lunes, 23 de febrero de 2009

La plata que se desapareció con la crisis bancaria (explicado como para mi suegro)

Acá en Colombia el tema de los bancos y la crisis que afecta la banca ha tomado fuerza en los últimos meses y todo el mundo busca opinar sin entender muy bien que es lo que pasa. El asunto de las empresas captadoras ilegales de dinero como DMG y DFRE sólo ayudaron a exacerbar la curiosidad por el asunto. Por ejemplo mi suegro el otro día me comentaba a propósito de la crisis bancaria estadounidense "yo lo que me pregunto es donde está toda esa plata que se perdió", yo le respondí:
_ "Ese dinero ya no existe"
_ "¿Cómo no va existir? Tiene que estar en una parte..."

Yo busqué la forma más sencilla de explicarle algo que para mi todavía resultaba (resulta) un poco confuso pero que en términos sobresimplificados, tales como los que voy a reproducir acá, puede arrojar cierta luz a los comunes mortales que tenemos que padecer los embates de la economía.

Resulta ser que en algún momento de la historia se les comenzó a permitir a los bancos a que trabajaran bajo un sistema denominado de reserva fraccionada, que es como funcionan la mayoría de los bancos en el mundo incluyendo en países como EEUU, España, Colombia y Venezuela.

¿Qué significa esto?

Supongamos que usted se le ocurrió un día que montar un banco era un buen negocio (que los es, creáme) y se consigue diez personas para guardarles sus reales con el compromiso de cuidárselos de los maleantes y ofrecerles unos modestos rendimientos por concepto de intereses. Supongamos que esas diez personas aportaron cada una 1 millón en depósitos que ellos consideran como suyos, usted tiene en su banco 10 x 1 millón = 10 millones por los que tiene que responder y de los que tendrá que empezar a pagar los ya mencionados intereses.

Usted como banquero, que ciertamente no es ningún bobo, piensa: "tengo que empezar a mover estos reales y hacer dinero". ¿Cómo lo hace? Prestando la plata de los ahorristas porque ni modo...

Supongamos ahora que llega alguien a su banco pidiendo un préstamo, usted lo primero que le dice: "muy bien, ¿Cuánto necesita? ¿Cinco millones? Yo se los presto pero primero usted tiene que abrir una cuenta en este banco y allí es donde le voy a depositar su dinero... por supuesto le voy a tener que cobrar unos intereses que son un poco mayores a los modestos intereses que le pago a mis ahorristas ¿le parece?".

Y ya está, quien pidió el préstamo ahora tiene en su cuenta 5 millones, mientras que los diez primeros clientes tienen en su cuenta cada uno su millón, lo que totaliza 15 millones. O sea, casi un milagro bíblico, la multiplicación del dinero. Lo más loco de todo esto es que, los cinco millones del préstamo que recibió el nuevo usuario del banco y que está depositado en una cuenta del mismo sirve nuevamente como respaldo para ofrecer nuevos créditos, por lo que los 10 millones originales pudieran convertirse, gracias a la magia del sistema de reserva fraccionada, no en 15, sino en 20, 30 millones o incluso más.

Resulta obvio en este punto que el sistema funciona únicamente en la medida en que los depositarios no quieran retirar su plata todos a la vez, cosa que únicamente ocurre en momentos de crisis en las que las personas salen en desbandada a sacar sus ahorros y dejar las cuentas vacías. Mientras que las cosas vayan marchando más o menos bien todos los cuentahabientes mantendrán la ilusión de que su platica está a buen resguardo.

