lunes, 26 de noviembre de 2007

Misión Circo

Llegué de nuevo a Venezuela después de un par de semanas en las que no hubo cabida para paroxismo político alguno. Luego de compartir con mi hija y mi esposa tantas sensaciones nuevas y placenteras asociadas con mi recién estrenada paternidad, hube de volver para continuar atendiendo mis asuntos pendientes.

Si tuviera que describir lo que percibí ante mi arribo diría simplemente que me imaginé entrando en un gran recinto circense, una espectáculo criollo, más grande y fastuoso que cualquier otro que hubiera imaginado jamás.

Apenas crucé el puente internacional hacia San Antonio del Táchira vi asombrado como centenares de maromeros probaban sus reflejos y equilibrios cargando pesados paquetes en sus brazos y sobre sus hombros a la vez que esquivaban el pesado tráfico. Algunos, los más avezados, practicaban ejecutando intrépidos actos de equilibrio llevando inmensos objetos como neveras y lavadoras encima de bicicletas para llevarlos al vecino país.

Se ve que el negocio de show business endógeno está prosperando y no es de extrañarnos, en todas partes que me fijé pude ver incontables anuncios publicitarios invitando a un gran acto que se llevará a cabo en unos días apenas. Incluso en la radio escuché numerosas cuñas invitando a la gente a participar.

No faltaron en el camino algunos grupos de happenings, quienes acompañados por artistas urbanos, ejercitaron sus habilidades entregando panfletos y dibujando en los parabrisas de los carros enigmáticos mensajes monosílabos.

En el trayecto de vuelta me deleité con algunos actos de pura bizarría automovilística, en los que temerarios choferes, pasando a algún pesado camión u otro rezagado del camino, conducían en contravía casi hasta chocar con otro vehículo que circulaba en sentido contrario, momento en el que magistral e inesperadamente volvían a tomar el canal derecho. Yo mismo fui partícipe de uno de estas manifestaciones de arrojo al volante, y aunque me asusté sabía que todo iba a salir bien al final porque, claro, son acrobacias ejecutadas por expertos que por supuesto no deben ser imitadas en casa y mucho menos por los niños.

Ya en la tranquilidad del hogar me puse cómodo y encendí el televisor. Quería disfrutar de algunas de las rutinas bufas que ya conocía de oídas, como el sketch ese en la que una diputada, un periodista y la esposa de éste se encaraban los unos a otros al mejor estilo de Los Tres Chiflados. ¡Como me pude reir con las divertidas ocurrencias de esos tres personajes!

Aprovechando el buen humor que reinaba en el ambiente mi mamá me dijo:
- Sabes que secuestraron a la hija de Norys.
- ¿Norys quién? - pregunté yo.
- De Norys Jaimes, la Alcaldesa de Cárdenas.
- ¿En serio? Que chimbo - Le respondí con curiosidad, aunque sin una pena excesiva - ¿Y qué edad tenía la chama?
- 19 añitos.
- Deberían inventarse un acuerdo humanitario... jejeje
Y tras decir esto no pudimos evitar reirnos a placer pensando en esa otro acto de comedia que justo se estaba llevando a cabo, en la que unos augustos disfrazados de presidentes jugaban a ver quien hacía sentir al otro más indigno de su mandato.

Después vi algunas otras presentaciones de gente jugando con candela y haciendo piruetas en las calles pero ya era tarde. Decidí que ya era suficiente por un día así que apagué el televisor y fui a tomar un baño.

Esa noche tuve una revelación: Venezuela es ya, sin esforzarse demasiado, una potencia mundial del circo. Nos hace falta un poquito de organización, es cierto, pero no creo que sea un impedimento insalvable porque estoy fervientemente convencido de las capacidades creadoras del pueblo venezolano. Es por ello que propongo por este medio público y notorio contactar a los Valentinos o a los Hermanos Gasca para vuelvan al país, pero esta vez en calidad de asesores ministeriales y que nos orienten en la creación de la que habrá de ser la más grandiosa y exitosa de todas las misiones del Estado: La Misión Circo.

PS. Poniéndole un poco de seriedad a la cosa. Vamos a votar el domingo que viene. Infórmate bien y ejerce tu derecho, después no te quejes cuando en verdad implanten la Misión Circo.

3 comentarios:

julio dijo...

Quién dijo circo
Caracas-Mediante un comunicado publicado en Internet http://www.abpnoticias.com Iván Márquez, Integrante del Secretariado de las FARC-EP calificó de muy miserable la actitud del presidente colombiano Álvaro Uribe al suspender la mediación humanitaria del Presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba, cuando era la única esperanza para lograr el canje de prisioneros en Colombia. “Al apagar la luz que se había encendido dejó su alma pintada, la locura de su cerril intransigencia y su indolente desprecio por el canje humanitario. Todos debemos sentir vergüenza frente al grosero desaire de Uribe contra un Presidente amigo, que lleva a Colombia metida en su corazón y siente profundo afecto por nuestro pueblo” sostiene el líder fariano.

