viernes, 6 de junio de 2008

El día en que dejé de denigrar del reguetón

Hay una emisora de radio acá que he estado oyendo últimamente y cuya programación se basa en música de los setentas, ochentas y noventas en inglés y español sin incluir géneros tropicales. La oferta es bastante variada: Desde temas house de Black Box y power ballads de Kiss hasta rock argentino de Charly García y temas new wave de The Cure.

Durante los mediodías transmiten un programa en donde la gente participa y solicita alguna canción. El otro día llamó un chamito de diez años pidiento un tema de Maná y el locutor dijo algo como: "¡Que bueno! otro que rescatamos del reguetón... ya te lo vamos a poner".

En primer momento se me ocurrió que esa expresión "otro más que rescatamos del reguetón" había sido un chiste demasiado fácil, sobre todo porque burlarse del reguetón se ha convirtido desde hace tiempo en un lugar común tanto políticamente correcto (dentro de ciertos círculos) y como carente de originalidad. Creo que esa reflexión surgió a partir de un hecho concreto: Para mí la música de Maná es casi tan mala, cuidado si no peor, que un reguetón cualquiera así que particularmente no entendí muy bien de qué fue que rescataron al muchachito, pero bueno... así soy yo. Admito que no sería muy bien visto que el locutor ande afirmando que Fer es un llorón cornudo en una emisora de radio de un corte similar al que describí (y que conste que es el mismo cantante quien lo dice en el 93,5% de todas sus composiciones).

Me quedé reflexionando sobre el asunto y me vinieron a la cabeza un par de interrogantes:
En primer lugar, ¿Si el reguetón es tan malo, cuál es la necesidad de andar invocándolo todo el tiempo? ¿No sería mejor ignorarlo y ya? Cuando uno mantiene algo presente en las palabras y en la mente, terminamos dándole más fuerza, sobre todo en cosas como los estilos musicales populares, que en última instancia se alimentan del buzz. Para mi esta situación como el cuento de los ex-novios que dicen que ya olvidaron a su pareja pero andan pendiente todo el día de lo que hacen y con quien andan.

En segundo lugar está la cuestión del reguetón como género. Es cierto que es bastante pobre musicalmente: Siempre el mismo ritmito, las mismas letras con contenido sexual o violento y las mismas tres notas en tonos menores. Ahora, si de géneros musicales hablamos no creo que sea mucho más repetitivo que, por decir algo, el acid techno; no creo que su contenido sea más violento que un tema de gangsta rap o de alguna banda de metal ( de thrash pa'rriba); tampoco veo mucha diferencia entre el contenido sexual de una sandungueo con la gozadera de los Amigos Invisibles (mujer policía, como soy el sobón quiero ponerte en cuatro y darte por el disco anal). Y por supuesto, está la cuestión de las mismas cuatro notas, que bien pudiera decirse de cualquier hit de merengue bomba o de Nirvana (y que quede claro de que comencé a seguir a esa banda y a sus sucesores desde hace muchos años).

Y aún así es muy probable que uno nunca vaya a escuchar en el susodicho programa de radio "Otro más que salvamos de los mariachis".

Yo particularmente no vuelvo a denigrar del reguetón. Evito ver Hurbano en Htv, mejor aún, evito ver Htv. Cuando no tengo ganas de tripearme nada que implique movimiento de caderas no voy a sitios crossover o de pachanga. También sé que existen dispositivos móviles para escuchar en cualquier parte la música que me plazca, si es que no estoy de humor para los grandes éxitos de Maelo Ruiz o el último sencillo de RBD. En general trato de ser aún más tolerante y procuro no preocuparme por los gustos de los demás.

6 comentarios:

Dragón negro dijo...

Primero que nada, estoy de acuerdo en que si algo no te interesa no pienses en el.

Solo pienso en el Reguetton cuando al lado/atrás/delante de mi auto aparece un amante de este genero con una planta de 2000 vatios y suficientes bajos como para que uno se preocupe sobre que le pasara cuando se baje del vehículo: se parara su corazón por falta de estimulo externo?