Supongamos ahora que el banco que usted montó está operando en plena crisis económica mundial ¿Qué pasa con el señor al que le prestamos los 5 millones (que es lo que está pasando con millones de deudores en EEUU y otras partes del mundo)?
  • Puede ser que le pague la deuda, pero ante la incertidumbre de la situación decida no endeudarse más, porque bueno... uno no sabe que puede pasar después. Paradójicamente en ese caso no hay más dinero circulando sino menos, porque los cinco millones que pagó eran parte del mismo capital inicial que aportaron sus diez primeros ahorristas. Es doblemente malo que el hombre pague todo porque con el crédito usted estaba recibiendo unos ingresos por concepto de los intereses que le cobraba, ingresos con los que no cuento ahora.
  • También puede ser que la deuda lo afectó y ya no pudo pagar las cuotas. En estos casos usted como dueño del banco va y le embarga al tipo algún bien que haya dejado en prenda, como una casa, un carro o alguna máquina (si es el caso, en ocasiones simplemente no hay nada que embargar y el dinero se convierte en un "incobrable"). Uno pensaría que esto compensa el dinero que usted creó, pero en realidad no es tan así. Ocurre que el hecho de que el señor no pagara sus cuentas es un síntoma de un escenario mucho más complejo en el que el desempleo hace que la gente gaste menos, la gente gastando hace que la demanda de bienes y servicios disminuya y esa disminución hace que los precios de estos bienes y servicios bajen. Usted termina embargando, por decir algo, un carro en un mercado en declive, ya de por sí devaluado, que terminará rematando por una cantidad muchísimo menor de lo que usted pensaba cobrarle al señor de la deuda en cómodas cuotas. Si es inteligente buscará salir de ese carro lo antes posible (venderlo bien barato), porque no sólo le va a empezar a generar gastos (peritos, seguros, gastos de transporte y almacenamiento, avisos en prensa, etc) sino que además un carro no le va a servir para multiplicar el dinero. Por si fuera poco, se quedó sin un cliente potencial a quien ya no le va a poder seguir prestando plata porque ¿si no pagó el préstamo anterior cómo se supone que va a poder pagar otro crédito (hipoteca, cuenta de la tarjeta de crédito)?

---

Generalmente un banco no puede prestar toda la plata que depositaron sus usuarios. Un cierto porcentaje debe mantenerse en reserva como mecanismo de control. A este porcentaje se le denomina "encaje legal" o "coheficiente de reserva" y varía de país en país. En Venezuela el encaje legal está por el orden del 17%, en España es apenas del 2%. En Colombia este valor es variable y depende del tipo de instrumento financiero: Las cuentas corrientes, que son las que más se mueven, requieren un encaje del 13%; las cuentas de ahorro, que se mueven un poco menos, 6%; y los plazos fijos, que van engordando por un número de meses sin ser tocados, 2.5%.

Es importante señalar que el encaje legal es uno de los mecanismos de los que se vale un gobierno para combatir la inflación: Si éste se incrementa, entonces los bancos sólo pueden multiplicar la plata un número de veces. El aumento del encaje legal representa una restricción del crédito y una disminución de la liquidez (la cantidad de dinero que circula en el mercado) presionando hacia abajo la inflación. Por otro lado, la disminución del encaje legal busca alentar el crecimiento de la economía porque promueve el endeudamiento y con ello el consumo.

A partir de estas ideas básicas uno empieza a atar algunos cabos y entender mejor por qué ocurren algunas cosas:
  • Con todo y que fueron los bancos algunos de los principales responsables de la precipitación de la crisis, el gobierno estadounidense prefirió otorgarles a ellos mismos 700.000 millones de dólares y no a los ahorristas: De haberle dado dinero a los ahorristas hubieran tenido que desembolsar una suma equivalente a varios billones de dólares. Al entregarle dinero a los bancos pueden mantener la ilusión de las personas de que su dinero está a buen resguardo y de que eventualmente podrán hacer uso de él en un futuro cercano.
  • Bajo el esquema de reservas fraccionadas los mayores ingresos de un banco dependen del número de créditos que se efectúen. Si un banco no presta dinero (por ejemplo porque las condiciones de la economía empeoran) no pierde sólo por los intereses que deja de recibir sino por su incapacidad para "multiplicar" el dinero. Es éste uno de los motivos por los que gran parte del dinero simplemente ya no existe. Si cae el crédito, también cae el consumo de bienes y servicios y los precios empiezan a diminuir. Parte del valor percibido de esos bienes y servicios deja de existir también.
  • El punto anterior puede verse de forma gráfica en el sitio Shadowstats.com. Fíjese en la drámatica caida de la oferta monetaria estadounidense durante esta crisis (money supply). Es esta la razón por la cual, a pesar de los miles de millones de dinero inorgánico que imprime día tras día el gobierno estadounidense, la inflación se ha estancado y por el contrario, comenzó a hablarse de la amenaza de la deflación (la caida generalizada de los precios, para ello ver la tabla CPI o de índice de precios al consumidor).
  • El sistema de reservas fraccionadas es también el motivo por el cual un banco aparentemente sano pudiera quebrar en apenas un par de días si ocurre una estampida masiva de personas queriendo retirar sus ahorros.

martes, 17 de febrero de 2009

El monstruo de espaguetti volador (o de como es inútil discutir en contra de los dogmas)


En el post anterior escribí, a propósito del bicentenario del nacimiento de Charles Darwin, sobre la lucha de las ideas entre quienes promueven la teoría evolutiva como respuesta a la aparición de la especie humana sobre la tierra, en contraposición con la teoría del diseño inteligente, la cual es un término cientificoide para vender mejor la idea de que un ser superior hizo aparecer de la nada, en un arranque creador, al hombre y todo lo que le acompaña en este mundo y más allá.


