martes, 17 de junio de 2008

Del sentimiento de culpa...

Hoy... estaba yo felíz de que le habían arreglado el aire acondicionado a mi carro...

Cuando ya doblaba la primera esquina al salir del taller, reviso la guantera y me doy cuenta de que el estuche de mis lentes de sol ya no estaba...

Dado que el encargado del taller es amigo mío, me regreso y le cuento el hecho...

Me dice que el aire acondicionado se lo arreglaron en otro local, y que seguramente fue allí donde se perdió el estuche. A estas alturas, no desconfío de mi amigo, pero empiezo a molestarme por el robo.

Lo que susedió después fue lo que me trajo a postear esta entrada. Yo normalmente soy un tipo desconfiado. Quienes me conocen personalmente, saben que tengo cierta afinidad con Edward Murphy (sip, el de la Ley de Murphy).

Justo antes de dejar el carro en el taller, saqué todas las cosas que consideraba de valor, Previendo que alguien quisiera quedarse con ellas..

Ahora que sucedió, lo primero que pensé (luego de pronunciar un vigoroso y elocuente "Coño 'e su madre!!!") fue: "Eso me pasa a mi por pajúo, por haber dejado allí el estuche".

Ahora abien, parece normal no?? como algo que diría cualquiera. Es decir, como que la culpa es mía por haber dejado MI Estuche, DENTRO de MI carro. Ademas, empecé a repasar como hubiesen podido haber sidolas cosas: "Si hubiese llamado a mi amigo para que estuviese pendiente". "Si no los hubiese Dejado".

La reflexión es que, es tal el nivel de inseguridad y crimen (El real, no el que menciona Rodriguez Chacín), que uno puede llegar a sentirse culpable de un robo, si uno considera que hay algo que uno pudo haber hecho para evitarlo. En otras palabras, en vez de uno molestarse por la impotencia de que te quiten algo que es tuyo, se molesta uno, con uno mismo, porque creerse culpable de lo que sucedió.


Ahora de pensarlo mejor, ya no me siento culpable. Es más, me siento bien, al saber que normalmente hago lo que considero correcto. Incluso hoy, cuando no me estacione en un puesto para minusvalido, en un estacionamiento que estaba atestado de carros.

Esto solo me hace reforzar esa sensación que tengo de sentirme como ciudadano de segunda. En un país donde si tengo el dinero para comprarme el auto que me gusta, tengo que pensar si realmente vale la pena, no vaya a ser que me disparen para quitarmelo. En un país donde si salgo de noche, en vez de pensar en que voy a disfrutar de la salida, me inquieto al pensar que sé que voy a regresar tarde y me pueden asaltar. En un país donde, si en tu casa no hay rejas de seguridad, alambre de púas, bunker eléctrico y perro que ladre, no te sientes seguro. En un país, donde prefieres gastar lo que sea que te quiera cobrar un taxi, a montarte en una camionetica, no vaya a ser que la atraquen. En un país donde hay que desconfiar de todos, porque no sabes quien te va a robar el estuche de tus lentes...

Tanos

8 comentarios:

Dragón negro dijo...

Chamo, no pudiste sintetizar mejor el sentimiento: sentirse culpable por no ser capaz de evitar lo que no es culpa tuya...

Te acompaño en la metaa'e'madre...

Susana Sussmann dijo...

En un país donde puedes ver guacamayas y loros volando libres por el medio de la capital, en un país donde cualquiera se quita la chaqueta para dártela si tienes frío, en un país donde jamás falta algo que llevarse a la boca porque los mangos y los aguacates medran como malas hierbas, en un país donde puedes dormir a la intemperie y no morir congelado, en un país donde la playa es caliente todo el año, en un país donde puedes compartir con hombres, mujeres, jóvenes, niños, blancos, negros, indios, ricos y pobres sin que te linchen en la calle, en un país donde siempre puedes encontrar un pana, en un país donde te pagan un realero cuando pierdes el trabajo, en un país donde el transporte no es caro porque la gasolina es baratísima, en un país el cielo es azul de verdad y ves árboles en casi todas partes...

