medio, incluso con los choferes de la competencia.


Cuando la central no asigna servicios, los cuales son prioritarios, debe uno rodar y rodar ( ruletear, en el argot) hasta que aparece alguien que saca la mano. Los días malos me entretenía mirando los rostros de la gente de a pie mientras esperaba en las colas. También hacía juegos de palabras con las placas de los carros. Por supuesto, siempre tenía buena música de fondo. Puesto que dejaba mis CDs en el carro al final del turno, pronto fui el centro de los comentarios del resto de los choferes, pues no se explicaban como podía escuchar algo así, cuando todo taxista que se respete, al menos en Táchira, solo escucha vallenato, rancheras o lo último que está de moda. Claro, también tenía programadas en la radio estaciones de todos esos géneros para cuando lo requirieran los clientes, quienes siempre tienen la razón.


Muchas anécdotas acumulé durante casi tres años en este trabajo. Desde borrachos que no quieren pagar o que se vomitan en el asiento, señoras celosas cazando a sus maridos en plena acción hasta chicas sin dinero ofreciéndose a cambio de una carrera.


Había una enfermera, cliente habitual, que siempre estaba retrasada y se cambiaba de ropa dentro del carro. Otro cliente, asistente del dueño de una cadena de expendios de lotería, alquilaba el carro todo el día y a veces transportaba enormes sumas de dinero. Cada vez debía seguir una ruta diferente para evitar ser seguidos. Cuando quería ir de paseo o de rumba, derrochaba a manos llenas. Cuando iba a hacer mercado, compraba por duplicado: uno para él y uno para mi. Al final, pagaba la carrera más una jugosa propina.


Varias veces me vi involucrado en choques, todas ellos causados por la parte contraria. Con todo, corrí con suerte pues los causantes de los choques siempre pagaron los daños.


Pronto comencé a aburrirme del trabajo. Las tertulias entre los taxistas siempre abordan los mismos temas: cuantas carreras hiciste en el día, cuanto dinero hiciste, lo pesado que está el tráfico. Por supuesto, todos abultan las cifras y siempre se levantan a todas las pasajeras.


Ahora veo a los taxistas de una manera diferente. Después de haber sido uno de ellos, entiendo que es un trabajo duro y arriesgado, en el que todos los días juegas una lotería.


Por eso, mis amigos, me permito hacerles algunas recomendaciones para cuando no les quede más remedio que subir a un taxi:
  • Preferiblemente use taxis pertenecientes a alguna linea establecida, con placas amarillas.
  • Evite en lo posible los taxis con vidrios oscuros, sobre todo en la noche.
  • Negocie el destino y la tarifa antes de abordar la unidad.
  • No acepte obsequios de parte del chofer, como dulces, bebidas, cigarrillos, y si le ofrece prestarle el teléfono celular, rechácelo cortésmente.
  • Por supuesto, opóngase rotundamente a llevar otro pasajero ajeno a ud., aunque sea "mis hijos o mi señora".

Converse con el chofer y pídale que le ponga su música preferida. Muchos choferes se han convertido en una suerte de agentes encuestadores sobre los más variados temas de actualidad. Ellos observan de primera fuente el día a día en la calle y escuchan opiniones de mucha gente.

Siempre pida rebaja y, por favor, no tire la puerta.







Nombres raros: Una cuestión generacional

Hace poco escribí sobre las razones prácticas por las cuales uno debería ponerle nombres sencillos a los hijos. La cuestión no es si uno quiere que sus hijos se llamen de una forma única, lo que definitivamente tiene que tener sus ventajas. Domingo, por ejemplo, es relativamente poco común, por lo que no debería tener los problemas de diferenciación de un César González o una Carolina Pérez (que existen por docenas). El problema es esa costumbre de escoger nombres que resultan imposibles de escribir, pronunciar o recordar.

Steven Levitt y Stephen Dubner dedican un capítulo de su libro Freakonomics a resolver la pregunta de por qué las madres negras en los EEUU ponen a sus hijos nombres que luego les harán tener menos éxito en el mercado laboral. Estudiando minuciosamente datos estadísiticos provenientes del estado de California llegaron a dos conclusiones interesantes:
  • Primero, que en ese país los nombres se ponen de moda década a década. Las personas de las clases más altas empiezan a poner a sus hijos ciertos nombres y no es sino hasta una década después cuando éstos calan en el resto de la población y se masifican, pero para este momento los padres adinerados ya han empezado a bautizar a sus hijos de formas nuevas, que a su vez se pondrán de moda una década después.
  • Y segundo, que hay nombres que se asocian claramente con una raza u otra. Por ejemplo, Jamal y DeShawn pertenecen a hombres negros casi exclusivamente, según mostraron los datos analizados por ellos.
En este caso particular los nombres tienen un fuerte componente de aceptación social y búsqueda de estatus, así como de reafirmación racial, en un país donde aún hoy existen serios elementos de segregacionismo étnico.

En Venezuela, el asunto de los nombres se encuentra ligado a diferentes factores que son propios de nuestro país. Por un lado, un inmenso número de inmigrantes provenientes de Europa y Asia arribaron acá en décadas pasadas, por lo que no es extraño encontrar en la calle Giovannis, Igones o Tareks, sin que eso nos cause mayor extrañeza. Pero la característica más relevante de la antroponimia local es la presencia creciente de nombres inventados, que resultan de la combinación de otras palabras y en los que abundan las consonantes "w", "y", "k", "h", "j". Esto es particularmente cierto en los hogares de menos recursos económicos y, dado que la clase media venezolana se ha reducido con los años y se incrementado el número de hogares pobres, pudiéramos decir que el fenómeno se ha ido generalizando.

Yo me he preguntado muchas veces ¿Qué fue lo que pasó con los nombres? ¿Dónde fue que se trancó la bicicleta? ¿En qué momento fue que los Carlos Albertos y las Luisas Alejandras se transformaron en los Estivensons y las Betsymars?

Por suerte, he conseguido algunas claves en el sitio menos esperado: En la sección de obituarios de los diarios de circulación regional. Los anuncios de los fallecimientos recientes, aparte de informarnos sobre la muerte lamentable de nuestros conocidos (y los que no) en este caso nos pueden servir de fuente para saber cómo los nombres de los miembros de una familia han cambiado de generación en generación. Hay que aclarar que, siendo imposible saber a partir de un recorte de prensa las edades de las personas allí mencionadas, y que en familias de hijos numerosos, las edades de los nietos mayores se acerca bastante a la de los hijos menores, para efectos prácticos estableceremos que la primera generación sean los padres y tíos (cuyas edades los ubicarían más o menos en lo que se conoce como tercera edad), en la segunda generación estarían sus hijos, sobrinos, hijos políticos y así sucesivamente.


Ejemplo No. 1
1era Generación: Carmen Tereza, Jesús, Ana Julia, Carlota, Feliciana, Isabel, Guillermo, Verónica, Geremías, Eudoro.
2da Generación: Sergio, Luis, Carmen, Cheo, Ana, Alirio, José, Mercedes, Ezequiel, Eladio, Carmelo, José, Karin, Yolanda, Maribel
3era Generación: Belzay, Leidy, Andreina, Deivi, Ender, Numa, Jesús, Catheryn, Mayerla, Franyer, María José, Keilyn, Klisman
4ta Generación: Yolveiker, Eibar, Yoerly


Ejemplo No. 2
1era Generación: María del Rosario, Ofracio, Celina, Isabel, Máximo
2da Generación: Víctor, Javier, Rubén, Maribel, Yorley, Florelba, Pedro, Jazmín, Franklin, Maritza, Nazareth, Joseíto, Oscar, Pablo, Alejandra, Keyla, Rodolfo, Paula, José, Rubén, Máximo, Pascual, Víctor, Isaac, Sobeida, Luis, José, Jesús, Favio, Eurfrasio, Marcial, Cheo, Carmen, Aura, Lorenza, Esperanza
3era Generación: Víctor, Yoselín, Estiven, Emily, Yacsury, Wider, Dennis, Yefry, Oriana, Daiker, Bárbara, Keiver
4ta Generación: Víctor Alberto, Beiker

Ejemplo No. 31era Generación: José Valentín, Bertha, Dionisia, Victoria, marcos, Pedro, Julia, Serfileo, Gregoria, Ramón, Alejandro, Gonzalo, Henaquio, Marucha, Zoila, María, Ana Mere, Juana, Anselmo, Jorge, Aparicio, maximiano, Beltrán, Jesús
2da Generación: José, Edilia, Judith, Iván, Wilson, Jhony, Carmen, Deisi, Luz marina, Héctor, Wilmer, Dalila, Xiomara, Yelitza, Lizandro
3da Generación: Valentino, Greisi, Duángel, Mariángel, Luis Ángel, Yohana, Nathali, Carlos, Valentina, Jhocer, Yoselyn, Neisi, Yormi, Mairelis, Cristian, Frenyer
4ta Generación: Greimar

En la primera generación vemos muchos nómbres que poco a poco han ido desapareciendo y que automáticamente asociamos con los "abuelitos": Eudoro, Ofracio, Máximo, Gregoria, Henaquio.