A finales de 2005, en pleno auge del neoconservadurismo emergente en los Estados Unidos, la Junta Educativa del Estado de Kansas determinó, en una decisión que tuvo repercusiones en todo el país, que las escuelas debían enseñar la teoría de la evolución de las especies en conjunto con el diseño inteligente. Aunque la decisión fue luego revocada en agosto de 2006, este hecho puso sobre el tapete la dura batalla entre ciencia y religión que se ha venido librando durante toda la historia y que resurge con fuerza en los tiempos críticos.

Bobby Henderson, un graduado de física de la Universidad Estatal de Oregon, decidió enviar una carta a la Junta Educativa, así como lo hicieron miles más en esa época. Sin embargo, la suya generó un impacto distinto. Haciendo uso de una sátira despiadada, Henderson les escribió a los miembros de la junta, diciéndoles lo muy feliz que se sentía por la decisión adoptada dado que se habría paso para la enseñanza de diversas teorías de diseño inteligente incluyendo la de su religión, el pastafarianismo, quienes creían que la Tierra y el hombre eran obra su dios el Monstruo de Espaguetti Volador (Flying Spaguetti Monster).

La carta eventualmente adquirió notoriedad y a punta de mercadeo viral el recién creado sitio web de la Religión del Monstruo de Espaguetti Volador cobró fuerza como una parodia religiosa, recibiendo miles de visitantes y encontrando muestras de simpatía alrededor del mundo. Luego de tanto revuelo, algunos miembros de la Junta Educativa de Kansas también respondieron a la misiva, respuestas que pueden leerse en el sitio en cuestión. Llama la atención una de ellas:

Mrs. Kathy Martin, District 6
“It is a serious offense to mock God.”
Eso fue todo: "Es una seria ofensa burlarse de Dios".

Respuesta interesantísima que me hizo plantear varias interrogantes como por ejemplo ¿Cómo hace uno para discutir en contra de un acto de fe? ¿Cómo le convence alguien a usted de que Dios existe o no existe, dependiendo de sus creencias, si para a usted le basta con saber que sí existe o que no? Si básicamente cada quien termina creyendo lo que quiere creer ¿Cuáles son las formas más idoneas para dirimir las diferencias de pensamiento sobre todo cuando éstas nos afectan a nosotros? Y quizás más importante aún ¿Cuánto de nuestro marco de referencia, eso que llamamos paradigmas, no es más que un conjunto de dogmas encubiertos, verdades indiscutibles que no aceptan estudio o crítica?

Yo creo que mucho. Somos hombres y mujeres de fe, movidos por actos de fe: Fe en la ciencia, en las instituciones y en la ideología; fe en las personas, la religión y el progreso; fe en nuestra posición de seres dominantes en este planeta, dominados a su vez por un ser superior... aunque este tenga o no apéndices tallarinescos.

viernes, 13 de febrero de 2009

Del bicentenario de Darwin y la crisis de las ideas


Charles Darwin es realmente un tipo de admirar: El hombre que hace dos siglos se atreviera a confrontar los sacrosantos dogmas de la religión, afirmando que todas las especies de seres vivos evolucionaron de una especie común tuvo que tener, como mínimo, los cojones bien puestos en su sitio. Por supuesto, su valía va mucho más alláde contradecir las ideas creacionistas, tan instaladas en las mentes del colectivo inglés de su época, de que algún ser superior había literalmente creado el universo y todo lo que hay en él en siete días y que incluso hoy en día siguen siendo promovidas bajo un manto pseudo-científico denominado diseño inteligente.


