sábado, 1 de diciembre de 2007

Honor y privilegio

Constantemente he recalcado la importancia que tiene la música para mi y para mi familia. Se puede decir que somos una familia inspirada en la música. También he dicho que por medio de la música he hecho grandes amigos e incluso he escuchado la música que se oye en el más allá. El componente genético de esta inquietud es indudable, especialmente por la rama paterna.
Siempre hubo un piano en mi casa, e incluso hubo en una oportunidad una hermosa pianola de estilo antiguo, con candelabros y todo. Ignoro a donde fue a parar. Mi papá se sentaba en frente al teclado y creaba sus valses y merengues, y a veces agarraba vuelo e improvisaba intrincadas cadencias y arpegios. También tenía una armónica de cuatro tonalidades, parecida a una mazorca de maíz, y con ella igualmente creaba sus propias composiciones acompañado por mi en el cuatro.
En mi adolescencia y junto con mis hermanas Adriana y Belkys, cursé estudios musicales en el Conservatorio de Música de Aragua, específicamente piano y teoría y solfeo, aunque la fiebre me duró solo un año. Solo Belkys continuó sus estudios de piano, creo que por tres años. Paralelamente, Adriana y yo recibíamos clases particulares de cuatro, y Belkys de guitarra. Las lecciones del Profesor Castillo, a quien llamábamos guitarrón, eran aburridas y no lo tomábamos muy en serio.
Más bien nos valíamos de lo que en el argot musical se llama guataca. La guataca es la facilidad innata de sentir, comprender e interpretar la música. Significa el ser capaz de sentarse en un piano o tomar cualquier instrumento y, de oído, poder reproducir en forma medianamente aceptable alguna melodía. En mi caso así ocurrió con el cuatro, la guitarra, el piano y algunos instrumentos de percusión.
Todos mis hermanos mayores por parte de mi papá tocan piano, y ninguno de ellos realizó estudios musicales. Uno de ellos, Jesús, conocido en el medio musical maracayero como El Pepas Martínez, de hecho se gana la vida como pianista y es también capaz de tocar cuatro, guitarra, arpa y percusiones varias. En una época tuvo a la vez agrupaciones de salsa, rock`roll y música criolla.
Mi sobrino Domingo ha demostrado su gran capacidad de creación musical. Si bien utiliza sofisticada tecnología musical, esta no serviría de nada si no contara con un refinadísimo oído rítmico y melódico.
Mis hermanas Adriana y Belkys incursionaron en el canto coral y formaron parte de la Coral Filarmónica de Aragua. Con esta agrupación hicieron presentaciones en varias ciudades del país, e incluso viajaron a Ecuador y Colombia.
En una oportunidad y quizás por obra de algún burócrata sin sensibilidad artística, la coral se quedó sin local para ensayar. Esto representó un gran problema por lo apretada de la agenda y por los numerosos integrantes. En vista de esto, mi papá ofreció nuestra casa como sitio de ensayo porque había espacio suficiente para todo el gentío, y porque creo que disfrutaba escuchando de primera fuente todas esas interpretaciones. Le gustaba escuchar El Mesías de Haendel, y en especial el Aleluya. Todos quedábamos electrizados con esta pieza. Habitualmente, el Aleluya se escucha de pie, como si fuera un himno. Esta costumbre surgió cuando, durante su estreno en 1742, el rey Jorge I de Inglaterra se puso de pie al escuchar los primeros compases, quizás emocionado por la fuerza de la interpretación.
Por varios meses ensayó la coral en la casa, y los que no formábamos parte de ella ya nos habíamos aprendido algunas de las melodías, y constantemente las tarareábamos. Todavía recuerdo a algunos de los integrantes: El director Igor Lanz, las hermanas Pineda, los hermanos Peralta, Sergio My Lord, y William Alvarado, quien posteriormente se convirtió en un destacado tenor solista.
Finalmente, la coral consiguió una nueva sede. Durante una presentación, en el marco de la celebración de un nuevo aniversario, los directivos de la Coral Filarmónica de Aragua le entregaron a mi papá una placa honorífica en agradecimiento a su gesto solidario. Días después, se presentó en mi casa el mismísimo Maestro José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles. Lo acompañaban los hermanos gemelos Pablo y Andrés Herrera, destacados interpretes del cello y la viola, actualmente dedicados a la docencia musical.
Tambien traían estos músicos su homenaje y agradecimiento a la familia Martínez. Así pues, nos regalaron el honor y el privilegio de un pequeño concierto privado, interpretando varias piezas en formato de trio de cámara.
La ocasión fue inolvidable y confirmó mi teoría de que la exaltación de la música solo trae buenas cosas y buena vibra.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias hermano por esas hermosas remembranzas que realmente nos cubren de "honor y privilegio", pues en su momento lo vivimos con alegria pero nunca imaginabamos la trascendencia de los personajes.Desde el bisabuelo Paulino que tocaba el violin a las damas antañonas del S.XIX, pasando por las cybermelodias de Domingo y los guateques del Pepas en Maracay y de Ñanita con su Cubaneo en Portland, no podemos negar que llevamos la musica en la sangre. Preparense que viene Camila....
Los quiere, Tama

nanita dijo...