Los nombres de la segunda generación nos parecen mucho más familiares, ya acá aparecen algunos nombres extranjeros que contienen las letras "k", "y" o "w" pero que son de uso tan común que no nos chocan. Tales son los casos de Wilmer, Franklin, Wilson o Keyla. A partir de la segunda generación vemos como se empiezan a formar nombres a partir de la combinación de otros dos aunque, nuevamente, nos resultan familiares y nada chocantes: Florelba (Flor y Elba), Maribel (María e Isabel).

Es a partir de la tercera generación, las personas que nacieron en la década de los ochenta y principios de los noventa, donde se pervirtió el acto de bautizar a los hijos: Deivi, Klisman, Yacsury, Yefry, Daiker, Jhocer, Neisi, Frenyer. Ni hablar de la cuarta generación: Yolveiker, Eibar, Yoerly. Podría apostar que los chamos que tienen los nombres más raros de todos son los más jóvenes de la familia.

Es triste decirlo, pero ese fue el legado que nos dejaron los 80's y que se fue agravando a medida que transcurrieron los años: Un país hipotecado, sifrinos de habla enrevesada y muchos nuevos y creativos nombres. La artificialidad es el epítome de esos años. En otro momento me gustaría ampliar sobre el impacto que tuvieron los banales y frívolos 80's sobre el estilo de vida y la cultura del venezolano.

viernes, 26 de octubre de 2007

Corte de uñas, un ejemplo de atención selectiva

Disfruto enormemente cortarme las uñas de los pies. Es una de esas cosas en las que tengo estar pendiente porque en realidad no crecen tan rápido, pero por lo mismo, si me descuido empiezan a parecer garras de gavilán con el tiempo . Luego de mi baño matutino procedí a rebajármelas (las corto después del baño porque agua tibia facilita la labor) y comprobé que el resultado es siempre igual: Una sensación tremenda de alivio en mis dedos y la relajación automática de mis pies.

¿Cómo es posible que este acto tan sencillo pueda tener semejante efecto? ¿Cómo es que en todos estos días de caminatas kilométricas y esperas de pie mi cuerpo no había caido en cuenta que había allí una presión acumulada esperando por liberarse?

La atención "selectiva" es la habilidad de dirigir el foco de la vigilancia hacia los aspectos relevantes del espacio sensorial.
Dicho de otra forma, como en nuestra vida estamos sujetos a tantos estímulos simultáneos, podemos prestar atención a voluntad a ciertas cosas más que a otras. Por ejemplo, desglosando los sonidos que puedo escuchar ahorita puedo enumerar el zumbido del CPU del computador, el susurro constante de mi respiración, el murmullo de un televisor que está encendido en una habitación continua, el golpeteo del teclado sonando simultáneamente, pero todos ellos parecen acallarse si me concentro en la melodía de la pista musical que tengo puesta. Ese principio es válido para todos los sentidos: el gusto, el tacto, la vista, el oido y por supuesto el tacto.

Ahí radica la clave de la cuestión. Salvo que por algún motivo uno sienta dolor, que es una señal de alarma que nos envía nuestro cuerpo para avisarnos que está ocurriendo algo malo, no le prestamos atención a los dedos de nuestros pies ¿Para qué hacerlo si todo el tiempo estamos sujetos a cosas tan urgentes y absorbentes como que el chofer del autobús se nos está pegando demasiado y nos puede chocar, o que ya es tarde y van a cerrar la oficina del banco, o que está haciendo mucho calor y queremos conseguir un sitio donde comprar una botella de agua bien fría, o que está repicando el celular y debemos contestar? Sólo después de una pedicura los pies suben en la escala de nuestras atenciones y sólo entonces nos damos cuenta de que las uñas largas nos estaban matando.

Nuestra mente en conjunto con nuestro sistema nervioso administra las escasas posibilidades que tendríamos de hacer a voluntad muchas cosas a la vez. Él solo se encarga de que nuestro corazón lata, que nuestros pulmones se ensanchen y se vacíen rítmicamente, que nuestro aparato digestivo haga lo que tiene que hacer y en general que nuestros procesos autoregulados se ejecuten. Adicionalmente tiene que filtrar el ruido del ambiente (entendido como el exceso de información) y permitir que nos enfoquemos en aquellos estímulos que nos resulten más útiles.

Imagínese que esto fuera así ¿Cuántas veces no habríamos escuchado frases como "es que estaba tan concentrado en la película que se le olvidó respirar y se murió"? Mentira, no las hubiéramos escuchado, hace mucho tiempo que hubiéramos fallecido todos.

jueves, 25 de octubre de 2007

¿Por qué los sifrinos hablan así?

En los años ochenta, el grupo humorístico venezolano Medio Evo sacó un tema que fue muy exitoso en nuestro país titulado "Laura Pérez, La Sin Par de Caurimare", una sátira mordaz inspirada en las ridículas actitudes de algunas personas que gozan de cierto estatus económico o en el mejor de los casos lo aparentan.

Aunque estaba chamo recuerdo bien el tema y la cuña de helados que inspiró (Bon-bón de Tío Rico). La interpretación hace énfasis en la forma en que hablaba la señorita Pérez, el estereotipo aquellas personas que en Venezuela conocemos con el nombre de sifrinos. El tono y acento de los sifrinos es bastante distintivo: Suelen exagerar y alargar las "eses", la pronunciación de las "eres" es ligeramente gutural, el tono de la voz es un poco nasal y tiene una cadencia que oscila entre el fastidio y la autosuficiencia. Adicionalmente suele salpicar su jerga cotidiana palabras en inglés y algunas frases que son vulgares anglicismos deconstruidos.

Esto ya de por sí me parece interesante y divertido, pero lo que me resulta extremadamente curioso es que el equivalente de los sifrinos venezolanos en otros países de lationoamérica habla, salvando las diferencias de los acentos regionales por supuesto, exactamente igual. Los niños fresa mexicanos, las chicas play de Bogotá, los chetos del cono sur y las sifrinitas caraqueñas se expresan de una forma sorprendentemente parecida.

Mi pana Francisco me expuso un día una teoría según la cual la forma a veces ininteligible como hablan los sifrinos, como si tuvieran una papa en la boca, se debe a que es así como hablaban las personas que usaban los brackets o frenillos, un artículo que a principios de los ochenta era considerado una rareza sólo para ciertos privilegiados. Emular esa pronunciación sería una manera de mostrarse sofisticado ante los demás.

Yo tengo algunas ideas propias que van un poco más allá. Debemos recordar que la década de los setenta fue una época de crecimiento económico en la mayor parte de latinoamérica, impulsada por los créditos blandos que otorgaron organismos internacionales de financiamiento como el Banco Mundial, lo que benefició a ciertos grupos económicos en estos países. Se formó en todos ellos un grupo homogéneo de personas que vacacionaban regularmente en Disney World y hacían compras en los malls de la Florida. Creo que fue acá donde la imitación trastocó el acento de los sifrinos y por extensión el de todos aquellos otros, quienes sin tener los recursos suficientes para darse los lujos que éstos se daban, al menos trataban de aparentar su estilo de vida y su forma de comportarse. Luego a principios de los ochenta, la política de expansión monetaria de Ronald Reagan originaría un aumento en las tasas de interés y luego de que las cuotas de los créditos se incrementaran onerosamente, ocurrió la caida estrepitosa de la mayor parte de las economías antes prósperas, lo que se tradujo en terribles casos de recesión, devaluación e hiperinflación. Para este momento la influencia estadounidense ya había hecho lo suyo al modificar el habla de los grupos acomodados, entre otros elementos de nuestras culturas de los que me gustaría escribir en alguna otra ocasión.

Para escuchar el tema de "Laura Pérez, La Sin Par de Caurimare" puedes visitar este post en "La Música del Duque".

"Naco y Fresa" es una serie de animaciones de Víctor Hernández. El capítulo 4 "De Vacaciones" se explica por sí solo. De hecho trata uno de los asuntos que se tocan en el tema de Laura Pérez:
Yo he paseado por Europa, *(con ropa, con ropa)*
Micronesia, Medio Oriente
África y la Gran Bretaña (Ese *culo *pa los panas)
y gran parte de Occidente…
mientras los monos no pelan
cuando dan sus saliditas (¡tu cu tucu tu cu tú¡)
Chuspa, Cúcuta y Bonaire ,
Curazao y Margarita.

