martes, 25 de marzo de 2008

Rascarse los ojos: Psicodelia sin alucinógenos

Cuando estaba chamo aprendí que si me frotaba los ojos durante un rato manteniéndolos cerrados se formaba en mi mente la imagen de una gran bola anaranjada y amarilla pulsante, como de fuego, de forma irregular y con un agujero oscuro en el centro. Esta bola luminosa estaba surcada por rayos en movimiento, una tormenta electrica en miniatura de matices vivos arropada por oleadas de colores vibrantes, a manera de un mandala fractal. A veces había un apagón repentino y de entre la bruma surgían las chispitas brillantes de un espectáculo pirotécnico. Otras veces el espectáculo cambiaba y me encontraba en una nebulosa, en un rincón alejado del universo.

Me divertía mucho concentrándome en estas sucesiones cromáticas hasta que la vista se tornaba oscura de nuevo.

Un efecto secundario del juego, igualmente curioso y entretenido era que cuando abría los ojos de nuevo veía todo en colores saturados, en particular la franja de los tonos más claros, lo que hacía parecer el mundo como esos videos musicales psicodélicos de los setenta.

Siempre supuse que no era a mi la única persona a quien le pasaba, pero sólo hasta hace poco aprendí que lo que veía correspondía a ciertos efectos visuales denominados fosfenos.
Fosfenos es un fenómeno entóptico, caracterizado por la sensación de ver manchas luminosas, causada por la estimulación mecánica, eléctrica o magnética de la retina o corteza visual. Un ejemplo de fosfeno son los patrones luminosos que se ven al frotar los párpados con bastante presión.
Los fosfenos son los responsables de las estrellitas que uno ve cuando uno se para de demasiado rápido o antes de que alguien se desmaye (o cuando un personaje de comiquita se da un golpe en la cabeza). Las personas que se encuentran bajo los efectos del alcohol o de drogas psicotrópicas o que han estado sometidas a largos períodos de oscuridad o meditación intensa también han reportado la observación de fosfenos.

Así que ya sabe, cuando sienta deseos de dar un viaje místico y no tenga peyote a la mano rásquese bastante los ojos, de seguro se divertirá un rato.

Eso sí, lávase bien las manos primero.

---
PS. Una lectura super interesante y muy completa sobre los fosfenos por Suzanne Carr (en inglés)
http://www.oubliette.zetnet.co.uk/Three.html

3 comentarios:

nel dijo...

Cuando estornudo veo lucecitas blancas que me dan vueltas en ambos ojos, como ver microbios al microscópio. A veces las luces son violeta.
Salud

Waiting for Godot dijo...

Jajaja, en serio qué cómico y uno de niño que no tiene oficio todo lo que hace no? Besos.

antesdelunes dijo...

nel: Se trata del mismo fenómeno. A mí me pasa cuando estoy sentado y me levanto de golpe.

waiting: no tienes idea... jejejeje Un besote