sábado, 1 de diciembre de 2007

Servicio público de la lengua: De lo pírrico

Continuando con las reflexiones breves de palabras castellanas cuyo origen involucra algún elemento histórico de la antigua Grecia, me permito escribir algunas líneas sobre el término "pírrico(a)" que ha estado en boca de muchos compatriotas a partir las particulares circunstancias políticas que atraviesa nuestro país.

Pirro fue rey de la provincia griega de Epiro (ubicada en el noroccidente de la actual nación) en el siglo III ac. Su nombre se ha hecho famoso hasta nuestros días por las batallas que sostuvo contra los romanos en las batallas de Heraclea y Ásculo, las que ganó pero a costa del fallecimiento de una buena parte de sus tropas y algunos de sus mejores oficiales. Luego de la victoria, cuando alguien se acercó a felicitarlo éste le respondió con una famosa frase que reza más o menos así: "Otra victoria como ésta y estoy perdido".

Fue a partir de este episodio de donde surgieron las acepciones de la palabra pírrico que recoge el diccionario de la Real Academia Española de la lengua:
pírrico1, ca.
(Del gr. Πυρρικoς, de Πυρρoς, Pirro, rey de Epiro).

1. adj. Dicho de un triunfo o de una victoria: Obtenidos con más daño del vencedor que del vencido.

2. adj. Conseguido con mucho trabajo o por un margen muy pequeño. Triunfo pírrico del Partido Conservador.

3. adj. De poco valor o insuficiente, especialmente en proporción al esfuerzo realizado. Recibieron una cantidad pírrica por su trabajo.
Gracias a los "chuniors" que abundan en la escena pública nacional, el adjetivo "pírrico" se ha puesto de moda adquiriendo algunos significados distorsionados. Leemos y escuchamos expresiones como: "cuentan con una mayoría pírrica" o "esa fue una marcha pírrica", cuando lo que seguramente se quiso decir fue "cuentan con una mayoría mísera" y "esa fue una marcha insignificante".

Nuestra rica lengua cuenta con adjetivos de sobra para referirse a lo que es escaso, que dependiendo del contexto incluyen: "Mísero", "minúsculo", "modesto", "reducido", "pobre", "irrisorio", "diminuto", "pequeño", "desdeñable", "exiguo", "ínfimo", "insustancial", "inapreciable", "ridículo"...

En un contexto más coloquial puede se pueden emplear:
"pichiruchi", y las muy venezolanas "piche" y "pedazo de..." en cuyo caso tendríamos: "cuentan con una pedazo de mayoría" y "esa fue una piche marcha".

6 comentarios:

Mariale divagando dijo...

Los chuniors...

Se les ocurre cada cosa...

ObservadorSolitario dijo...

Excelente apunte acerca de la palabra pírrico(a), el vocabulario castellano es muy rico y a pesar de todo solo usamos un 25% y solo conocemos el significado cerca de un 20% del total.

Esta palabra se escucha mucho en el ambiente militar y sobretodo en oficiales, pero muchos no son muy amigos del diccionario y pocos preguntan, matando la iniciativa humana de tajo: "la curiosidad".

Gracias por leer mi "post"

Exitos!

G'Fax dijo...

Apoyo la idea del servicio público de la lengua. Hace falta.

En otro orden de ideas, menos mal que fue pírrica, porque de otro modo aún estaría buscando un cirujano que le sacara el librito rojo del intestino. Y hago notar que aún lo estaría buscando porque hasta ahora todos le han dicho que NO, je, je.

Saludos.

nel dijo...

Me permito contribuir con la palabra MAJUNCHE.
SAlud

Waiting for Godot dijo...

Le agarré manía a la palabra, que mal. Besos.

Domingo dijo...

mariale: y qué serían nuestros aburridos días sin ellos?

observadorsolitario: gracias a ti por pasar y comentar...

g'fax: nuestra lengua es hermosa y nosotros quienes nos entusiasmamos por ella estamos llamado a aportar aunque sea un poquito por difundirla. Sobre lo otro, la idea de lo pírrico estriba en que es muy poca cosa para lo luchado. Incluso en la segunda acepción que recoge el RAE. En el caso de la votación pasada nos enfrentamos a un escenario de "todo o nada" así que, a pesar del escaso margen de los resultados, estos no fueron nada desdeñables.

nel: majunche! excelente aporte

waiting: nunca es tarde para agarrar manías por otras palabras... besos a ti.