"Intl-Lú (La Comemielda)", es uno de las pistas del disco homónimo de la agrupación puertorriqueña Calle 13. Es una especie de monólogo corto de una chica bien que no escucha reaggetón sino solamente a "los lindos": Ricky Martin, David Bisbal, etc. Puedes escucharla en línea acá y leer la letra acá.

Este artículo de Frikipedia sobre la forma de hablar de los chetos no contiene audios, pero los ejemplos de la pronunciación y el argot son bastante ilustrativos.

martes, 23 de octubre de 2007

Minicrisis de combustible en la frontera

Esta mañana salí a las cinco y media para hacer una diligencia que a mis compatriotas venezolanos seguramente les resultará risible: Como me habían pasado el dato de que en cierta estación de servicio había poca cola para echar gasolina al carro, fui a abastecerme de combustible.

En efecto, la fila era corta y sólo tuve que esperar unos 15 minutos. Ayer hubo personas que tuvieron que esperar varias horas para surtir los tanques de sus vehículos, en las poquísimas gasolinerías que estaban despachando. Fui testigo de varios altercados entre conductores impacientes.

¿El motivo de la crisis? Asotracomta, gremio que agrupa a los transportistas de gasolina del estado hicieron un breve paro de 12 horas para reclamar reivindicaciones laborales. Nada grave en realidad, pero que bajo las especiales circunstancias que rodean el consumo energético en el Táchira, se magnificó a niveles absurdos.

Sobre esto ya he hablado antes pero siempre es bueno recordar algunas cifras:
:: Para mediados del año pasado el contrabando de combustibles a Colombia rondaba los 20 millones de litros al mes, cifra que estoy seguro debe haberse incrementado notablemente este año.
:: Un galón de gasolina "corriente" cuesta en Colombia 6.800,00 pesos lo que es casi 1.800,00 pesos por litro.
:: El peso colombiano amaneció al día de hoy a 0,42 Bs para la compra, lo que significa que el precio del litro de gasolina colombiana en bolívares al cambio actual es de 4.285,00 Bs.
:: La gasolina con plomo, que equivale a la gasolina corriente colombiana, cuesta 70 Bs en Venezuela.
:: El Estado venezolano regala a las mafias del contrabando y a Colombia en general el equivalente a (4.285-70)*20.000.000 Bs al mes (asumiendo la cifra obsoleta de los 20 millones de litros mensuales), o lo que es lo mismo: 84,3 millardos de bolívares al mes o 39,2 millones de dólares al cambio oficial.

A usted que seguramente le preocupa tanto que el gobierno reparta y reparta los recursos del país a terceros ¿qué se le ocurre que se pueda hacer ante esta situación? Yo por lo menos tengo claro lo que tengo que hacer: levantarme bien temprano para ir a echar gasolina al carro.

---
Así tituló el diario La Nación su portada del día de hoy la situación de escasez:
"Hoy llegará la gasolina" - Fue suspendido el suministro desde El Vigía por paro de 12 horas de los choferes transportadores

sábado, 20 de octubre de 2007

A un centímetro de distancia

Estamos a un centímetro de distancia y mucho menos que eso. Nos separa una barrera que no es tal, pues la cápsula compacta te envuelve, el vientre amoroso de tu madre, no es una barrera, es la continuidad vital de quien ha ofrendado su cuerpo a ti para que crezcas sana, fuerte, inteligente, hermosa.

Escogiste venir a nosotros y gustosos abrimos los brazos a tu presencia. Hiciste que abriéramos los ojos a nuevas sensaciones y éstas se iluminaron con la luz clara que fluye a través de los límpidos cristales de la creación. Ahora que el brillo ha inundado nuestros espacios y que desaparecieron todas las sombras, reconocemos el vínculo sagrado que nos une.

Sabes que soy tuyo para siempre. Muy pronto no habrá centimetros que nos separen el uno del otro mi niña bella. Que Dios te bendiga.

San Cristóbal, 20 de Octubre de 2007

jueves, 18 de octubre de 2007

Un Mundo Feliz

En 1932, el escrito inglés Aldous Huxley produjo una novela de ciencia ficción tan visionaria como inquietante. "Un Mundo Feliz" (Brave New World) relata la realidad aparentemente utópica de la Tierra del futuro, un lugar perfecto sin guerras ni miserias. La dulce felicidad de los humanos se ha consolidado gracias al mantenimiento de un rígido sistema de castas que a su vez se forjó por medio de la manipulación genética: criaturas humanas producidas en masa y a la carta. Las más perfectas de ellas se encargarían luego de ocupar los cargos prominentes de la sociedad mientras que los desechables desarrollarán los oficios propios de su clase. Para evitar cualquier atisbo de luchas sociales, el gran Estado mantiene a todos contentos a través del suministro constante de soma, una droga halucinógena que produce efectos de placer y bienestar. El hedonismo sexual y el consumo, mecanismo propulsor de la sana economía global, completan el escenario de manipulación de toda esa masa de personas, más cercanas a los autómatas sin espíritu que a seres humanos racionales.

Lo que hace 80 años parecía una novela de fantasía desbocada cobra día a día más fuerza.
¿Le parece exagerado? eche una ojeada a algunos articulos noticiosos que han aparecido recientemente en la prensa digital:
  • Protesta en Francia contra el uso de genética para limitar la inmigración (03/10/2007) -PARÍS (AFP) — Responsables religiosos, intelectuales, políticos y científicos se han unido en Francia a una creciente protesta para impedir se recurra a exámenes genéticos destinados a limitar la inmigración, en el marco de una nueva ley propugnada por el presidente Nicolas Sarkozy.

  • Defensoría critica Tratado de Budapest por considerarlo impreciso - El denominado Tratado de Budapest funda un mecanismo que facilita el procedimiento para patentar microorganismos. No obstante, no define el concepto de microorganismo, lo cual deja abierta la posibilidad de que se incluyan materiales biológicos, por ejemplo tejidos humanos, preembriones y embriones (seres humanos en formación), cadenas proteicas como el ADN y el ARN, semillas y microplasmas.

  • El 'padre del genoma' Craig Venter anuncia la creación de un cromosoma artificial (07/10/2007)- WASHINGTON.- Craig Venter, el polémico investigador del ADN implicado en la carrera para descifrar el código genético humano, ha conseguido engendrar un cromosoma sintético a partir de elementos químicos en su laboratorio, como paso previo a la creación de la primera forma de vida artificial de la Tierra.

  • ¿La genética será el nuevo horóscopo? (17/10/2007) - Las tendencias respecto del uso de la información genética ¿Vamos hacia un mundo ADN? La genetización de la medicina va mucho más allá de la oferta por Internet y la gran pregunta es hasta dónde puede llegar. Los límites, hasta ahora, parecen flexibilizarse más al compás del avance técnico que de las regulaciones. "En la Argentina prácticamente no hay legislación al respecto, aunque los genetistas suelen tener bastante claros los límites éticos. Por ejemplo, en lo que hace al abuso del test prenatal", sostiene Salvador Bergel, titular de la Cátedra Unesco de Bioética de la Universidad de Buenos Aires.

  • “Los blancos son más inteligentes que los negros” (18/10/2007) - Watson afirmó que, a su juicio, los genes responsables de crear las diferencias en la inteligencia humana de acuerdo con las razas serán hallados en diez años. Agregó que se siente “muy pesimista” por el futuro de Africa. “Todas nuestras políticas sociales [en ese continente] están basadas en el hecho de que la inteligencia [de ellos] es igual a la nuestra, cuando todos los exámenes dicen que esto no es realmente cierto”, afirmó. Sus opiniones se reflejan en un libro que presentará la semana próxima en Londres, y que se titula Avoid boring people: lessons from a life in science (Evitar a los aburridos: lecciones de una vida en la ciencia).
La ingeniería genética avanza a pasos de gigante y con ella la posibilidad de que en nuestro ADN se encuentre un nuevo y más efectivo mecanismo de exclusión social, la aparición de la prístina raza aria destinada a dorminar a la humanidad. El film Gattaca (inspirado en algunas de las ideas de Huxley) reflejó hace unos años inquietudes en torno a la discriminación basada en la genética.

