jueves, 24 de julio de 2008

Hoy cumple años Antesdelunes


Desde la época del "yo solito tio, yo solito" hasta hoy han transcurrido ya algunos años. No diré cuantos. Ya tiene su propia familia : Una linda esposa y una hermosa niña.

La junta directiva de este blog, por mayoría abrumadora y aplastante, declara este día como feriado y de jubilo en todo el territorio nacional, pues hoy cumple años Domingo o Antesdelunes.

Un abrazo, la bendición y larga vida.


martes, 8 de julio de 2008

Los Silos Graneros de El Limón


El pasado mes de abril tuvo lugar una interesante experiencia que conjugó los esfuerzos de varias fuentes con el único objetivo de rescatar los Silos Graneros de El Limón. Estas dos singulares estructuras semiesféricas de concreto fueron construidas en 1947 para almacenar los granos utilizados en la elaboración de alimento para el ganado bovino de la Estación Experimental El Limón, del entonces Ministerio de Agricultura y Cría MAC.
Estas estructuras están situadas en terrenos que pertenecieron a la Hacienda La Trinidad, rica posesión de Don Antonio Fernández de León, Marqués de Casa León, e importante escenario de la gesta independentista y cuya casona, declarada Monumento Histórico Nacional en 1991, es visible desde los silos.
Muchas décadas pasaron los silos y su entorno en completo abandono, convirtiéndose el lugar en un infame matorral y depósito de basura, escombros y animales muertos. Desde el año 2006, los silos graneros fueron incluidos en el Registro General del Instituto del Patrimonio Cultural IPC, mediante la providencia administrativa Nº 012/05. Son, por lo tanto, Patrimonio Cultural del Municipio Mario Briceño Iragorry y están protegidos por el Estado.







Sin embargo, no fue sino hasta comienzos del mes de abril del presente año cuando comenzaron los trabajos preliminares de recuperación, llevados a cabo en forma conjunta por los comités conservacionistas 2000 Árboles 2000 Niños y El Piñal, la Asociación Civil Hacienda La Trinidad y la comunidad mariobricense, con el decidido apoyo de la Alcaldía, el INIA, la OCV Asotrinidad y otras instituciones públicas y privadas.

Primeramente se procedió a eliminar la abundante maleza que literalmente cubría los silos de la vista del público. Aunque parezca increíble, muchos habitantes de El Limón no habían notado estas estructuras, pues estaban mimetizadas entre la maleza, la basura y la patina del tiempo.

Luego se procedió a eliminar la basura y los escombros, que inundaban los alrededores y el interior de los silos. Estos fueron liberados de sedimentos hasta sus propias bases y se realizaron tratamientos localizados de reparación y mantenimiento previos al encalado de su superficie exterior.










La intervención de bienes patrimoniales de basa en recomendaciones muy especificas del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios ICOMOS, perteneciente a la UNESCO. Estas recomendaciones hacen hincapié en que toda intervención para el mantenimiento de un bien cultural debe ser muy cautelosa y en la menor medida posible.

La pintura de cal fue preparada según una técnica tradicional de los andes venezolanos y se han mantenido intactas algunas secciones de las paredes exteriores. Estas ventanas han sido conservadas expresamente siguiendo las disposiciones de la Carta del Restauro, 1972 del Ministerio de Instrucción Pública de Italia, que en su artículo 8 dispone lo siguiente: "...En un lugar de la zona tratada, a ser posible marginal, deberá conservarse un testigo del estado anterior a la intervención..." El objeto de esto es facilitar el estudio de especialistas e investigadores en fases más avanzadas de la restauración.






Los promotores de la actividad comprendimos que el día de la entrega de este trabajo preliminar sería un día festivo. De tal manera que decidimos realizar otras actividades paralelas que tuvieran como marco y sede los propios silos. Fueron invitados varios jóvenes fotógrafos a que realizaran un registro visual de otros bienes culturales del municipio y cada uno mostró su particular manera de acercarse a estos bienes que enriquecen el patrimonio mariobricense, como lo son la Estación Biológica de Rancho Grande, el Centro Nacional de Conservación de Recursos Fitogenéticos, Profauna, los Arcos del antiguo Acueducto de El Limón, la Capilla de La Cruz, la Chimenea de la antigua Hacienda El Limón, la Hacienda La Trinidad y, por supuesto, Los Silos Graneros.
Las mejores fotos fueron montadas y expuestas en el interior de uno de los silos, junto con una presentación secuencial de los trabajos de recuperación del lugar.




En el interior del otro silo realizamos una exposición del trabajo que vienen realizando los comités conservacionistas 2000 Árboles 2000 Niños y El Piñal en la arborización de los espacios urbanos del municipio y se mostraron los logros, metas y el estado actual de los dos proyectos de reforestación que llevamos a cabo para la recuperación de las cuencas El Manguito y El Piñal, en el Parque Nacional Henri Pittier, donde serán plantados 46000 árboles de especies autóctonas. También se expuso una muestra de semillas de diversas especies arbóreas utilizadas en nuestros viveros y algunas especies en sus diferentes estadios de crecimiento.







La Banda Municipal amenizó la mañana mientras los asistentes disfrutaban de un refrigerio. Algunos grupos voluntarios que hacen vida en el municipio, como el SECA y la Brigada Forestal Henri Pittier, hicieron presencia y expusieron sus equipos y fotografías de sus actividades. Por último, se hizo entrega de justos reconocimientos a personas e instituciones colaboradoras y a invitados especiales.