Oye Pedro!
Gracias por tus comentarios. Que gratos recuerdos... que cosa tan rica, y que casa tan loca!
Se que mi apreciación por la música clásica, viene de tantas cosas ricas que escuchábamos en la casa. Aprendí a tararear sinfonías, conciertos de pianos, guarachas, boleros, musica colombiana, joropos, onda nueva, entre otros ritmos sin darme cuenta, de solo oirlos en la casa. Si, de ahí nació mi pasión. Mi pasion no solo fue por la música clásica, sino también por muchisimas otras variedades; incluyendo las electronicas que tu escuchabas y que ha veces me llevaban a un transe incomprensivo y me hacian crear danzas subrealistas por toda la casa. Algunas melodias de Nintendo me producen un efecto similar.

También me acuerdo de los conciertos de bandas militares que tocaban en los monópteros de la Plaza Bolívar de Maracay. Creo que inclusive una de estas bandas toco música que compuso mi papi.
Hermano con respecto a nuestra participacion en la filarmonica, esa fue una experiencia muy rica para mi que tambien genero unos grandes lazos de amistad. A pesar que no tener una voz maravillosa, todavia me encanta sacar esos gallos al aire. Aquí en Portland gracias a una amiga especial venezolana, estuve cantando por ocho anos música afrocubana de la tradicon Yuruba con un grupo percusionista femenino llamado The Mambo Queens. Tuvimos la oportunidad de presentarnos en muchos eventos, en parques, festivales, restaurantes, hasta en la mas prestigiosa sala de conciertos de Portland. Tambien abrimos la primera marcha que se realizo en esta ciudad en contra de la guerra de Irak y la gente marcho al compás del bombo, campanas y comparsas. En otra oportunidad, tuvimos el honor de abrir el festival de percusion que se realiza todos los anos en Seattle, Washington. Muy lindas experiencias...
Por ahora siempre en busca de oportunidades para cantar, me encuetro incursionando en el campo de la salsa como parte del coro de un grupo local. Tama en su visita tuvo la oportunidad de bailar al son de su hermana cantando en un club. A pesar que he cantado ya un par de veces con ellos, no pertenezco todavia al grupo. Por ahora solo estoy asistiendo a los ensayos de esta banda llamada Cubaneo, la cual gano aquí el lugar de la mejor grupo de salsa el ano pasado.

Por ultimo quiero compartir una memoria musical. Cuando estuve en Venezuela la navidad pasada y lleve a una amiga de aquí, ella se llevo un recuerdo, que para ella fue uno de los mas bellos regalos. Estando de visita en San Cristobal paseandola por ahi por esos paisajes bellos andinos con mi familia, mi amiga hizo una grabacion en su teléfono celular de nosotros cantando a coro mientras viajabamos en familia. Tradición muy comun de nosotros y nuestros padres que al viajar, para hacer los paseos mas divertidos acostumbrabamos cantar a coro, algunas veces intercambiando las letras y las melodias unas con otras para no repetir las mismas canciones. Afortunadamente el hecho de que mi preciosa hermana Belkys haya transpasado esta tradicion a sus hijos le dio la oportunidad a mi amiga para que se llevara lo que ella considero como una cálida impresión de armonia familir. De regreso en Portland, compartia con todo el mundo: listen to this treasure, is Adriana's family.

Hermano te prometo que no compartire las letras de las canciones que creamos cuando estábamos chiquitos. Ya seria tema para otro post, ja!

Besos miles,

nanita

BerlinerSchatz dijo...

Hola! Han sido seleccionados para que formen parte del grupo de lectores de mi blog. Es un experimento... Psicoterapia colectiva a través de Internet. Gracias!

G'Fax dijo...

Queda demostrado que una institución no es el edificio, sino sus ocupantes. Una bella experiencia.

Saludos.

Waiting for Godot dijo...

WOW! Eso si que es una familia musical y lo demás es cuento. Besos.

Domingo dijo...

Nelín, que estilo la vena musical que nos corre.... gracias por tus palabras y saludos a los otros miembros de la familia telerín que han comentado por acá.

Anónimo dijo...

Nelin ……..!
Excelente Post…………..!

Recuerdo por allá por el año 1973 o algo así..,
uuuuuuuuuuuuuuuf, creo que estoy perdiendo al exactitud de algunas fechas,
Cuando Ñanita me regaló un disco de Paul McCartney & Wings - Wild Life, junto una caricatura mía de su propia mano (espectacular), la mayoría de los Martínez Borges tocaban el piano, pero lo mejor eran las reuniones que hacían y donde varios tocaban Guitarra, Piano, Cuatro y otros instrumentos, tanto los de la casa como visitantes. Vi y escuche como tocaban esta pieza, que reuniones tan buenas..
Les dejo algunos enlaces.
Saludos.
CEMM

http://www.youtube.com/watch?v=dtTTZ3hJSgE

http://www.youtube.com/watch?v=fCKxpatQG0w

http://www.connollyco.com/discography/paul_mccartney/wild.html

nel dijo...

Tama y Ñana: Esos recuerdos perdurarán y esa música seguirá fluyendo.
Besos y abrazos.

g`fax:Saludos y gracias por la visita.

Waiting for godot:Familia que escucha música unida, jamás será vencida.
Salud

Epale Domingo: ¿Cómo está la familia? ¿Cuando vienen porai?
Salud

Charles: La musica nos une desde hace tiempo. Algun día relataré mis experiencias como rockero aficionado, en Maracay y en Mérida.
Salud