Todo esto me plantea muchos cuestionamientos:
¿Cuáles son las consideraciones éticas detrás de la creación de niños perfectos, sin enfermedades? ¿Se reducirá la diversidad del pool genético humano? ¿Qué efectos tendrá sobre la especie humana la estandarización de las características cromosómicas? ¿Aparecerán nuevas enfermedades como resultado de la homocigosis? ¿Desaparecerán en cambio rasgos físicos indeseables como el "pelo'e chicha" y el vello corporal? ¿Cómo sería una sociedad en la que el esfuerzo y las decisiones individuales valgan menos que la predisposición genética para el éxito? ¿Se lograrán alguna vez cerrar las brechas entre algunos países pobres, cuyos pobladores apenas tienen comida suficiente para que no se degenere la raza, y otros que nadan en riqueza y pueden invertir en la "purificación" genética de sus ciudadanos? ¿Qué gracia tendrá celebrar Olimpiadas y otros campeonatos deportivos? ¿Qué pasará con el American Dream y otros ejemplos de escalabilidad vertical?

Como si eso no fuera suficiente como para ponernos a pensar un rato, le invito a que haga un pequeño ejercicio de pensamiento y le sume a las labores de manipulación genética los múltiples "somas" de nuestro tiempo: el blinblineo, los reality shows, la fabulosa vida de los ricos y famosos, los wild-on's, el sabor de panas, los ochocientos mil canales de televisión por cable... es probable que estemos más cerca de un "Mundo Perfecto" de lo que imaginamos.

PS. Imagen tomada de http://www.turbosquid.com/

miércoles, 17 de octubre de 2007

La maravillosa pesgua

Ayer estuve un poco decaído de ánimo. Me provocó luego del trabajo empezar a caminar. Así de simple. Estaba en las inmediaciones de la Universidad del Táchira, en la parte más alta de San Cristóbal, muy cerca del estadio de fútbol de Pueblo Nuevo, y eché a andar hacia las terrazas más bajas de la ciudad con paso bastante calmado.

Aún caminando las ideas fustigaban mi cabeza. Eso no es raro en mi, de esas ebullecencias creativas es de donde surgen algunas de estos escritos y otros que no logran concretarse nunca. Lo malo es que las ideas de ayer estaban cargadas de un aire destructivo que no me hacía sentir mejor.

Habiendo recorrido unos dos kilómetros ocurrió algo perfecto. Pasé por debajo de un árbol cargado con unos gajos de frutos color púrpura, plenamente maduros, tan bajos que con solo estirar la mano podía coger docenas de ellos. Era un árbol de pesgua (Syzygium cumini) cargado. Me entretuve allí al menos veinte minutos feliz comiendo y todavía tuve chance de recoger muchos frutos en una bolsa plástica que tenía guardada. Ocasionalmente pasaban por mi lado señoras vestidas como para hacer ejercicio y grupos pequeños de estudiantes y todos se me quedaron mirando extrañados, pero ninguno se le ocurrió agarrar una de las ricas pesguas maduras.

Estoy seguro que jamás se les ocurrió pensar que esas pequeñas bayas moradas se podían comer. Mi mamá, luego de probarlas con manifiesta satisfacción, me dijo anoche que ella nunca las había probado. Recuerdo que hace años me encontré con un árbol cargado de pesguas en Barquisimeto, en una calle adyacente a la Avenida Los Leones, mientras caminaba con una amiga. Fue difícil convencerla de que las comiera porque su papá (que es agrónomo, creo) le había dicho que "eso era veneno".

Es una lástima que tanta gente se haya privado a si misma de probar esta fruta deliciosa. Las pesguas parecen unas aceitunas negras alargadas, como las kalamatas. Su piel exterior es suave y brillante. Por dentro su textura es jugosa, similar a la de la uva pero menos firme y su carne es transparente con un tinte morado y vetas opalinas. Su sabor es ligeramente ácido y deja en la boca una sensación astringente (a causa de la presencia de taninos) y un ligero dejo perfumado, como a colonia para bebés. Delicioso.

Desafortunadamente el fruto es sumamente delicado y seguramente por ello no apto para la producción comercial. Si se aprieta con mucha fuerza se deshace en las manos e incluso la caida al piso hace que se malogren, por lo que es necesario tomarlos directamente de las ramas con cuidado. No lo busque en el mercado porque seguramente no lo va a conseguir.

Es bastante común encontrar árboles de pesgua sembrados en las ciudades para proveer sombra y decoración, porque pueden llegar a ser bastante altos y frondosos. Por ejemplo, sé que en Maracay abundan en la Urbanización del Centro y en Base Aragua, muy cerca de los Centros Comerciales Maracay Plaza y Paseo Las Delicias II, respectivamente. Acá en San Cristóbal los he visto sembrados en las avenidas Rotaria y Ferrero Tamayo. Una forma fácil de identificarlos es que, durante la época de cosecha, los frutos que caen forman manchas oscuras en el piso circundante.

Si tiene alguna vez tiene la oportunidad de hacerlo, pruebe el fruto de la pesgua. Su origen es asiático, como el mango, pero se ha adaptado tan bien a nuestras tierras que incluso lleva el "gua" en su nombre.

Le estoy inmensamente agradecido al árbol que ayer compartió su dulzura conmigo. Después del episodio continué mi caminata pero más tranquilo y calmado, agradeciendo a la vida por su generosidad. En retribución lancé semillitas de pesgua en cuanto terreno despejado conseguí pensando que quizás así podía propagar su descendencia.

PS. La fotografía la extraje de http://www.tropicamente.it/

martes, 16 de octubre de 2007

Mujeres con SIDA en mi buzón de correos

Suelo detestar los mensajes electrónicos en cadena. Si abriera todos los mensajes en cadenas que recibo a diario, comprobaría una y mil veces que son una inmensa pérdida de tiempo, esfuerzo, ancho de banda y espacio de almacenamiento digital. Como sé que es así no me molesto en abrirlos. Hay excepciones, claro está. Cuando veo que el remitente de la cadena es alguien a quien considero una persona que no se anda con mucha paja, abro el correo y descargo los attachments. No suelo errar en mi apreciación de que el contenido iba a ser útil e interesante.

En los últimos días he recibido dos cadenas que me preocuparon bastante tanto por sus contenidos como por el trasfondo de prejuicios que rodearon sus envíos. Las dos trataban sobre mujeres, presuntas portadoras de VIH, que supuestamente andan por allí contagiando a hombres desprevenidos. En los dos casos se incluían fotografías de las sospechosas, con ropa y sin ella, y señas claras de sus nombres, ocupaciones y domicilio, así como de toda clase de advertencias sensacionalistas sobre la necesidad de execrarlas de la sociedad.

Si recibes una de estas cadenas, te pido un favor: No las reenvíes. No alimentes a priori la intolerancia y la exclusión.

¿Cómo puedes saber tú que estas mujeres están infectadas por el VIH? ¿Cómo puedes estar seguro de que ellas hayan contagiado a alguien? ¿No podría ser uno de estos emails la labor de una "ex" resentida que se encontró las fotos en un celular mal puesto? ¿Alguna clase de broma pesada en donde no se midieron las consecuencias?

"Uno de los infectados es mi hermano y el otro es mi cuñado. Ellos tienen madre, esposa e hijos". Habría que preguntarse que si los tipos tienen esposas e hijos ¿Qué andaban haciendo tirando por ahí sin condón? Está bien, montaron cachos, depinga ¿pero no se les ocurrió que si la chama del jujú tenía una enfermedad igual se la iban a transmitir después a la mujer y a los chamos? ¿Y de paso tuvieron el descaro de tomarle unas fotos a la tipa y guardarlas por años para después acusarla con todos vía email? Porque supongo que las fotos las guardaron por años, si los infectados ya están en la etapa terminal del síndrome ha de haber transcurrido un buen tiempo.

Bastante sospechoso ¿no?

Lo que yo creo es que estos correos de mujeres sidosas son una de esas leyendas urbanas que a la gente tanto les gusta alimentar y que se fundamentan en nuestra propia ignorancia y nuestros propios prejuicios.

¿Te preocupa el VIH / SIDA? Infórmate bien, lee y edúcate. Habla con tus hijos, con tus hermanos menores y tus sobrinos. Regálales condones y enséñalos a usarlos. Incluso si es una hembra hazlo, así en tu cabeza no quepa esa posibilidad ella también va a tirar y cuando lo haga es preferible que esté protegida. Organiza charlas e infórmate sobre campañas de protección que se lleven a cabo en la escuela de tus chamos o de tu comunidad. Si vas a tener sexo casual sé responsable y protégete. Antes las dudas hazte una prueba de descarte de VIH. Si no tienes plata puedes ir a donar sangre y así matas dos pájaros de un solo tiro: colaboras con la causa y te hacen tu prueba gratis.

