viernes, 26 de octubre de 2007

Corte de uñas, un ejemplo de atención selectiva

Disfruto enormemente cortarme las uñas de los pies. Es una de esas cosas en las que tengo estar pendiente porque en realidad no crecen tan rápido, pero por lo mismo, si me descuido empiezan a parecer garras de gavilán con el tiempo . Luego de mi baño matutino procedí a rebajármelas (las corto después del baño porque agua tibia facilita la labor) y comprobé que el resultado es siempre igual: Una sensación tremenda de alivio en mis dedos y la relajación automática de mis pies.

¿Cómo es posible que este acto tan sencillo pueda tener semejante efecto? ¿Cómo es que en todos estos días de caminatas kilométricas y esperas de pie mi cuerpo no había caido en cuenta que había allí una presión acumulada esperando por liberarse?

La atención "selectiva" es la habilidad de dirigir el foco de la vigilancia hacia los aspectos relevantes del espacio sensorial.
Dicho de otra forma, como en nuestra vida estamos sujetos a tantos estímulos simultáneos, podemos prestar atención a voluntad a ciertas cosas más que a otras. Por ejemplo, desglosando los sonidos que puedo escuchar ahorita puedo enumerar el zumbido del CPU del computador, el susurro constante de mi respiración, el murmullo de un televisor que está encendido en una habitación continua, el golpeteo del teclado sonando simultáneamente, pero todos ellos parecen acallarse si me concentro en la melodía de la pista musical que tengo puesta. Ese principio es válido para todos los sentidos: el gusto, el tacto, la vista, el oido y por supuesto el tacto.

Ahí radica la clave de la cuestión. Salvo que por algún motivo uno sienta dolor, que es una señal de alarma que nos envía nuestro cuerpo para avisarnos que está ocurriendo algo malo, no le prestamos atención a los dedos de nuestros pies ¿Para qué hacerlo si todo el tiempo estamos sujetos a cosas tan urgentes y absorbentes como que el chofer del autobús se nos está pegando demasiado y nos puede chocar, o que ya es tarde y van a cerrar la oficina del banco, o que está haciendo mucho calor y queremos conseguir un sitio donde comprar una botella de agua bien fría, o que está repicando el celular y debemos contestar? Sólo después de una pedicura los pies suben en la escala de nuestras atenciones y sólo entonces nos damos cuenta de que las uñas largas nos estaban matando.

Nuestra mente en conjunto con nuestro sistema nervioso administra las escasas posibilidades que tendríamos de hacer a voluntad muchas cosas a la vez. Él solo se encarga de que nuestro corazón lata, que nuestros pulmones se ensanchen y se vacíen rítmicamente, que nuestro aparato digestivo haga lo que tiene que hacer y en general que nuestros procesos autoregulados se ejecuten. Adicionalmente tiene que filtrar el ruido del ambiente (entendido como el exceso de información) y permitir que nos enfoquemos en aquellos estímulos que nos resulten más útiles.

Imagínese que esto fuera así ¿Cuántas veces no habríamos escuchado frases como "es que estaba tan concentrado en la película que se le olvidó respirar y se murió"? Mentira, no las hubiéramos escuchado, hace mucho tiempo que hubiéramos fallecido todos.

10 comentarios:

Deya dijo...

Ujum. Totalmente de acuerdo con eso.
Tambien me ha pasado que he pospuesto un pedicure por meeeeeeses, me corto mis uñas yo solita pero los cayo siguen ahi...creciendo como monte. Y una se dice: Por lo menos la uñas estan corticas y lo cayos no se ven. Hasta que POR FIN te decides ir a que te arreglen los pies y dos kilos de cayos rallados mas tarde, la gran verdad te bofetea instantaneamente:
¨Soy una descuidada¨.

Igual, salgo de ahí (aunque con una vergüenza gradísima frente a mi pedicurista) contenta de que finalmente le di un cariñito a esas zonas olvidadas del cuerpo.

Pat dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pat dijo...