Vamos, que todo lugar tiene sus cosas buenas y malas.

Dragón negro dijo...

Totalmente de acuerdo, también hay que ver lo bueno, que aunque no parezca es bastante. Tanto que en mi caso inclina la balanza para quedarme en vez de irme...

Tanos dijo...

Cierto Susana. Yo tambien he visto las guacamayas, las playas, las matas de mangos y dusfrutado del clima y de la gasolina Barata.

Pero al mismo tiempo, he paseado por el centro de Santiago de Chile, visitado la cordilleras de los andes y las playas de viña del mar. Los viñedos y la vida nocturna de santiago. y Sin embargo, no andaba por las calles de santiago de chile paranoico pensado que me iban a atracar.

Igual en monterry viví por meses. Una ciudad hermosa en el norte de Mexico. Y pocas veces me he sentido mas seguro.

Aun en miami, sientes que tienes cierta libertad para andar y dejar en el hotel el "Delirio de persecución"

Lo que quiero decir, es que en todos los paises hay bellezas naturales, pero eso no dice nada de sus habitantes..

Es mas, si papá dios decidiera que mañana el paraiso debe estar en algun lugar de la tierra, seguramente escogeria Los cayos de morrocoy, con extensiones en Mochima y Los roques.. y aún así.. es de los venezolanos de lo que nos tenemos que cuidar..

De los que quieren "Colearte", en la autopista, bancos y supermercados. De los que se llevaran de cualquier lugar (sea una casa o una tienda) lo que sea que vean "Pagando", y eso por no hablar de la impunidad con que alguien puede robarte y tener la certeza que nadie ira preso. Quitarte lo que tanto te ha costado tener ó que necesitas (como a mi esposa que le robaron el laptop con la tesis, como a un mes de persentarla), y tener la certeza de que nadie ira preso por eso..

Y creo que no se trata de una reflexión, quizás de descargarme un poco...

Tanos dijo...

Y al final no solo eso.. sino despues.. cargar con la arrechera de que te robaron.. solo para que alguien despues te diga (aun cuando sabemos que sale de la buena intención).

"Las cosas materiale se recuperan, lo importante es que estas vivo y no te pasó nada.."

AAARRRRGGGGHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!

Susana Sussmann dijo...

Que no intento tapar el sol con un dedo tampoco, pero hombre, que yo tampoco ando por la calle bajo paranoia. Solo pendiente, sin joyas y con el celular guardado. Y jamás me han robado, porque no me paso del extremo de la paranoia al extremo de no mirar lo que sucede a mi alrededor.

Cuando andas cagado de miedo en la calle, los ladrones suponen que eres blanco fácil. Si estás pendiente pero confiado, no.

Por otra parte, Tanos, convenientemente no mencionaste lo que dije sobre la gente que no deja a una mujer pasando frío, ni sobre el pana que siempre está a la vuelta de la esquina, ni lo maravilloso que es vivir en un lugar donde no existe el racismo exacerbado. Y eso es gente, Tanos, no paisajes.

¿Sabes que yo no soi venezolana? Y sin embargo, no viviría en ningún otro país.

Vajradhara dijo...

Hola Primo
Bueno creo que en venezuela hay mucha inseguridad. Es una realidad. Pero por otra parte, creo que el venezolano es ingenuo. En todos los paises del mundo, no se puede dejar nada en el carro pagando. Nada de nada. Porque gente honesta y deshonesta hay en todos lados.

No estoy diciendo que te heches la culpa, pero está comprobado que abrir un carro solo cuesta 40 segundos, apesar de tener buen sistema de seguridad. Así lo único que queda es aprender a defenderse. Uno de ellos es como dice la pana saliendo sin nada y viviendo como "pobre". Pero en Venezuela si no tienes ningún lujo, puedes disfrutar de otras cosas. Hay otras cosas para gastar el dinero. Es una cuestión de sopesar las ventajas y desventajas del país.
Un abrazo desde la fría alemania primo Ivan y saludos a la prima.
p.d lo siento por tus lentes

Newton dijo...

que carajos... hay que aprender vivir con toda esta paronia

es lamentable