Lo que si no debes hacer es alimentar la paranoia y asumir esa posición cómoda del que cree ayudar pero que estorba: “ya colaboré con la prevención del VIH… mandé una cadana” y que quizás ni siquiera sabe que es él o ella un portador silente del virus que anda contagiando a otros.

Uno le teme mucho al VIH porque es un virus tenebroso, mortífero ¿pero que decir del Virus del Papiloma Humano (VPH), cuyas cepas más virulentas ocasionan unas molestísimas verrugas que si no se tratan pueden degenerar en cáncer de cuello uterino o cáncer de garganta? ¿Sabías tú que el cáncer de cuello uterino es la principal causa de muerte por cáncer en las mujeres venezolanas? ¿Sabías tú que las estimaciones apuntan a que el 70% de la población sexualmente activa del mundo está infectada de alguna de las cepas del VPH? ¿Habías pensado alguna vez que tú mismo pudieras estar infectado de VPH?

Así que ya sabes, tú también puedes luchar inteligentemente contra las enfermedades de transmisión sexual pero por favor, si vas a enviar una cadena, piensa primero antes de hacerlo, es preferible pasar por antipático que por imbécil.

lunes, 15 de octubre de 2007

Todos somos economistas (unos menos que otros)

Cuando salí de bachillerato tuve enormes dificultades para escoger la carrera que estudiaría en mi futura vida de universitario. Marco, un amigo de mi tío Nel, bromeaba diciendo que era mejor que me decidiera rápido porque ya se me estaban acabando los reinos para escoger (refiriéndose a los reinos animal, vegetal y mineral). Durante ese periodo de indecisión me tenté a mi mismo muchas veces y me emocioné sinceramente pensando en que ya había conseguido el camino hacia mi verdadera vocación. Una de esas veces fue cuando proclamé ante todos que sería economista.

Recuerdo la cara de mi papá, una mezcla de compasión y asombro divertido. Él me hubiera apoyado para que yo estudiase para ejercer cualquier oficio o profesión decente, pero en esta ocasión demostró que me conocía tan bien como cualquier padre puede conocer a un hijo adolescente confundido. No hizo demasiados esfuerzos para convencerme de que la economía no era precisamente lo mío, solamente lanzó un apotegma lapidario que me sembró una duda definitiva y después de nuestra brevísima charla me quedé pensando si quizás no sería mejor estudiar acuacultura marina, antropología, bioquímica o diseño gráfico.

A la final me decidí por la Ingeniería Informática. Todavía dudé tiempo en si era esa la elección correcta, pero me consolé pensando en que "la informática da para todo" y eventualmente comprendí que el camino que tomé fue el más acertado. En ocasiones, durante aquellos momentos de auto-cuestionamiento, me imaginaba a mi mismo como un economista, porque en el fondo era algo que sinceramente me atraía. Aunque debo decir también que a veces me imaginaba a mi mismo como acuacultor, antropólogo, bioquímico o diseñador gráfico.

Me acordé de los economistas esta mañana porque se me ocurrió escribir algunas consideraciones elementales sobre el tema del bolívar fuerte. Como ya lo dije, no estudié economía y no soy experto en la materia. Por supuesto, es mi blog y puedo escribir sobre lo que me de la gana, incluyendo cuestiones elementales de economía, pero cabe la pregunta ¿por qué sobre el bolívar fuerte y no sobre los estudios comparativos de los métodos de posicionamiento de tubos endotraqueales en niños?

Aparte de que el tema de la reconversión monetaria está sobre el tapete de la opinión pública venezolana actual y de que es algo que afecta directamente nuestras vidas, cada uno de nosotros se precia de tener un pequeño economista dentro que es el que se encarga de sacar las cuentas y planificar las finanzas personales. Eso, y las lecturas dominicales de la prensa y alguno que otro programa de opinión que escuchamos por ahí pareciera que nos otorgara la sapiencia y profundidad que requerimos para opinar con profundidad sobre los avatares de la política monetaria nacional.

Pero hablando claro, esa faceta ingrata de la economía como área de estudio - la opinadera descontrolada de cualquiera que sabe mejor que los demás cómo es que saca al país adelante - tiene su origen casi exclusivo en la actuación de los mismos economistas.

En primer lugar da la impresión que existe entre ellos un sentido de antisolidaridad natural que busca exhibirse y retroalimentarse ante los ojos de todos los legos, casi siempre en un medio de comunicación masiva como la televisión. Tienes en un lado de la pantalla a un seguidor de la escuela de Chicago y al otro lado un seguidor de la escuela de Katmandú. Uno de ellos sacará un gráfico de barras y dirá al público que los precios están subiendo y que eso es malo y el otro agarrará el mismo gráfico del primero y les dirá que sí, que los precios están subiendo pero que eso es bueno. Luego los dos se enfrascarán en una discusión apreciativa sobre si el crecimiento muestra una tendencia creciente o decreciente, que si la distribución es platicúrtica o leptocúrtica y que si estamos mal pero vamos bien o si estamos bien pero estamos mal.

El segundo problema de los economistas es la ineludible relación amor-odio de sus estudios con eso que se denomina ceteris paribus. Los fenómenos que estudian las ciencias sociales (no sólo la economía) son tan complejos e involucran tantas variables que para poder estudiarlos se requiere hacer simplificaciones enormes de la realidad. Estas simplificaciones necesarias para el estudio de los fenómenos y la formulación de modelos, muestran una realidad idealizada, impoluta y carente de excepciones, de acuerdo con postulados ceteris paribus. El problema es que la vida es perfectamente imperfecta y caótica y, si existe la posibilidad de que algo salga mal, así será.

El aumento del precio de la gasolina en Venezuela es un ejemplo clásico. Hacerlo no sólo es una medida económica sensata sino necesaria (sobre ello he escrito en algunos ocasiones), pero ¿que cosas no? cuando un gobierno aumenta el precio de la gasolina por el motivo que sea sin tomar unas medidas complementarias que reduzcan el impacto del incremento, la gente sale a la calle a protestar, como ocurrió acá en 1989 y como ha ocurrido en la mayoría de los países en donde se decretan medidas similares. ¿Y a quién le toca pagar los platos rotos? Por supuesto que al genial equipo de economistas que se les ocurrió tan brillante idea y específicamente del #%!@/$ que está de Ministro de Economía y Finanzas.

Es acá donde surge el tercer elemento que juega en contra de la labor que estos profesionales desempeñan y que uno pudiera pensar que escapa de sus manos, por ser una cuestión de percepción, pero las mentes del ciudadano vulgar ya fue alimentada por años y años con debates televisivos económisticamente antisolidarios y de tantas medidas extrictamente ceteris-paribusianas. Suponga que usted contrata un cirujano plástico con buenas credenciales para que le haga una rinoplastia y cuando se quita las vendas se da cuenta de que le dejó la nariz más choreta de lo que estaba ¿De quién es la culpa? Del cirujano, claro está. Pero si usted va al supermercado y se da cuenta de que escasea la carne y que la poquita que se consigue cuesta un ojo de la cara ¿De quién es la culpa? Pudiera ser de agentes aduanales irresponsables que dejaron entrar al país vacas con fiebre aftosa, pudiera ser de los ganaderos todavía emplean prácticas de producción extensiva sacadas de un libro de Rómulo Gallegos, pudiera ser que el gremio de carniceros se puso de acuerdo para aumentar el precio de la carne y no hay donde más comprar, en fin, pudiera ser cualquier cosa. Pero a la mente de más de uno llegará nuevamente el nombre del #%!@/$ que está en el ministerio.

¿Qué se puede hacer al respecto? No lo sé, la verdad. Supongo que los economistas tendrán que ponerse de acuerdo y mejorar la forma como se comunican con las masas.