Los trabajos posteriores incluirán drenaje de aguas de lluvia, caminerías, alumbrado, paisajismo y siembra de un pequeño jardín botánico en terrenos adyacentes a los silos.

La apreciación y la conservación de estos bienes nos permiten reconocernos como miembros de un grupo social, nos aportan sentido de pertenencia y nos enriquecen como pueblo, proveyendonos de una profunda comunicación entre comunidad y paisaje, con el pasado y con experiencias vividas y en constante evolución.
Fue una dura tarea y falta aún mucho trabajo, pero basta con proponérselo.

domingo, 6 de julio de 2008

La liberación de Ingrid y el cuento del caballo el califa

Me contenta que Ingrid Betancourt y los secuestrados estén libres y puedan compartir con sus familias. Mucho se ha escrito al respecto ya y creo que coincido con la mayoría de que es un punto de inflexión en la lucha armada que se libra en Colombia desde hace tantos años. Falta aún mucho por conversar, discutir, elucubrar. A medida que pasen los días será interesante ver como se manejan, en el plano comunicacional, las distintas versiones sobre cómo se desarrollaron los hechos, las cuales ya han empezando a aparecer incluso desde distintas fuentes más o menos oficiales.

Lo cierto es que, a pesar de que el bienestar de las personas debería estar en un primer plano, éste fue ante todo un acontecimiento político y del que los distintos actores en juego trataran de sacar mayores dividendos. Aunque el resultado ulterior haya sido la liberación de los secuestrados, para efectos prácticos no es exactamente igual que ésta haya sido el resultado de una acción unilateral de las FARC, del pago de cierta suma de dinero o de una exitosa operación militar clandestina.

Precisamente por ello el gobierno colombiano se apresuró a divulgar detalles sobre cómo se habría llevado a cabo la operación "jaque". No hacerlo era exponerse a que cualquier otra parte asumiera el trabajo de propaganda correspondiente.

Es de suponerse que los hechos del rescate no ocurrieron exactamente como se les narró a los distintos medios por el sencillo motivo de que no tiene sentido comprometer los elementos clandestinos que pudieron haber participado en la operación y porque es bien sabido que en la guerra el manejo de información que difunden los medios de comunicación se hace de tal forma que pueda connfundirse y desmoralizares a las facciones enemigas.

Ahora bien, de la versión oficial hay un hecho que me inquieta y es el punto al que quería llegar. Supuestamente, para engañar a las FARC se habría empleado la figura de cierta "organización humanitaria" que sería la encargada de transportar a los rehenes desde donde fueron recogidos hasta otro punto de la selva. Esto me hizo recordar una historia que leí hace tiempo en "La Oración de la Rana" de Anthony de Mello y que reproduzco a continuación:
Un Califa de Bagdad llamado Al-Mamun poseía un hermoso caballo árabe del que estaba encaprichado el jefe de una tribu, llamado Omah, que le ofreció un gran número de camellos a cambio; pero Al-Mamun no quería desprenderse del animal. Aquello encolerizó a Omah de tal manera que decidió hacerse con el caballo fraudulentamente.

Sabiendo que Al-Mamun solía pasear con su caballo por un determinado camino, Omah se tendió junto a dicho camino disfrazado de mendigo y simulando estar muy enfermo. Y como Al-Mamun era un hombre de buenos sentimientos, al ver al mendigo sintió lástima de él, desmontó y se ofreció a llevarlo a un hospital.

“Por desgracia”, se lamentó el mendigo, “llevo días sin comer y no tengo fuerzas para levantarme”. Entonces, Al-Mamun lo alzó del suelo con mucho cuidado y lo montó en su caballo, con la idea de montar él a continuación. Pero, en cuanto el falso mendigo se vio sobre la silla, salió huyendo al galope, con Al-Mamun corriendo detrás de él para alcanzarlo y gritándole que se detuviera. Una vez que Omah se distanció lo suficiente de su perseguidor, se detuvo y comenzó a hacer caracolear al caballo.

“¡Está bien, me has robado el caballo!”, gritó Al-Mamun.
“¡Ahora sólo tengo una cosa que pedirte!”.

“¿De qué se trata?”, preguntó Omah también a gritos.

“¡Que no cuentes a nadie cómo te hiciste con el caballo!”.

“¿Y por qué no he de hacerlo?”.

“¡Porque quizás un día puede haber un hombre realmente enfermo tendido junto al camino y, si la gente se ha enterado de tu engaño, tal vez pase de largo y no le preste ayuda!”.
Algunos de los perdedores olvidades de esta operación (más que de la operación, del manejo político que se le ha dado posteriormente) son, por un lado, las verdaderas agencias humanitarias que participan y pueden participar en el futuro en operaciones de rescate legítimas tanto en Colombia como en otros países y cuya labor se verá de ahora en adelante más amenazada por la desconfianza que habrá de generar su participación entre los grupos de secuestradores (o entre cualquier grupo armado o facción militar bajo cuya responsabilidad se encuentren personas que deban ser transportadas) y, por el otro, los rehenes que puedan beneficiarse por las actuaciones de estas mismas agencias humanitarias.