Según Márquez cuando la batalla humanitaria de Chávez estaba a punto de arrojar los primeros resultados, un delirante Uribe la consideró amenaza para la soberanía de Colombia, para su política de seguridad inversionista, y un espacio para la diplomacia guerrillera, que al parecer mortifica hasta lo indecible su incontrovertible ego de führer tropical. Agregó: “Quién dijo que una guerrilla bolivariana como las FARC se va a dejar amordazar por un gobierno cuestionado e ilegítimo, mafioso y paramilitar como el de Bogotá”.

Adjuntamos el texto completo del comunicado del lider de las FARC, Ivan Marquez:

Noviembre 26 de 2007

Que no se apague la luz del canje
Por: Iván Márquez/Integrante del Secretariado de las FARC-EP

Iván Márquez de las FARC, el Presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba en Miraflores

MISERABLE, muy miserable la actitud de Uribe al suspender la mediación humanitaria del Presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba, cuando era la única esperanza para lograr el canje de prisioneros en Colombia.

Al apagar la luz que se había encendido dejó su alma pintada, la locura de su cerril intransigencia y su indolente desprecio por el canje humanitario. Todos debemos sentir vergüenza frente al grosero desaire de Uribe contra un Presidente amigo, que lleva a Colombia metida en su corazón y siente profundo afecto por nuestro pueblo.

Cuando la batalla humanitaria de Chávez estaba a punto de arrojar los primeros resultados, un delirante Uribe la consideró amenaza para la soberanía de Colombia, para su política de seguridad inversionista, y un espacio para la diplomacia guerrillera, que al parecer mortifica hasta lo indecible su incontrovertible ego de führer tropical.

Un saludo deferente a un general no es ninguna amenaza a la soberanía como sí lo es la dependencia y la subordinación de toda la cúpula militar colombiana al Comando Sur del ejército de los Estados Unidos. Nada atenta más contra la nación que la colonial política de seguridad inversionista, que no democrática, porque está concebida sólo para reprimir al pueblo y favorecer las ganancias de las trasnacionales. Y por otra parte, quién dijo que una guerrilla bolivariana como las FARC se va a dejar amordazar por un gobierno cuestionado e ilegítimo, mafioso y paramilitar como el de Bogotá.

Ignoramos qué le hizo creer a Uribe que sería más eficaz el sinuoso como intrigante comisionado Restrepo que una intermediación con toda la solvencia moral y el prestigio que caracterizan al Presidente Chávez y a la senadora Córdoba.

Pero para ser justos, y es deber reconocerlo, Restrepo y su jefe inmediato sí son buenos negociadores… pero con los narco paramilitares. Les aceptan todo. Por ellos son capaces de cualquier cosa, hasta de purificarlos como altruistas luchadores políticos, o socavar la autoridad institucional de la Corte Suprema de Justicia, como ya lo han hecho en reiteradas oportunidades.

Sin descartar eventualidades, no es promisorio el horizonte futuro. Uribe es el enemigo público número uno del canje humanitario. Atravesó como mulas muertas en el camino sus absurdos inamovibles. Extraditó guerrilleros a los Estados Unidos… Si no pudo con el canje, qué va a poder con la paz. Para que haya canje y haya paz requerimos de un nuevo gobierno verdaderamente democrático, fundado en la soberanía del pueblo y en la justicia social. Todos debemos trabajar por esa perspectiva.

Al Presidente Chávez y a Piedad Córdoba, mil gracias por esa dinámica arrolladora que desataron por el canje y la paz de Colombia; por habernos escuchado con respeto y sugerido caminos. Algo nos dice que su esfuerzo no será en vano. A los familiares y allegados de los prisioneros de las partes contendientes, nuestro llamado a persistir. Que no se apague la luz del canje. Encontraremos una salida.

G'Fax dijo...

Más importante que ir a votar el 2D es ir a defender el voto el 3D. Es entonces cuando se va a decidir realmente el asunto.

Saludos.

Domingo dijo...

julio: es cierto, la política de todos nuestros países es, por su misma naturaleza, bastante cómica. Sólo cambian un poco los guiones y los actores pero todos trabajan bajo los mismos principios.

g'fax: Yo fui testigo de mesa en las elecciones del 3D y los conteos y auditoría tranquilizaron a todos los grupos presentes cuyos estados anímicos estaban bastante caldeados. Creo que es buena idea que la gente supervise el proceso electoral y los resultados, por supuesto.