Y yo me fui por las ramas hablando de economía y economistas y yo lo único que quería decir es que tener una moneda débil o fuerte era buena o mala dependiendo de lo que se busque: Una moneda fuerte disminuye el peso de la deuda externa y hace que las importaciones de bienes de capital (los que sirven para producir otros bienes) sea barata, pero disminuye la competitividad de los productos de exportación y por el contrario, hace que sea más barato comprar todo afuera en vez de producirlo acá. Para algunas (grandes) potencias es conveniente tener una moneda fuerte porque ella se convierte en un refugio para inversionistas y obliga a que las transacciones internacionales se lleven a cabo en ella (por ejemplo, la compra y venta de petróleo en dólares). Puedes incluso tener tu propia máquina de hacer dinero y endeudarte eternamente para gastar y gastar, aunque eso eventualmente debilitaría la moneda (como está pasando con el dólar).Una moneda débil en cambio hace que tu deuda externa cueste mucho más nominalmente, pero también hace que los productos elaborados en el país les resulten más baratos a los de otros países ("¿para qué vamos a producir jabones de tocador acá si es mejor traerlos de Venezuela que nos sale tan barato?") y se favorece la exportación. Algunos países como Colombia y México, que tienen tantos personas viviendo expatriadas y que envían remesas de dinero a sus hogares de origen, les conviene tener la moneda devaluada por este motivo: Los mismos dólares que mandan a casa se cambian por muchos más pesitos que si la moneda fuera fuerte.

jueves, 11 de octubre de 2007

11 de Octubre, un día cualquiera en la vida de Santa Klaus

Santa Klaus entró a la oficina de reuniones más temprano que de costumbre. Afuera aún está oscuro y sabe que a medida que transcurran los días la noche se hará cada vez más larga, en cuanto se vaya acercando el invierno. En el clímax de su trabajo no habrá ya amaneceres y toda la faena jugueteril se hará en la implacable oscuridad de la noche polar, pero él ya está acostumbrado a estas minucias de su rutina anual, como lo están también todos sus colaboradores y así, cuando se sentó en la cabecera del gran escritorio ovalado, ya estaba todo preparado para la reunión diaria.

Mientras una duendecilla terminaba de repartir algunos bocados y chocolate caliente, un enano diligente calibraba la resolución de video beam sobre la pantalla desplegable. El ambiente era bastante relajado en el amplio e iluminado salón, el negocio prosperaba y los planes estratégicos se cumplían a cabalidad, a pesar del trabajo siempre creciente.

- Podemos ir desayunando mientras comenzamos la presentación y así ganamos tiempo ¿les parece? - dijo Santa a los empleados que asintieron sin expresar reservas - Comencemos hoy con los mercados emergentes ¿Tienes el briefing a la mano Nob?
- Claro jefe - respondió el espigado asistente - ¿Qué le parece si comenzamos con Venezuela?

Venezuela es una de las niñas mimadas del negocio. En pocos años habían logrado quitar gran parte de la cuota de mercado al Niño Jesús y ahora eran ellos los líderes indiscutidos del reparto decembrino de regalos. El posicionamiento de la marca Santa Klaus había sido tan exitoso que muchos niños creían que él era el Niño Jesús. Este año en particular prometía ser estupendo, ciertamente mejor que el de hace un lustro, con todo el exceso de liquidez que fluía por el país gracias a los crecientes precios del petróleo.

- Me parece fabuloso ¿Alguna novedad?
- Bueno sí. El presidente Chávez ha estado diciendo últimamente que Barbie y Ken son producto del imperialismo y está llamando a la creación de fábricas de juguetes endógenos.
- ¿En serio? pero que buena noticia. Por favor Aluf, contacta inmediatamente a la directiva de Mattel y coordina ya el despacho de un lote extraodinario de Barbies y accesorios para Venezuela.
- No entiendo jefe - respondió Aluf con extrañeza - pero si el presidente está haciendo publicidad negativa a esos productos.
- Ay pequeño - dijo Santa con aire condescendiente - cuanto te falta por aprender todavía. Publicidad es publicidad, sea buena o mala. Además, sé de muchos que por solo llevarle la contraria irán corriendo rápidito a comprar las Barbies que nunca le regalaron a sus hijas. De todas formas - culminó con picardía - ponte en contacto con nuestra gente en el Ministerio del Poder Popular para la Economía Comunal, a ver si podemos hacer una asociación cooperativa estratégica o un outsourcing o algo, avalúa tú diferentes opciones de lo que podemos hacer allí.
- En seguida jefe - respondió el duende con una sonrisa de orgullo ante la brillantez del viejo panzón.

Santa Klaus continuó:
- Debemos ir pensando en los clientes potenciales... hazme un acercamiento de la zona de Los Andes en el Google Earth Nob... Gracias. Fíjense acá en San Cristóbal, tenemos a este Domingo acá ¿si lo ven?
- Claro jefe - respondieron casi al unísono los enanos que lo acompañaban en la mesa de trabajo.
- El otro día estaba jugando con el software de datamining ese que instalamos y ¡Qué maravilla! conseguí datos como arroz partido y les digo que es allí donde tenemos que apuntar: El tipo va a tener una niña a principios de diciembre que viene y desde ahorita tenemos que ir metiéndole los regalos, unos móviles, unos muñecos con lucecitas, qué se yo ¿Sí me explico?
- Por su puesto jefe - dijeron todos a coro.
- Vamos a estar claros, este la clase de personas que no va a caer con eso de las Barbies porque tiene unas ideas medio raras y la niña va a estar muy chiquita, pero es allí donde tenemos que ponernos las pilas para captar ventas adicionales. Quiero que nos pongamos a trabajar de una vez. Quiero ver una campaña de estimulación temprana así que el lobby de pediatras comience a hacer llamadas. Quiero ver cuentos y libros de colorear. Quiero ver peluches y almohaditas. Quiero ver bloques de construcción ¿Estamos claros?
- Sí jefe - respondieron todos.
- ¿Entonces que están esperando? Todos a trabajar de una vez.
Y el tropel de duendes salió disparado a encargarse de las múltiples tareas que les había asignado el gerente general y líder máximo de la organización.

Santa Klaus vio como todos se retiraban del salón pero él se quedó allí sentado tranquilo y satisfecho. La vida era bella: Los chinos ya habían trabajado como esclavos todo el año para tener listos los juguetes que ellos distribuirían; las importadoras habían colocado sus pedidos desde agosto para que los juguetes estuvieran a tiempo en el país para la nacionalización; los publicistas y diseñadores trabajaban a marcha forzada para crear los catálogos y publicidades con que seducirían a niños y padres por igual; en Venezuela comenzaron a sonar las gaitas, versión criolla de la campana de Pavlov, sólo que en lugar de perros babeando por comida habría pequeños babeando por juguetes y diversión; y en algún lugar de San Cristóbal, sentado en su escritorio, pensaba Domingo en qué habría de regalarle a hija, aún por nacer, en esta Navidad.

miércoles, 10 de octubre de 2007

El origen del pabellón criollo

Sentí la necesidad de escribir algo corto, ligero.

Me di cuenta de que en ningún momento he hablado sobre el pabellón criollo o pabellón con baranda, nuestro plato nacional. Este artículo en línea, extraído del libro El Pan Nuestro de Cada Día de Rafael Cartay, ofrece algunos datos históricos interesantes bien documentados. El artículo en cuestión y la mayoría de los que he encontrado en Internet carecen de un dato básico ¿por qué se llama pabellón al pabellón?

Nosotros quienes hemos tenido la oportunidad de saborearlo conocemos el delicioso contraste de sabores y texturas que brindan el arroz blanco, la carne mechada, las caraotas (frijoles) negros y las tajadas de plátano fritas. A veces el plato se acompaña con un huevo frito encima (pabellón a caballo) y a veces se acompaña con algunas lonjas de aguacate, aunque el plato original constaba de los cuatro ingredientes básicos: arroz, carne, caraotas y tajadas, y es acá donde se encuentra la clave.

Esos cuatro ingredientes y sus colores coinciden con los cuatro grupos raciales en que se dividía la sociedad venezolana durante la colonia: el arroz representa a los blancos, las caraotas a los negros, las tajadas a los indios y la carne a los pardos, llamados así a aquellos cuya raza resultó de la mezcla de las tres anteriores (los mestizos, mulatos y zambos, por ejemplo).

Salcedo Bastardo se refiere a la simbología de la bandera de Gual y España (1977) en los siguientes términos:
Una tierna leyenda quiere que las manos delicadas y recias de una mujer venezolana de gran temple, esposa y madre - Joaquina Sánchez casada con España - hayan bordado por primera vez el cuatricolor glorioso, anticipo del pabellón mirandino adicionado con una franja blanca representando a la vez las cuatro provincias: Caracas, Maracaibo, Cumaná y Guayana; las cuatro vertientes de sus patriotas: Pardos, Negros, Blancos e Indios; los cuatro derechos: Libertad, Igualdad, Propiedad y Seguridad; todo en señal, también de la tetralogía principista que componen: Justicia, Autonomía, Concordia y Unión"
Los colores del proyecto de ejército colombiano de Miranda (1800) también apuntan en este sentido, aunque sin la franja blanca:
En el Archivo General de Indias, en Sevilla, reposa un "Catálogo de Documentos", en el cual aparece el primer Tricolor Mirandino, bajo el nombre "Bandera de Miranda para su proyectado Ejército con el Nombre de Columbiano". "Presenta tres franjas paralelas e iguales, con los colores negro, encarnado y amarillo, los cuales representan las razas de negros, pardos e indios sobre cuya igualdad habría de estructurarse el Ejército del Generalísimo".
Los ingredientes del plato encajaron a la perfección con los colores de nuestras primeras banderas patrias. Es así que el pabellón con baranda no sólo es nuestro por su sabor y colorido, sino también por que encierra parte de nuestra historia misma y es el ejemplo perfecto del sincretismo que corre por nuestras venas.