El 12 de febrero de 1809 nació en Shrewsbury, Inglaterra, Charles Robert Darwin. Su padre fue un médico acomodado, así como también lo fue su abuelo paterno, quien además era un renombrado escritor naturalista, por lo que no resulta extraño que sus primeros estudios universitarios hayan sido en el área de la medicina. Aunque fue su pasión por la naturaleza la que lo llevó a viajar por el mundo y tras meticulosas e inteligentes observaciones, sentar las bases de la teoría moderna de la evolución y la selección natural de las especies, complementada con las leyes de Mendel, la genética y distintos modelos matemáticos que estudian las poblaciones.

Ayer se conmemoró el bicentenario del nacimiento de Darwin, uno de los padres de la biología moderna y la comunidad científica internacional alrededor de todo el mundo ha planificado actividades para festejar esta fecha tan significativa. El sabor de la celebración pareciera tener un sabor agridulce durante esta época de crisis. Y no me refiero a crisis como en quiebre de bancos desempleo, sino más bien en su significado más elemental que abarca las ideas, los modelos y, en general, los paradigmas bajo los que se rigen nuestras vidas.
Crisis (del latín crisis, a su vez del griego κρίσις) es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución; especialmente, la crisis de una estructura.
Tomemos por ejemplo la corriente creciente de estadounidenses que creen que la evolución debe ser enseñada en las escuelas públicas junto con el creacionismo y el diseño inteligente. En Junio de 2005 una encuesta de Harris Poll determinó que el 55% de las personas estaban de acuerdo con la información anterior. Otro estudio, esta vez del año 2006 y llevado a cabo por Zogby, encontró que 69% de los encuestados consideraban que era adecuado impartir en las escuelas tanto las ideas evolucionistas como creacionistas. Más sorprendente aún, es que una nueva encuesta llevada a cabo por Zogby a finales del mes pasado y auspiciada por el Discovery Institute consiguió que el 78% de los entrevistados están de acuerdo con enseñar tanto la teoría de la evolución como las evidencias científicas en su contra (que sustentarían la necesidad de enseñar otras teorías alternativas, léase diseño inteligente). El número de entrevistados que apoyan la enseñanza única de evidencia que favorezca la evolución cayó al 14.4%, siendo que en 2006 éste había sido de 21%.

En este punto hay que hacer algunas anotaciones. El Discovery Institute es un think-tank conservador ubicado en Washington cuyo propósito es difundir, entre otras cosas, las bondades del diseño inteligente y promueve estos estudios de opinión para moldear los lineamientos políticos en los EEUU. Richard Dawkins (biologo evolucionista y famoso por desarrollar la teoría del "gen egoísta") señaló a propósito de la encuesta de Zogby que la pregunta formulada es deshonesta en el sentido de que presume que existe evidencia científica en contra de la evolución y que, en tal sentido, sería razonable ante los encuestados presentar distintos argumentos en aras de una mayor libertad del conocimiento.

No deja de ser claro, en cualquier caso, que grupos de neo-evangelistas están llevando a cabo grandes esfuerzos de mercadeo para promover ideas conservadoras que modelen las visión del público no sólo en los EEUU sino en el mundo entero, en esta y otras áreas. Podemos citar el caso del calentamiento global como otra de las causas que genera gran controversia y que enfrenta a creyentes y no creyentes en el ámbito de un tema científico.

Yendo un paso más allá, me atrevería a afirmar que este es un síntoma apenas de la crisis de las ideas que está sacudiendo los sistemas políticos, económicos, sociales y religiosos alrededor del mundo, la cual abarca asuntos tan diversos como el el matrimonio homosexual, el choque de las civilizaciones, la revisión de la guerra contra las drogas o la definición de la democracia.

Sobre todo esto me gustaría en otra ocasión. Mientras tanto me uno a la celebración del nacimiento de Charles Darwin elogiando su obra y su espíritu emprendedor.

domingo, 8 de febrero de 2009

Érase una vez... el hombre


Una tarde de esas de bachillerato, mientras los muchachos esperábamos que transcurriera un caluroso bloque de horas libres antes de entrar nuevamente a clases, un grupo de amigos sin mayor oficio que esperar nos dio por hacer una lista de los dibujos animados que habíamos visto cuando éramos pequeños y ya después cuando estábamos más grandecitos. Al poco rato habíamos recopilado, aunque nos pareciera sorprendente entonces, un número que alcanzaba varios centenares de títulos distintos.