Por lo demás, cualquiera puede escuchar lo que le de la gana mientras no me obligue a mi a escucharlo. Es triste tener que montarte en el transporte publico y tener que escuchar a todo volumen reguetton, mariachi y vallenato si no te gusta...

Que mis gustos son raros, bueno, no se puede evitar, todo yo soy extraño en este país... :P

Por eso nunca digo que un estilo musical es malo: simplemente a mi no me gusta y expongo mis razones.

Imagino que alguien que "baila" reguetton en una fiesta piensa es en lo que le permite el baile con respecto a otros objetivos (sexuales casi siempre), a lo mejor no le gusta el reguetton sino sus ventajas...

Anyway, siempre he dicho que entre gustos y colores, los míos son mejores... :P

Juanchofunk dijo...

Yo creo que el problema va mas allá del Reguetón o no. Creo que es una forma típica mi estimado de señalarse unos a otros de quien está mas arriba del peldaño en cuanto a estatus social.

En este caso lo tomas en cuanto a música se refiere, pero ponte a observar que en Venezuela prácticamente es así con todo y desde hace tiempo. Muy Triste por cierto.

O no te acuerdas que antes los que escuchaban salsa eran supuestamente los de estrato social mas alto y los llamaban "monos".

Un saludo.

Vajradhara dijo...

hola, yo creo que el regueton es simplemente la expresión más pura del pueblo.Los movimientos músicales son simplemente representaciones culturales y movimientos artisticos, que manifiestan las caracteristicas más puras de un determinado grupo social. Puede ser la rebelión, las represiones y el vivir de un pueblo.El lenguaje no difiere tampoco mucho del lenguaje que posiblemente la gente que lo escuche o del estrato social donde viene la música. Mientras que vivamos en democracia veremos todo tipo de expresiones. La Música no rádica en lo complejo, si no en el sentimiento y contenido simbólico que expresa.

Henry dijo...

Está buena el análisis, yo también hago lo mismo desde hace tiempo, partí de la frase que dice "hay algo peor que hablen mal de uno... que no hablen"... y pues, creo que es lo mejor que pude hacer. Por otro lado estoy en total desacuerdo en el hecho de que digas que Maná es posiblemente peor que el reguetón... Maná es la banda con más diversidad musical de toda la América Latina, sus temas no son un 90% de llorona por una mujer, son una banda de música de protesta, aunque ciertamente en sus últimos discos se han vuelto muy pangolas, en sus primeros trabajos fueron más que todo protestante, creo que te fuiste muy rápido a opinar de una banda a la cual no conoces.
Saludos y sigue escribiendo, a pesar de todo la ignorancia acerca de Maná te hizo pensar mejor. Suerte.

antesdelunes dijo...

dragón negro: coincido contigo, seguramente porque mis gustos musicales también pueden considerarse como raros. Saludos.

juanchofunk: Supongo que hay gente que se siente amenazada por algo que en teoría debería ser inofensivo y la respuesta consiste en atacar. Gracias por pasar y comentar.

vajradhara: tienes toda la razón, el reguetón es el reflejo de la sociedad y cómo ha evolucionado en su apreciación musical, su sexualidad e incluso en su autocomplacencia.

henry: jejeje... tienes razón. Creo que exageré. Yo conozco bastante bien la discografía de Maná y hay algunas canciones que me gustan. Sé que temas como Ana, Justicia tierra y libertad, Una puerta azul, Cuando los ángeles lloran y Selva negra tienen un fuerte contenido social y/o ecologista.

También creo que se han pangolizado en extremo y estoy seguro que Fer es el que lleva la batuta en cursilería. Sería interesante hacer un ejercicio para ver cuantas canciones de Maná (sobre todo en los discos más recientes) tratan de: o estar borracho por una mujer, o que al tipo le montaron cachos o que está despechado o que está llorando (por que le montaron cachos o se emborrachó o está despechado).

Saludos y gracias por comentar.

Henry dijo...

Sí, exacto! gracias por comprender, últimamente Maná se ha vuelto muy Ricardo Arjona... jeje. Hey por cierto, cuántos años tienes? escribes bien.