PS. Astrid y yo hemos conversado en ocasiones sobre las similitudes del pabellón con baranda, sobre todo cuando éste incluye huevo y aguacate, y la bandeja paisa, el plato típico de su región natal. En algún escribiré sobre ese otro plato que es dinamita pura.

lunes, 8 de octubre de 2007

Anoche nos atracaron tres malditos

Cada quien cuenta su cuento de atropello
cada cual saque a pasear su propio miedo
allá afuera los revólveres no respetan,
plomo revienta y nadie se alarma más de la cuenta
Desorden Público - Valle de Balas


(Si le ofende la escatología no continúe leyendo, por favor).

Escuchamos el grito de mi hermana (la esposa de Tanos) y lo siguiente que supimos es que estábamos tirados boca abajo en el piso apuntados por las armas de tres hijos de puta que se metieron tras de ella. Todo fue muy rápido, los delincuentes eran unos vulgares rateros que actuaban nerviosos y sin un plan. "¡Las cosas de valor! ¿¡Dónde están las cosas de valor?!"

Mi hermana, pobrecita, les dijo en algún momento: "Llévense el carro si quieren pero por favor no se lleven el laptop". Pasado mañana es la entrega de su tesis y los malandros ya estaban arrancando el CPU donde estaba el otro respaldo del documento.

"¡Cállate perra que estás nerviosa y te van a escuchar, si no te callas te mato!"

No nos hicieron nada por fortuna y se llevaron apenas las cosas que podían cargar consigo porque se fueron a pie, atravesando los campos enmontados que separan nuestra casa de un pueblo, cantera de delincuentes que se llama Zorca. Desafortunadamente también se llevaron mi laptop y gran parte del trabajo que había adelantado en las últimas semanas... ahhh y mi pen-drive con los respaldos de las últimas modificaciones realizadas. Unas joyas, una impresora, mariqueras al fin... Eso es lo de menos. Fue una suerte inmensa que mi esposa, embarazada de siete meses, se encuentra de viaje a casa de sus papás. Hubiera sido un shock terrible y no quiero ni pensar en cómo pudo haber afectado a mi niña.

Tomamos el hecho con una calma que nos sorprendió a todos. Incluso estuvimos bromeando en lo imbéciles que eran los tipos y todas las otras cosas que pudieron haberse llevado. Lo que en verdad me arrecha es esta impotencia, esta incertidumbre, ese miedo que tendremos cada vez que haya que meter los carros en el garage o cuando mi hermano ande por ahí y no haya regresado y estas ideas de sangre y venganza que me atormentan y no me dejaron dormir en toda la noche.

Apenas los tipos se fueron yo me monté por el techo de la casa y logré ver cuando se iban montaña abajo. Llamé una tía inmediatamente y incluso le dicté la dirección de la casa mientras ella llamaba al 171, la línea de emergencias. La policía nunca llegó, supuestamente una avioneta se cayó no sé donde coño y quien sabe con qué pesado viajando en ella así que "no hay patrullas". Llamamos al CICPC y la respuesta fue "si no vienen para acá no les podemos tomar la denuncia" y bueno... tuvimos que ir. De más está decir que no hubo toma de huellas, retratos hablados y nada de esa paja fantasiosa con que nos engañan en CSI.

Que ingenuo yo, cuando mi tía estaba hablando con la operadora del 171 yo le dije: "Si se apuran y se aparecen por Zorca los agarran porque van bajando". La operadora le respondió: "Después de este reporte toda la red se activa" ¡Por Dios!

Lo que tengo claro en este momento es que hay que echar pa'lante. Ya que carajos, hacer de tripas corazón con el inepto de gobernador que tenemos, con la inepta alcaldesa que tenemos, con los ineptos organismos de "seguridad" que tenemos. ¿Contraloría Social? ¿Comprarnos unas armas y agarrar clases de tiro? ¿Encarcelarnos para siempre en nuestras propias casas por temor a que perdamos lo que nos ha costado el sudor de nuestras frentes? No sé. Lo único que sé es que no quiero saber un coño'e su madre de geometrías de poder, de cinco motores, de partidos políticos y nada de esa mierda.

Que así sea.

domingo, 7 de octubre de 2007

Gracias a Internet todos se copian ¿o no?

Mi hermano, quien es también mi ahijado, me pidió la otra noche:
- Domingo, me puedes llevar a casa de mi tía por favor.
- Seguro ¿Qué necesitas hacer allá?
- Tengo que buscar una información en Internet para hacer una tarea.
- ¿De qué se trata el trabajo?
- De la importancia de la física en la vida diaria.
- Pero para qué Internet si ahí hay una enciclopedia ¿Tú no tienes libro de física todavía? ¿Por qué no buscas allí primero?
- Es que ahí no sale nada ¿Tú no tienes Encarta instalada en tu laptop?
- No, no tengo. Pero tengo un libro que te puede ayudar. Lee este capítulo de "100 Preguntas Básicas de la Ciencia" de Isaac Asimov que explica qué hace un físico teórico y acá está este apartado de esta enciclopedia. Léelos ambos, ve sacando algunas conclusiones y yo te explico al final.

Me quedé pensando en un fabuloso artículo de Umberto Eco titulado "Los riesgos de Wikipedia" que hace unas interesante reflexiones sobre cómo los contenidos en línea poco a poco han ido desplazando la lectura y análisis de libros y revistas en papel, o por lo menos el esfuerzo de copiarlos sin tener que hacer copy + paste.
"El asunto tiene una repercusión educativa dramática, porque a estas alturas sabemos ya que escolares y estudiantes suelen evitar consultar libros de texto y enciclopedias y van directamente a sacar noticias de Internet, tanto que desde hace tiempo sostengo que la nueva y fundamental asignatura que hay que enseñar en el colegio debería ser una técnica de selección de las noticias de la red; el problema es que se trata de una asignatura difícil de enseñar porque a menudo los profesores están en una condición de indefensión equivalente a la de sus alumnos."
La primera vez que di clases de informática en un instituto universitario me di cuenta de cuan ciertas son esas afirmaciones. Grupos de estudiantes que entregaban el mismo trabajo que yo ya sabía que estaba publicado en línea y en el que se veía por encima que no había habido siquiera un interés mínimo por corregir los errores ortográficos. Muchas veces estas copias eran tan burdas que uno leía en algún párrafo cosas como "haz clic acá para continuar leyendo el artículo".

Decidí tomar algunas medidas al respecto. Luego de esa primera entrega de trabajos (así lo haría de allí en adelante) les expliqué que todos los trabajos debían contar con una bibliografía, que todas las fuentes consultadas debían ser correctamente citadas y que cada trabajo entregado debería contar con al menos tres fuentes. Les expliqué que yo prefería un trabajo de dos páginas redactado por ellos mismos hecho a mano, que una tesis de cuarenta páginas impreso y empastado, copiado de alguna parte. Por último les expliqué que yo era experto buscando información en Internet y me iba a dar cuenta de cuando un trabajo entregado no era suyo. Eso podían tenerlo por seguro y en ese caso no iba a tener contemplaciones para colocar zeros, más ahora que las reglas estaban perfectamente claras.

Esto lo hice por un motivo de estricto egoísmo: Corregir trabajos es, para mí, lo más fastidioso de dar clases. Es bastante tortuoso tener que leer 40 trabajos cuando sabes que la mayoría de ellos ni siquiera fueron leídos por sus consignatarios y cuando hay diez de ellos que son iguales a otros diez. Así que yo empecé a poner 0's y ellos empezaron a tratar de que las copias no fueran tan obvias o conseguir fuentes más rebuscadas. Algunos inclusos empezaron a entregar trabajitos cortos, escritos con criterios propios y de extensión moderada, cosa que se fue extendiendo con el tiempo, así que al parecer hubo un beneficio añadido aparte de mi trabajo reducido: Los estudiantes se esforzaban más.

¿Pudiera asumir que aprendían más? Quien sabe, lo único cierto es que ahora no era yo el único que leía en el curso.

Una de las técnicas que empleaba a la hora de corregir era tomar una frase extrañamente sospechosa del trabajo y hacer una búsqueda de ella entre comillas. Mucha gente desconoce que al hacerlo, Google y otros buscadores hallan esa frase exacta en un texto, más que todas las palabras que la componen en él (que pudieran estar salteadas). Suena cruel decirlo, pero me resultaba divertido que la Internet hubiera sido el salvador ingenioso de los estudiantes para luego convertirse en su verdugo.

