viernes, 25 de enero de 2008

Valga la redundancia

Cuando uno escucha la palabra "redundancia" puede que lo primero que le venga a la mente es alguien diciendo cosas como "vaya y suba para arriba", "métase la camisa por dentro" o "los animadores animaron la reunión".

Sí, estos son ejemplos de redundancia al hablar y no suenan nada bien, pero el concepto de redundancia va mucho más allá. Me quedé pensando en ello luego del último escrito que publiqué en este blog hace unos días. Nuevamente ahondé en el tema de las consecuencias del tráfico vehicular, asunto sobre el cual ya había escrito en diversas ocasiones. Es cierto que el enfoque de las publicaciones no fue el mismo en todos los casos, pero sí la intencionalidad y en cierta medida sus conclusiones.

Fui redundante en el mensaje. O lo que es igual, fui reiterativo, repetitivo.

La redundancia como recurso comunicacional sumamente útil en determinadas circunstancias. Ya conocía sobre él a partir de mis estudios en el área del manejo y sistematización de la información. Fue así como se me ocurrió escribir un post al respecto, tratando de poner énfasis en la forma en como hacemos uso del concepto en nuestra vida diaria.

I. La wikipedia provee dos definiciones para redundancia referidos a campos distintos aunque relacionados, la primera de ellas referida al ámbito de las comunicaciones:
Uso técnico Factor de la comunicación que consiste en intensificar y repetir la información contenida en el mensaje a fin de que el factor de la comunicación ruido no provoque una pérdida fundamental de información.
No nos damos cuenta, pero apelamos todo el tiempo a la redundancia para garantizar que los mensajes que queremos transmitir lleguen adecuadamente al receptor. Claro, esto no es gratis, para ganar mayor eficacia, sacrificamos algo de eficiencia, lo que se traduce en máyor número de palabras, más tinta, más intensidad de sonido y en términos generales, más energía.

Veamos algunos ejemplos:
  • Cuando alguien toca la puerta siempre golpea varias veces, aunque un solo golpe podría ser escuchado. Los golpes de más son redundantes.
  • Cuando llenamos una planilla bancaria, tenemos que escribir los montos en cifras (subtotales y total) y en letras. Esta repetición de cifras es redundante.
  • Los documentos legales son sumamente redundantes. Repiten fechas, fórmulas, nombres y cifras a lo largo de todo el escrito.
  • El USO DE MAYÚSCULAS, es una forma de redundancia que busca llamar la atención de ciertos fragmentos de un texto (aunque dentro de los códigos de la netiqueta esto significa que se está gritando).
  • Cuando queremos deletrear una palabra por teléfono solemos decir: "eme de mamá, a de azúcar, ce de carro, e de elefante". En teoría sólo tendríamos que decir "eme - a - ce - e".
En todos los casos el fin es siempre el mismo: que el mensaje llegue de forma clara y precisa, bien sea que se sepa de nuestra presencia en la puerta o que retiremos de una cuenta la cantidad exacta.

II. La otra definición que aparece en la Wikipedia se refiere al uso de la redundancia en la lengua cotidiana:
Uso en la lengua En el lenguaje constituye una forma de asegurar la transmisión y de establecer concordancias entre los elementos lingüísticos en los niveles morfosintácticos, léxico-semánticos y fónicos. En los lenguajes literarios es especialmente elevada a fin de asegurar la perdurabilidad del mensaje y la impresión en la memoria y la imaginación merced al placer estético que ocasiona. Se encuentra especialmente en el refranero, el lenguaje publicitario y en la literatura de sesgo tradicional.
Todos los idiomas tienen algún nivel de redundancia que es parte intrínseca de su estructura. Gramaticalmente, el idioma castellano lo es mucho más que el inglés, por poner un ejemplo. Evaluando algunas frases sencillas podemos demostrar la anterior aseveración:
El muchacho bonito
Las muchachas bonitas

Mientras que la primera frase corresponde a la tercera persona singular masculina, la segunda corresponde a la tercera persona plural femenina. Fíjese como las tres palabras de la frase: el artículo (las), el sustantivo (muchachas) y el adjetivo (bonitas) cambia su terminación para reflejar el cambio de persona gramatical (se añade el sufijo as).

Ahora las mismas frases pero en inglés:
The pretty boy
The pretty girls

Lo único que cambia es el sustantivo y esto es suficiente para hacernos una idea del número de personas, su sexo y la característica descrita.

Otro ejemplo de redundancia en el castellano lo constituyen ciertas dobles negaciones. Por ejemplo la frase:
Ellos no saben nada

Puede traducirse perfectamente al inglés:
They know nothing (Ellos saben nada)

Aunque para ser justos, también pudiera traducirse como "They do not know anything" que es también redundante por el uso del verbo auxiliar "do".

III. En los sistemas industriales e informáticos la redundancia es vital para contrarrestar contingencias. Mecanismos auxiliares de provisión de energía y respaldos de información son dos situaciones en las que asignamos recursos de más que en circunstancias normales no harían falta pero que garantizan el funcionamiento del sistema si los componentes básicos llegaran a fallar.

Las interfaces de aplicaciones de software suelen ser bastante redundantes para facilitar la interacción de la máquina con el usuario. Ponga el ejemplo de Microsoft Word, podemos pegar un trozo de texto en el documento utilizando la barra de menús en la parte superior, la opción pegar que aparece en el menú contextual al hacer clic derecho, empleando el atajo control+v o inclusive haciendo clic a uno de los íconos del visor del portapapeles.

Para culminar, podemos señalar que algunos motores de búsqueda se valen de la redundancia para mostrar los resultados de las consultas en las pantallas. Google emplea algoritmos que miden el número y la calidad de enlaces que apuntan a un sitio web (redundancia de enlaces) y así otorgarle cierto puntaje llamado PageRank. Mientras más alto sea el PageRank de un sitio, más arriba aparecerá el mismo cada vez que una persona haga una búsqueda en Google.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

muy buena la extensa explicación de la redundancia, que en muchos casos es necesariamente redundante y muy clara.

Domingo dijo...

Gracias por el comentario Rodrigo, y tienes razón, después de que lo releí con calma me di cuenta de que había muchas redundancias. Eso es lo que pasa cuando escribes y publicas apurado y las ideas se te atropeyan.

Por ahí le di una pulidita. Saludos.