viernes, 11 de abril de 2008

Aprobación del TLC: Cuestión de compinchería

compinche.
(De com- y pinche).
1. com. coloq. Amigo, camarada.
2. com. coloq. amigote.

Acá en Colombia uno de los temas del momento es la pugna por la activación del TLC entre Colombia y EEUU, desde que el presidente Bush tomara la decisión de precipitar la aprobación (o reprobación) del acuerdo comercial bilateral por la vía del llamado fast track. Algunos de los desarrollos recientes de todo este conflicto incluyen la dimisión de Mark Penn como jefe de campaña de la aspirante presidencial Hillary Clinton, quien de paso estuvo trabajando como cabildero para el gobierno colombiano a favor de la aprobación del TLC y la tángana política que se ha armado entre la bancada demócrata, partido que posee mayoría en ambas cámaras del congreso estadounidense, y el gobierno federal de ese país.

Este asunto promete en convertirse en un culebrón más o menos largo del que tratarán de sacar provecho electoral los dos principales partidos políticos norteamericanos, por lo que seguramente la batalla por el TLC continuará en boca de muchos en los días por venir.

Yo particularmente no entiendo para qué el gobierno colombiano quiere que se apruebe el TLC dadas las circunstancias que arropan esta materia... Bueno, la verdad es que sí entiendo pero igual me queda la duda. Comparto con ustedes algunos datos para que vean a qué me refiero.


El TLC no representará un acceso significativo de nuevos productos colombianos en el mercado estadounidense pero en cambio sí representará un acceso significativo de nuevos productos estadounidenses al mercado local.Este es precisamente uno de los argumentos con los que se defiende la aprobación del tratado en los círculos de aquél país (y a la inversa en éste). En palabras de un comunicado oficial del Department of Commerce:
It’s not widely known, but the United States already has free trade with Colombia – but it’s one-way free trade... As a result, almost all Colombian products come into our country duty-free, without paying any tariffs. And it’s been that way for quite some time. In fact, if you remember any numbers from my remarks today, remember just these: 92, 16, and 365. Ninety-two percent of all Colombian products come into the United States today and pay absolutely no tariffs – they enter our market for free.
No es ampliamente conocido pero los EEUU ya poseen libre comercio con Colombia - aunque es un asunto unidireccional. 92% de todos los productos colombianos que entran a los EEUU no pagan impuestos de importación. Algunos de estos productos ya incluyen el café, las flores, tubérculos y otros productos agrícolas, así que habría que preguntarse de que nuevas oportunidades de exportación se está hablando.

Esta cita es interesante:
An apple, grown in Pennsylvania, has to pay fifteen percent when it’s sold into Colombia, but a banana grown in Colombia pays zero when it comes into the United States... Now, I bet you’re thinking that this isn’t fair – and you’d be right.
Claro, los colombianos nos mandan sus productos agrícolas y nosotros no les cobramos, pero ellos si nos cobran a nosotros cuando nosotros exportamos. Que injusto. Pero tranquilo que eso se va a acabar cuando aprobemos el TLC.

El ejemplo se ve bonito cuando uno dice "ellos nos mandan bananos y nosotros les mandamos manzanas" pero la cosa ya no es tan chévere cuando uno habla de rubros un más sensibles y menos diferenciados geográficamente tales como la papa o las aves de corral. Precisamente son los posibles perjudicados los que han elevado su voz de protesta en contra.

Eso parecen saberlo los gringos y mucho mejor que la gente acá en Colombia. Les dejo un par de fuentes complementarias sólo como referencia anecdótica.
http://blog.foreignpolicy.com/node/8579
http://blogs.cisco.com/gov/2008/03/approving_the_uscolombia_free_1.html


"Hagámonos más productivos y competitivos" no va a bastar. El ejemplo de la agricultura.
Está bien, supongamos que la cuestión es que queremos ser más competitivos, "que vengan las empresas extranjeras que acá nos ponemos las pilas", si alguno se quedó atrás eso es cosa suya. El problema es que si de competitividad se trata, existen varios factores que ni siquiera dependen directamente de Colombia.

Tenemos por un lado el fenómeno de la devaluación del dólar y revaluación del peso
Con una moneda fuerte es más barato importar, con una moneda débil es más barato exportar, es tan sencillo como eso, y como todo parece indicar que la era del dólar fuerte llegó a su fin, es muy seguro que veamos una mayor inclinación de la balanza comercial hacia las importaciones. Un reciente artículo de la BBC reseña este fenómeno:
Colombia: revaluación amarga el café
Los casi dos millones de colombianos que viven del cultivo del café están en medio de una paradoja: a pesar de tener muy buenos precios internacionales, cada vez reciben menos por lo que exportan.