Procura que alguien te haga un masaje en los pies y te quedarás dormido. (por cierto, la primera frase del post me hizo gracia XD) Yo particularmente tomo los domingos para los cariños. Exfoliante, lima, cremas, lociones, y uñas lindas, termino durmiendo como una bebecita o al menos sintiéndome bastante relajada. :)

Domingo dijo...

deya: hola cómo estás? gracias por pasar y comentar. Yo no llego a tanto, yo me corto mis uñas yo mismo y no suelo mostrar mis pies por la calle... no sé, supongo que sería demasiado metrosexual (por ponerlo de alguna manera) jejejejeje

pat: A mi me gustan mucho los masajes de pies, creo que soy bueno dándolos. Me gustaría que Astrid me los diera más a menudo pero bueno... será seguir entrenándola.

Consuelo dijo...

Ja ja como es que enlazas una cosa con otra.... conchale siempre tus post me dejan pensando y bastante.

ja ja el corte de las uñas de los pies relacionado con la atencion selectiva...

Saludos... Gracias por tu paso.

Waiting for Godot dijo...

Es muy interesante. Un beso.

julio dijo...

imaginate esta mañana me corte las mias, siempre ando pendiente de ellas, en especial la de los pies, bien sabes lo importante que es tener los pies de la mejor manera, creo te dije que es mejor gastarse un significativo dinero en la compra de un par de zapatos, que en el resto de el vestuario,es decir o andas en puro pie o te montas en buenos zapatos. Lamentablemente en nuestro país no tenemos buena información acerca de las rutinas sencillas que deberiamos emprender a diario para que nos sintamos confortables en nuestra casa que es el cuerpo, así compramos zapatos por la apariencia y no por las bondades que nos puede ofrecer su diseño ergonómico y la aplicación de las nuevas tecnologias para que el pie, portador de las uñas, se sienta de lo mejor y desde él, el resto del cuerpo. Te cuento que hace ya muchos años empecé una rutina de caminar en el metropolitano parque, y sentia mucho dolor en mis pies y piernas, al principio pensé en lo obvio, bueno es mientras me adecuo, es la falta de ejercicios etc, pero al cabo de los días el dolor persistia y preferí indagar con un amigo que siempre sabe de todo, me dijo qué zapatos estas usando y yo orgulloso de gafo le dije, unos reeckboo creo que ese era el nombre de la marca, muestrámelo, y al solo mirar su apariencia me dijo que estaba sometiendo mis pies a una tortura, y entonces me explicó lo importante del zapato, además del cuidado de las uñas etc. etc. desde ese día ando con franelitas ovejita de 20.F y zapatos que al precio de ahora están por lo menos en 200F. Claro hay que estar seguro de la relación precio- beneficio- calidad, pues no siempre el primero es reflejo de las demás variables para preservar la salud de tus pies y con ello contribuir a la del resto del cuerpo. Finalmente es notorio lo descuidado que somos con nosotros mismos, es cuestión tal vez de no habernos educado para cuidar la casa por dentro, siempre por fuera, regularmente la fachada aunque los servicios estén haciendo push. Es parte de los compromisos que debemos hacernos con nustros coterraneos y en especial con los hijos, de aquellos que más o menos manejamos información relacionada. Yo he pasado por Yoga, Reiki, Taichi, Ciclismo, caminata etc., he leido libros sobre salud través del cuidado personal (preventiva) y aun así sigo descueidando la casa por dentro, imagínate si por aquí estamos así me supongo que en nuestroo entorno a lo menos está parecido.

Acerina dijo...

Caramba!!!! Interesante artículo!!!

Saludos & Bendiciones...

Domingo dijo...

consuelo: jejejeje es cierto, me gusta enlazar ideas disímiles. Me gusta eso de que te haga pensar. Saludos.

waiting: gracias por pasar. Es verdad, el cuerpo humano y su funcionamiento es siempre interesante.

julio: el cuerpo es nuestro templo. Las uñas, por insignificantes que parezcan son parte de él y debemos prestarle atención. Cultivar nuestra mente y nuestro espíritu es nuestra tarea.

acerina: gracias y bienvenida. Besos y bendiciones para ti.

marianne dijo...

Hoy estoy disfrutando de mi pabellón con baranda con estos posts...qué bueno pero a la vez qué risa la forma de escribirlo jajaja, yo soy adicta a estos placeres y nada como un buen masaje (sigue entrenando a tu esposita), me hiciste recordar a un amigo un poco "rústico" al hablar que decía " me acabo de cortar las uñas de los pies, ya calzo mi talla ota vez" jajaja. Gracias por tu comentario en mi blog, un abrazo seguimos leyéndonos.