Fueron muchas las comiquitas con las que disfruté durante mi infancia (y muchas horas que transcurrieron frente al televisor). Algunas de ellas las recuerdo mejor que otras y en mi memoria destacan unas cuantas que me marcaron por uno u otro motivo. "Érase una vez... el hombre" es una de estas singularidades. Me parecía cautivante ese tono misterioso, casi épico que provenía de la pieza introductoria, a Tocata y fuga en re menor BWV 565 del compositor barroco Johan Sebastian Bach.

Recuerdo la fascinación que me producían esas rápidas imágenes de la introducción: El big bang, el caldo de cultivo desde donde se cree cuajó la vida original, la evolución de las especies y la transformación del hombre, desde un ser primitivo hasta la criatura moderna de navega sobre vehículos voladores. Los cuadros finales, en los que un puñado de astronautas se subían corriendo a un cohete espacial y abandonaban el planeta justo antes de que éste desapareciera bajo el estallido del holocausto nuclear eran particularmente impresionantes y reflejan una intención crítica difícilmente igualada en alguna otra serie infantil de esa época o las que le siguieron.

A propósito de esta serie, Wikipedia señala:
Érase una vez... el hombre (en francés: Il était une fois... l'Homme) fue una serie de televisión animada francesa de 26 episodios con una duración de unos 25 minutos (cada uno). Fue creada por Albert Barillé en los estudios Procidis y difundida por la cadena France 3 a partir de 1978. Material educativo ilustrado para que los pequeños descubran el origen del hombre y los grandes acontecimientos históricos. También participaron en la realización de esta serie Alemania, Bélgica, Canadá, España, Israel, Italia, Japón, Noruega, Países Bajos, Suecia y Suiza.
Hace poco tiempo me enteré de que existía una serie animada relacionada con la otra titulada "Érase una vez... la vida" que fue transmitida acá en Colombia y de la que mi esposa tiene recuerdos estupendos de cuando era niña. Indagando un poco supe que la serie "Érase una vez" incluye otros títulos sobre temas como el espacio, los inventores y la ciencia.

¿No sería interesante desempolvar esas producciones animadas y transmitirlas de nuevo para el disfrute de los niños de hoy en día? Seguramente les pudieran resultar tan entretenidas y educativas como lo fueron para la gente de nuestra generación.


viernes, 6 de febrero de 2009

Más le hubiera valido lavar miles de millones de pesos

Leyendo la versión digital de el diario El Tiempo me tropiezo, en la misma edición, con dos noticias que revelan las tristes paradojas de la "justicia" que se imparte en estos países nuestros, tan jodidos que están:

Aunque Daniel Ángel Rueda y Margarita Pabón reiteraron que aceptan preacuerdo con la Fiscalía y reconocen que lavaron activos, solo hasta el próximo martes se conocerá si juez acepta el arreglo.
La pena sería de la mitad de la que les aplicarían si no hubieran colaborado con la justicia: estarían 53 meses en prisión (cuatro años y cuatro meses), en caso de que el juez Carlos Enrique Tobón no encuentre ningún tipo de reparo.
Recordemos que David Murcia Guzmán fue la cabeza detrás de la empresa captadora de dinero DMG, la cual funcionaba bajo un esquema de negocio piramidal. Daniel Ángel Rueda era el "manager" de David Murcia, quien le ayudaba conseguir clientes de alto perfil y Margarita Pabón era la abogada. Básicamente los dos se declararon culpables de ayudar a lavar miles de millones de pesos y de colaborar en la conformación de una organización criminal internacional.


Un hombre de 23 años, condenado a 48 meses de detención domiciliaria por comprar 16 cedés piratas de música, portará el dispositivo mientras termina de cumplir su pena.
Esta persona, cuya identidad no fue revelada, fue condenada el 26 de marzo de 2007 en Valledupar, y ya cumplió los primeros 16 meses de su sanción.
Gracias al brazalete, que cuenta con un dispositivo de posicionamiento global, GPS, este hombre podrá desplazarse desde su residencia en la localidad de Suba a una panadería de la calle 170 con carrera 19, en el norte de Bogotá, donde trabajará.
El artículo señala que esto de los brazaletes es una medida para ayudar a descongestionar las cárceles, de allí que el "delincuente" pueda movilizarse hasta su sitio de trabajo. Si no fuera por la tecnología también tendría que estar encerrado cinco menos que los socios de David Murcia Guzmán... y todo por 16 piches cds.

Más le hubiera valido lavar miles de millones de pesos y colaborar en la conformación de una organización criminal internacional... por lo menos le quedaba el saborcito de que hizo algo bien malo en verdad.