Todo se debe a la revaluación del peso colombiano, que ha llegado a tal extremo, que hoy se paga lo mismo por un dólar de Estados Unidos que lo que se pagaba hace nueve años.
Hay que acotar que eso mismo que se paga está establecido en términos nominales y no reales. O sea, los mil ochocientos doce pesos que vale un dólar al día de hoy no son, ni por poco, los mismos mil ochocientos doce pesos de hace nueve años. Otra consecuencia indeseable de la devaluación del dólar que afecta particularmente a Colombia es la pérdida del valor de las remesas enviadas al país por emigrantes y que continuará en la medida en que exita una dependencia fuerte entre las monedas de los dos países, como seguramente ocurrirá en caso de que el TLC entre en vigencia.
3,3% del Producto Interno Bruto de Colombia durante el 2007 correspondió a las remesas.

3.600 millones de dólares fue el monto de las remesas que llegaron al país durante el año 2005.

"Las transacciones están aumentando, menos que en el 2007, pero siguen creciendo. Sin embargo, la gente se queja mucho porque ya no les alcanza la plata": Juan Pablo Cruz, gerente general de Giros y Finanzas.

Luego está el asunto de los ingentes subsidios agrícolas que proporciona el gobierno estadounidense a sus productores y que el gobierno colombiano no está ni en capacidad ni disposición de otorgar. Las conclusiones de este informe de la Universidad Autónoma de Colombia no pueden ser más claras:
Las ayudas internas que percibe el sector agrícola en Estados Unidos alteran los niveles de salario, producción, precios y consumo en el mercado agrícola colombiano. De igual forma se ven afectados los diferenciales de salario y precios, mostrándonos así que la presencia de los subsidios en el país del norte genera distorsiones ante la posibilidad de acordar procesos de integración económica.

En cualquiera de los escenarios se evidencia una pérdida de posicionamiento en el mercado agrícola por parte del producto colombiano, siendo más aguda la situación bajo niveles de subsidio altos. Esto se observa a medida que las familias reducen su consumo del bien del sur, sustituyéndolo en su canasta de bienes agrícolas por el bien del norte. La situación se agrava debido a que la proporción de gasto en el bien colombiano no varía, indicando que éste se consume en menor medida y a mayores costos. Sin embargo, cuando los colombianos son más eficientes, la situación antes descrita se reduce.
Y por supuesto, tenemos la cuestión de las economías de escala y el grado de apalancamiento con que cuentan las empresas estadounidenses en comparación con las empresas locales. Para quien no lo recuerde, el concepto de economía de escala:
Significa que la producción resulta más barata por término medio cuanto mayor es el empleo de todos los recursos. Resultaría, por ejemplo, más barato por unidad producir 400 unidades que 200, si aumentamos en la misma cantidad todos los recursos empleados para ello (y el precio de cada recurso por unidad no cambiase).
Los 44 millones de habitantes son Colombia son pocos si se comparan con los 300 millones que habitan los EEUU, adicionalmente la diferencia entre la capacidad adquisitiva que tienen los unos versus los otros es abismal. Estos son algunos de los motivos por los que la capacidad industrial instalada del primero es mucho menor y, por ende, ello hace que sus costos sean mayores.

Un acuerdo de libre comercio entre los EEUU unidos hubiera otorgado a los países de suramérica, por ejemplo, mayor margen de negociación y como bloque se hubiera podido manejar más adecuadamente la brecha que representan las diferencias en las dimensiones económicas de las partes, en cualquier caso mucho más que en una negociación de tú a tú.


Pellizquito pa'ti, felicidad pa'miEl TLC no solo facilita la entrada de productos estadounidenses en condiciones que les son más favorables, sino que en muchos casos lo hacen a costa del detrimento de beneficios que pudiera recibir la población local. Esto ocurre a partir de diversos instrumentos legales que entrarán en vigencia una vez se ponga en marcha el acuerdo comercial. Podemos listar algunos casos verdaderamente patéticos:

1. La producción de medicamentos genéricos.
Como bien lo señala este amplio y bien documentado escrito:
El Congreso de la Republica de Colombia en su primer debate acerca del TLC abordó las consecuencias que generaría el Tratado de Libre Comercio, y mencionó que entidades como la Organización Mundial de la Salud junto con la Organización Panamericana de la Salud (OMS-OPS) han analizado las consecuencias de que se apruebe el TLC. El Congreso señaló en esa oportunidad que habrá un “fuerte incremento de la cantidad de activos protegidos (con patentes o protección de datos) y por, ende, de la participación de multinacionales en el mercado farmacéutico nacional” se mencionó que “Hoy los principios activos representan un 4% del mercado. Con el TLC podrían a llegar a un 60%”(3).

