miércoles, 13 de febrero de 2008

Andreas Vollenweider y la hora gris de Camila

Si algo aprende uno cuando es padre por primera vez es que los bebés lloran por todo: Si se despiertan, si quieren dormir, si tienen calor, si tienen frío, si tienen hambre, si están fastidiados de andar mucho rato en una posición, si se sienten solos y quieren atención, si les duele algo... en fin, practicamente por cualquier cosa.

La naturaleza es bastante sabia en este sentido, el llanto de los niños es su manera de comunicarse con los adultos y nuestro cerebro está diseñado de tal forma que cuando lo escuchamos querramos correr a ver que es lo que tiene el pequeño y tratar de calmarlo. Es por eso que resulta tan frustrante que al final de la tarde los bebés empiecen a llorar desconsoladamente, aparentemente por ningún motivo en particular. La hora gris le llaman a este fenómeno y parece ser el resultado de cierto estrés neo-natal (sí, tan chiquitos y ya vienen estresados).

Camila no escapa a la regla, por ahí a las siete de la noche empieza a sentirse inquieta y nosotros sabemos lo que viene, una pataleta incontrolable que le dura de 30 a 40 minutos corridos...

... hasta hoy.

A Astrid se le ocurrió la brillantísima idea de poner el disco Down to the Moon del arpista y compositor Suizo Andreas Vollenweider y empezó a bailar con ella en brazos. El resultado bien podría calificarse de mágico, aunque quizás no sea de extrañar, siendo que la música de Vollenweider es tan rica en sonidos y melodías relajantes.

Aunque no le suene el nombre lo cierto es que Vollenweider es un músico de amplia trayectoria. No sólo toca el arpa (la suya es un arpa eléctrica personalizada a la que ha llamado "moon harp") sino una variedad de instrumentos provenientes de todas partes del mundo con los que crea temas instrumentales muy melódicos que entrarían dentro de los géneros del New Age o World Music. Algunos de sus colaboradores en el pasado incluyen a artistas de la talla de Bobby McFerrin, Luciano Pavaroti, Milton Nascimento y Ladysmith Black Mambazo.

Yo poseo varios de sus discos incluyendo Book of Roses, White Winds y Kryptos, aunque mi favorito es quizás Down to the Moon y mucho más ahora que ha ayudado a equilibrar de nuevo la tranquilidad vespertina de la familia.

8 comentarios:

Mariale divagando dijo...

Pues que bueno que encontraron ese calmante mágico!!

Juan RRR dijo...

Tengo un amigo que hace lo mismo pero con Julieta Venegas, Limón y sal parece que es mágico (en su caso)

Total, mientras no sea raegetton ;)

nel dijo...

La música de Vollenweider es especialmente relajante. No es de extrañar que Camila calme sus pataletas, incluso es posible que esté analizando las ricas sonoridades de esa música. Me gustan mucho White Winds, Down to the Moon, Dancing with the Lion y Book of Roses.
Bendiciones a Camila, Astrid y Domingo.
Salud

Vajradhara dijo...

Que fino poder saber de ti y de tu familia por medio de tus cuentos.
Un fuerte abrazo de alemania y que sigas descubriendo cosas nuevas.

cesar dijo...

¿Cuanto tiempo tiene Camila?

G'Fax dijo...

Es interesante, los padres aprenden a reconoder el tipo de llanto. Diferencian cuando es sueño, hambre, aburrimiento, calor, frío e incluso malcriadez, pero es la primera vez que oigo hablar de llanto por necesitar cultura. Esa niña tiene más futuro que todos nosotros juntos.

Saludos.

Domingo dijo...

mariale: sí, fue un gran hallazgo!

juan rrr: tienes razón, no creo que una dosis de perreo y sandungueo sea precisamente la mejor forma de relax.

nel: por ahí tengo una musiquita bien chévere que quiero compartir contigo. Saludos.

vajradhara: y que bien primo que tú estés pendiente de nosotros. Un abrazo para ti.

cesar: Tiene tres meses. Saludos

g'Fax: Yo también creo. Nos va a sacar una morena a todos...

Anónimo dijo...

Tia Tama dijo...La bendición para esa hermosa familia, me encantaria visitarlos en un futuro... Alguna música para relajación (para padres e hijos): Albinoni: Adagio. Barber:Adagio. Bach J.S.:Sinfonias en D y C; Sinfonia en G; Op. 6 Nº 6; Coral Preludio en A; Preludio y Fuga en G; Fantasia en G; Trio en d minor; Variaciones, Canónigas y Toccata. Bach C.P: Sinf. Nº 2 para Orq. de cuerdas. Beethoven: Concierto para violin en D. Brahmsaaaaa. Conc. para violin en D, Op. 77. Hândel: Con. para organo y orq.; La musica de Agua; Concerti Grosso, Op. 3, Nº 1, 2 3 5. Kitaro: Silk Road. Kobialka: Dream Passage; Fragances of a Dream. Rameau: Piezas para clavecín Nº 1,5. Vivaldi: El Invierno de las 4 Estaciones. Winston: December. Schwakie: You are the Ocean; Heaven on Earth. Prueben algunas de estas opciones y me avisas. Besos