Umberto Eco, plantea una alternativa menos cruel y quizás más enriquecedora para aprovechar las circunstancias de la búsqueda de información en línea como fuente de trabajos escolares.
Ahora bien, considero que existe una forma muy eficaz de aprovechar pedagógicamente los defectos de Internet. Planteen ustedes como ejercicio en clase, trabajo para casa o tesina universitaria, el siguiente tema: "Encontrar sobre el argumento X una serie de elaboraciones completamente infundadas que estén a disposición en Internet, y explicar por qué no son dignas de crédito". He aquí una investigación que requiere capacidad crítica y habilidad para comparar fuentes distintas, que ejercitaría a los estudiantes en el arte del discernimiento.
Post scriptum 1.
En Internet ya existen varios sitios web que se dedican a identificar cuando los estudiantes entregan trabajos plagiados. Ver por ejemplo Turnitin.com.

Post scriptum 2.
Casi culmino la labor de re-posts. Algunos de los escritos que se encuentran otra vez en línea:
El Camino del Dorado
Razonamiento lógico y falacias
La ranchificación de Venezuela en cuatro actos
¡Es su responsabilidad! recoja los excrementos de su mascota
Trabajar para el Señor Matanza
Halloween y calendario de festividades venezolanas
La cacha de Terrible
La ingeniería de sonido detrás de Simón Díaz Remixes
Amapolas rojas y tradiciones cambiantes
La palabra "guoperó"
Música eterea
Mis mezclas: Lounge_01
Galletas anzac
Feria de pueblo en Antioquia
Influencia del caos planetario sobre el turismo australiano
Las abejas houdini: paradojas del ambiente y la economía
300 y los malos de Hollywood

jueves, 4 de octubre de 2007

Los Cazadores de Microbios

Mi papá me regaló Cazadores de Microbios cuando era un niño. Ese libro fue uno de mis primeros acercamientos con la literatura llamada escéptica. Fue publicado originalmente en 1926 por un microbiólogo y escritor estadounidense llamado Paul De Kruif.

A primera vista pudiera parecer que un libro que contenga una serie de biografías cortas sobre microbiólogos y su labor es algo pesado, lleno de tecnicismos soporíferos, pero en este caso es todo lo contrario. Desde que uno comienza la lectura se encuentra atrapado por relatos fascinantes de héroes brillantes, que iniciaron viajes por mundos inexplorados y libraron batallas con las huestes mortíferas que allí encontraron, criaturas despiadadas cuyo propósito en la vida es perpetuarse a través de la muerte. De nuestra muerte.

Debemos recordar que hace menos de dos siglos la gente desconocía el origen de las enfermedades. Los espíritus malignos eran los sospechosos habituales cada vez que alguien contraía una infección y moría. La tuberculosis, por ejemplo, era responsable de la muerte 1 de cada 7 personas que fallecían en esa época ¡1 de cada 7 y nadie sabía que la ocasionaba! Otras enfermedades como el cólera, la malaria, la peste bubónica y la fiebre amarilla hacían estragos entre la población y sembraban horror entre las personas de tiempo en tiempo.

Cazadores de Microbios cuenta las historias de estos científicos:
  • Anton van Leeuwenhoek: Inventó el microscópio simple y descubrió los microorganismos.
  • Lazaro Spallanzani: Demostró la teoría de la biogenesis (la vida nace de la vida).
  • Robert Koch: Demostró que las bacteria son causantes de enfermedades; aisló por primera vez cultivos puros de bacterias; estudió el ántrax, la tuberculosis y el cólera.
  • Louis Pasteur: Estudió proceso de fermentación bacteriana; planteó la hipótesis de que son las bacterias las causantes de las enfermedades; estudió el ántrax, la hidrofobia y otras enfermedades; estableció el principio detrás de las vacunas.
  • Emile Roux y Emil von Behring: Estudiaron la difteria.
  • Theobald Smith: Demostró que una especie de insecto puede ser el vector transmisor de una enfermedad. Estudió la fiebre de Texas y las garrapatas.
  • David Bruce: Estudió la mosca tsetse y las enfermedades producidas por los tripanosomas (nagana y enfermedad del sueño).
  • Ronald Ross y Battista Grassi: Estudiaron la malaria y el mosquito Anopheles.
  • Paul Ehrlich: Estudió la sífilis.
Entre todas las figuras mencionadas destacan dos de caballeros que hoy están considerados como padres fundadores de la microbiología. A ellos les debemos mucho de nuestro bienestar actual, es por ello que me voy a permitir añadir una breve descripción de sus mayores logros.

Robert Koch (11/12/1843 - 27/05/1910) nació en Alemania y desde joven se interesó por la medicina alemán. Koch, aunque médico de profesión, pronto se dio cuenta de que no contaba con las herramientas adecuadas para salvar vidas. Ya por esa época Luis Pasteur y otros más (ver más abajo) comenzaron a teorizar que eran los microbios los agentes causales de las enfermedades, y fue así como Koch se dedicó a aprender microbiología por cuenta propia.

Él fue la figura que demostró fehacientemente que un tipo de bacterias en particular es la responsable de la transmisión de una enfermedad específica. Comenzó su trabajo con un tipo de bacteria (bacilo) llamado Bacillus anthracis, que es el responsable de una enfermedad denominada Carbunco que ataca al ganado y a las personas. El carbunco ha estado de moda últimamente, bajo otro nombre que nos resulta más familiar, referido casi siempre en el contexto de ataques terroristas: Ántrax.

A medida que aprendía y experimentaba, Koch desarrolló técnicas propias de cultivo, observación e inoculación de las bacterias. Descubrió, por ejemplo, que era más fácil tener colonias de bacterias aisladas si estas crecían sobre un medio nutritivo sólido. También hizo ensayos con colorantes diversos para poder teñir bacterias pequeñas y poder observarlas mejor en un microscópio. Fue gracias a esta técnica que descubrió y aisló el Mycobacterium tuberculosis, bacteria responsable de la tuberculosis. Koch recibió el Premio Nóbel de medicina por este trabajo.

Otro gran aporte de Koch fue el aislamiento del Vibrio cholerae, la bacteria en forma de coma responsable del cólera. Aunque no fuera el primero en hacerlo, su trabajo fue independiente del primero y el renombre que poseía investigador como investigador le dio mayor difusión y relevancia.

Al final de su carrera su trabajo declinó, particularmente porque la tuberculina, una pretendida vacuna para la tuberculosis que él inventó, no sólo fracasó sino que fue la responsable de la muerte de muchas personas. Aún así bajo su supervisión continuaron los trabajos que permitieron el estudio y tratamiento de enfermedades como la Difteria y la Sífilis.

El otro padre de la microbiología que relata el libro fue un competidor directo de Koch. A finales del siglo XIX, Alemania y Francia eran competidores acérrimos en todo, incluyendo el ámbito científico. Luis Pasteur fue un químico que se adentró en el estudio de las bacterias tratando de averiguar por qué la leche, el vino o el vinagre de los productores franceses se dañaban, adquiriendo propiedades indeseables.

Él demostró que los causantes responsables son distintos tipos de gérmenes que se encargan de fermentar los líquidos para producir substancias como alcohol, ácido acético o ácido butírico. No sólo fue Pasteur quien resolvió el misterio sino que creó un mecanismo que luego fue conocido como pasteurización: calentar los líquidos debajo del punto de ebullición por un tiempo para matar las bacterias y evitar que se dañen o que produzcan enfermedades.

Al observar Pasteur que las bebidas se dañaban por efecto de las bacterias, pensó que algún tipo de efecto putrefactorio similar operaba en nuestros organismos y que se manifestaba en forma de distintas enfermedades. Fueron sus ideas las que permitieron, por ejemplo, que Joseph Lister desarrollara los métodos antisépticos en las cirugías y que, preventivamente, ayudaron a salvar la vida de miles de personas, por ejemplo de mujeres que fallecían durante partos a causa del Lupus o la fiebre pauperal.

Por si fuera poco, Pasteur a partir de la observación del fenómeno de la inmunización (Si alguien resulta enfermo levemente por una bacteria, no podrá enfermarse de nuevo de ella, aún si se le inyectan cantidades considerables de nuevas bacterias virulentas) empezó a desarrollar la idea de crear contagios leves de bacterias debilitadas y fue así como comenzó a desarrollar vacunas para el Ántrax y para la Rabia (producida no por una bacteria sino para una especie de virus, un rhabdovirus).