De los estudios realizados en Colombia se demuestra que el incentivar la producción de genéricos es una forma de lograr una rebaja en los precios de los medicamentos entre un 22% y un 80%. El TLC no aporta nada en este tema, por el contrario su efecto es totalmente opuesto pues como consta en el capitulo 16 del TLC, Estados Unidos intenta imponer cuatro instrumentos que perjudican el tema del acceso a los medicamentos genéricos (extensión de la patente, protección de datos de prueba con exclusividad, vínculo patente-registro sanitario y la prohibición de utilizar la expresión "genérico").
2. El desarrollo de software libre
El gobierno colombiano de por sí no tiene mucho interés a impulsar el uso de alternativas de software abierto para sus dependencias. Como comentario anecdótico puedo señalar que la mayoría de los sistemas en línea de instituciones Estatales funcionan bajo plataforma asp .net. Recientemente se firmó un acuerdo de entendimiento entre el Ministerio de Interior y Justicia de este país y Microsoft para hacer negocios por cuatro años prorrogables.

El TLC creará aún mayor dependencia entre el sector gubernamental y empresarial con compañías de software foráneas en perjuicio del software libre.
Estados Unidos tiene intereses muy fuertes en materia de protección de datos. Con este TLC se pretende incluir las leyes de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) en la legislación nacional. Al Colombia entrar en el proceso, quedaría sometida a las imposibilidades que imponga la OMPI con su "propiedad intelectual", expuesta a patentes, a El Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas, Copyright, este régimen de la propiedad intelectual colombiana atenta contra nuestra soberanía, quedando relegados tecnológicamente.
3. Biodiversidad
Ya desde hace años el tema de la patentes a la biodiversidad local era uno de los más polémicos y discutidos. Podemos leer en este documento, publicado en el portal de la Universidad Externado de Colombia, algunas de los temas que se han venido discutiendo a este respecto:
Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio Andino (Colombia, Ecuador y Perú)-Estados Unidos (TLC), han colocado sobre la mesa el problema de la biopiratería, inmerso en la realidad de los países megadiversos como los andinos, debatido en múltiples foros políticos y jurídicos internacionales, sin solución desde la perspectiva global, ni regional, pero que debe encontrar una respuesta bilateral en las negociaciones comerciales con Estados Unidos para Colombia, Ecuador, Perú. Los tres países andinos pretenden que las normas de propiedad intelectual en el TLC apoyen la conservación y uso sostenible de la biodiversidad única de esta región, mientras Estados Unidos pretende que sus bioprospectores incrementen las invenciones patentables: todavía no se ha consultado a los pueblos de la región andina sobre sus pretensiones.
El tema sigue siendo preocupante y es particularmente importante en Colombia que es el segundo país más biodiverso del mundo.
Hace unos meses comenté de manera extensa el tema en mi blog, que lo conecta directamente con la dinámica de la biopiratería. Sintetizando un poco el post al cual hago referencia (bastante pertinente para estos temas), el biocomercio parece ser un instrumento respaldado por los grandes capitales financieros mundiales, para expropiar la biodiversidad de los países megadiversos incluyendo la propiedad intelectual asociada a la misma. En pocas palabras, el biocomercio y la bioprospección son marcos jurídicos que legalizan la biopiratería.

Con estas y otras prácticas de pillaje y chantaje, a países como el nuestro nos están metiendo un golazo. Otra cosa es que nadie lo vea porque con cuentos bonitos y sofismas de distracción a manera de cortinas de humo, la real situación se trata y ante todo se negocia a espaldas de todos.

¿Y entonces en qué quedamos?
Cabe la pregunta, si el TLC es tan perjudicial para los intereses de Colombia ¿dónde está el busilis de su aprobación? Bueno, es un pago por favores recibidos y una cuestión de compinchería, tal y como lo señalé en el título.

El post se me hizo más largo de lo que tenía pensado inicialmente así que voy a tener que ahondar más sobre esto en una próxima entrega.

5 comentarios:

Juan RRR dijo...

Supongo que la pregunta reversa también se plantea: si es tan bueno para los EEUU ¿Por qué no lo aprueban?

antesdelunes dijo...

Muy buena pregunta. Hay varias cosas:
En primer lugar, no es que sea tan bueno para los EEUU, más allá de que algunas compañías con capacidad de exportación dentro de ciertos sectores industriales vayan a beneficiarse en mayor o menor grado.

"Considering the modest level of trade and investment between the partner countries... the welfare gains form a prospective free trade agreement are relatively small. The United States can expect significant increases in exports to the region from a samll base and positive, albeit minimal, GDP gains in relation to the huge size of the US Market."
http://www.iie.com/publications/chapters_preview/3896/08iie3896.pdf

El mercado estadounidense es tan grande en términos relativos que eso es una gota de agua en el mar (más allá de que el impacto local sea enorme).

Luego está la preocupación sobre el efecto de éste y otros acuerdos de libre comercio que han sido suscritos por los EEUU sobre el efecto que han tenido sobre el aumento del desempleo en ese país. Nuevamente tenemos que pensar en qué significa "tan bueno para los EEUU" porque es verdad que estas medidas no afectan mucho a las corporaciones, a quienes no les importa liquidar trabajadores y contratar mano de obra en otros países bajo la figura del outsourcing.

Fíjate que son Obama y Hillary los que están criticando con mayor fuerza los TLC (incluyendo el NAFTA - TLCAN, del que son parte también México, Canadá y Chile) y los cuales pertenecen precisamente al partido demócrata, quien controla en estos momentos ambas cámaras del congreso estadounidense.
http://www.lanacion.com.ar/exterior/nota.asp?nota_id=1002304

Por último hay una fuerte presión de del AFL-CIO para atacar éste TLC en particular puesto que acusan a Colombia de varias prácticas en contra de la libertad sindical y la protección de los derechos laborales incluyendo el asesinato de sindicalistas, la reducción de la base de trabajadores sindicalizados de un 15% hace 20 años a un 5% hoy en día y algunas prácticas gubernamentales dirigidas a torpedear la labor de los sindicatos.
http://blog.aflcio.org/2008/03/24/act-now-to-stop-colombia-free-trade-deal/

Hay una cuarta razón que tiene que ver con discrepancias en torno al Plan Colombia y a la ayuda militar que los EEUU otorga a este país, pero sobre eso pienso escribir después.

Saludos

Estrella dijo...

sobre estema mi informacion a sido poca y esporadica, como el tema afecta a colombia, no me interesaba, pero viendolo de esta manera me doy cuenta que es algo realmente estupido para colombia firmar ese acuerdo.
En los post perdido de mi blog hable sobre la conferencia mundial sobre patentes de medicinas hace dos años.
y me parecio realmente inmoral que las empresas farmaceuticas pidieran, y le aprobaran que el tiempño de las patentes fuese 15 años. En uno de los documentos de esa conferencia se desmenuzo los gastos de investigacion y desarrollo de los medicamentos y afirman que las empresas podrain obtener beneficios, y obtener recursos para desarrollar nuevos medicamentos con un tiempo de de las patentes de 7 años.
Las empresas y los paises donde esas empresas estan ubicadas ganaron.
Dos pàises se opusieron a esa regulacion, Brasil y la India. los caules consideraron eso como inmoral.
Tengo alumnos que trabajan en las industrias biotecnologicas de USA, y nos mantenemos en contacto, ellos me dicen que la industria farmaceutica cada dia esta prestando mas atencion a la producion de medicinas quirilizadas.
Cuando se sintetiza un producto quimico este suele estar compuesto de moleculas de "mano izquirda" y de "mano derecha", por lo regular una de los dos no tiene efecto biologicos, si los medicamentos fuesen de una sola mano, serian mas efectivos y en menores cantidades. Pero sobre todo serian muy costoso producirlos.
esa es la estrategia que esta siguiendo la industria farmaceutica mundial, contra los pobres.

La semana pasada termino la primera conferencia mundial de carne in vitro, sobre ello voy a escribir, eso acabaria la ganaderia mundial o convertiria la ganaderia en los paises pobres, caras e inefeficiente y no tendrian nesecidad de comprarnos nuestros productos.
La base de todo eso es el conocimiento. Nosotros en la universidad identificamos muchas sustancias bioactivas de cientos ( o miles, hace tiempo deje ese campo) de plantas en el pais, solo teniamos recursos limitados, solo para identificar y a veces no completamente las sustancias, pero no existian y ahora tampoco, para saber sus efectos o de como podrian servir en la industria o como medicina.
Esa informacion es publica, las grandes compañias biotecnologicas estan muy interesadas en muchas de ellas, muy posiblemete servirian para hacernos un mundo mejor, o erradicar enfermedades o mejorar procesos industriales.
nosotros las tenemos y no hacemos nada con ellas.
ellos no las tienen pero tienen los recursos para hacerlas utililes.
¿podriamos decir que eso es biopirateria?
yo tengo 100 lanchas, pero tu necesitas pasar el rio ya que tu hijo esta enfermo en la otra orilla, yo no te las quiero dar ya que no quiero que se mojen las lanchas. si tu me quitas una lancha ¿eres pirata o yo te obligue a ser pirata?
eso esta sucediendo con los productos biologicos

luis dijo...

disculpa pero escribi con la cuenta de mi hermana, que habia estando utilizando la computadora y no me di cuenta

antesdelunes dijo...

luis: tienes razón, yo creo que uno de los aspectos más preocupantes tiene que ver con el asunto de las patentes y la salud. Acá de por sí las medicinas son mucho más caras que en Venezuela.