viernes, 20 de noviembre de 2009

Coltán, mineral maldito (y algunos otros demonios que me atormentan)

I. Esperando en la fila del supermercado leí en el último ejemplar de la revista "Muy Interesante" acerca de cómo el ritmo consumo actual de gadgets estaba acabando con los minerales del planeta lo cual representa un desafío tremendo para nuestro estilo de vida: Aún teniendo el conocimiento tecnológico no podremos hacer uso de él por falta de recursos. La infografía mostraba algunos datos sobre las aplicaciones prácticas de cada mineral, el porcentaje del mismo que se recicla actualmente y el número de años que falta para que se acaben al ritmo de consumo actual.

Por poner un ejemplo de tantalio, metal que "se utiliza casi exclusivamente en la fabricación de condensadores electrolíticos y condensadores electrolíticos miniatura, por tanto, un componente esencial de los dispositivos electrónicos muy compactos: teléfonos móviles, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, videoconsolas, ordenadores portátiles, PDAs, MP3, MP4, etc.", nos quedan algo así como ¡11 años! de reservas conocidas antes de que se agote.

Los eternos optimistas del desarrollismo seguramente dirán que ya aparecerán nuevas reservas, que la tecnología avanzará más allá del tantalio y, por supuesto, el reciclaje aparecerá allí para solventar cualquier carencia que surja. En cualquier caso, que se acabe o no, no es más que otro accidente más en nuestro proceso evolutivo...

Es alarmante en verdad. Yo me puse a pensar ¿Cómo voy a hacer con el televisor pantalla plana de 36" que quería poner en el estudio? ¿Con el Blackberry? ¿Con el portátil, por el amor de Dios? ¿Con el Wii que queríamos comprar para hacer mantenernos en forma?

Aunque parezca broma, no lo es. Es la parte de mi persona que se encuentra del todo imbuida en este estilo de vida moderno, que se sienta frente a su pc a escribir tonterias en un blog mientras escucha su playlist favorito en un ipod nano.

II. La otra parte de mí, seguramente la más cuerda, se acordó que a mediados del mes pasado diversas ONG's promocionaron la semana del Congo (Congo Week - revisar el sitio) para sensibilizar a la opinión pública sobre el conflicto bélico más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial (!) y del que poca gente parece saber algo (!).

Resulta ser que en la República Democrática Congo ya han muerto un número de personas cuyo estimado oscila entre los 4MM y 5,4MM y millones más han sido desplazados. Además, la violencia sexual es de las peores en el mundo (si no la peor).

¿Que tiene que ver esto con el Tantalio? El sitio web del Congo Week nos lo explica en términos bastante claros:
Hay dos historias de sobre cómo esta guerra comenzó - la historia oficial y la verdadera historia. La historia oficial es que luego del genocidio en Ruanda, los asesinos en masa (de la tribu) Hutu cruzaron el borde hacia el Congo. El gobierno Ruandés los siguió. Pero eso es mentira ¿Cómo lo sabemos? El gobierno Ruandés no se dirigió hacia donde estaban los genocidas Hutus estaban, por lo menos no al principio. Ellos se dirigieron hacia donde estan los recursos naturales del Congo y comenzaron a saquearlos. Ellos incluso le dijeron a sus tropas que trabajaran con cualquier Hutu con quien se encontraran en el camino. El Congo es el país más rico en el mundo en (reservas de) oro, diamantes, coltan (de donde extraemos el tantalio), casiterita (de donde extraemos el estaño) y más. Todo el mundo quería una tajada, así que seis países más invadieron.

Estos recursos no estaban siendo robadas para usar en África. Ellos estaban siendo tomados para que pudieran ser vendidos a nosotros. Mientras más compramos, más los invasores robaron... y masacraron. El auge de los teléfonos celulares causó un aumento en las muertes, porque el coltan que ellos contienen se encuentra principalmente en el Congo. Las Naciones Unidas llamó a las corporaciones internacionales que ellos creían que estaban involucradas: Anglo-America, Standard Chartered Bank, De Beers y más de 100 otras. (Todas ellas niegan los cargos.) Pero en lugar de detener a estas corporaciones, nuestros gobiernos demandan que las Naciones Unidas dejen de criticarlas.
Se estima que el 80% de las reservas de coltán del mundo se encuentran en el Congo. El costo humano es insondable, como lo es también el costo ambiental que va de la mano. Por ejemplo, por estos días estamos siendo testigos de la próxima extinción de los gorilas de montaña.

III. La mayoría de la base de lectores de este blog tradicionalmente han sido venezolanos. Seguramente cuando apaguen el computador y se sienten a ver su telenovela favorita en un televisor de pantalla plana a la vez que mandan un mensaje de texto desde su celular o su hand-held favorito procurarán desentenderse cuanto antes de todo esto. Por el contrario, mentarán madre cuando no haya electricidad para tener todos los perolitos encendidos a la vez. No se acordarán más de lo que pasa en el Congo con el coltán y con todos esos negritos por allá... salvo quizás porque resulta ser que en Venezuela también encontraron coltán, otro de los tanto minerales con los que la naturaleza nos bendijo (?).

A mí que me llamen paranoico pero yo no me creo ese cuento de que las primeras siete bases estadounidenses acá en Colombia son para "luchar contra el narcotráfico", sobre todo cuando sabemos, por ejemplo, lo que está pasando con la producción de opio en afganistán después de la invasión. O que los llamados a internacionalizar la Amazonía son para defender el pulmón vegetal del mundo, cuando, por ejemplo, la producción de etanol y alimentos balanceados para animales en EEUU son unas de las razones detrás de la destrucción de la selva amazónica.

Es más, estoy convencido de que las corporaciones cómplices, por acción u omisión, de más de cinco millones de pobres diablos congoleños no les importar un pito que los venezolanos puedan disfrutar en paz de sus telenovelas sin que les caiga una misil inteligente en la cabeza o que el Amazonas venezolano se convierta en un gran desierto o que haya que propiciar un casus bellis para terminar de poner orden en ese díscolo país sudamericano.

IV. Lo del coltán y el tantalio nos muestra claramente dos facetas del hombre depredador: el que depreda el ambiente y lo exprime hasta la última gota y el que depreda a sus congéneres (y los exprime hasta la última gota de sangre).

¿Quién sabe? de repente sería hasta bueno que se termine de agotar el pedazo de coltán ese rápido y ya... así me toque cuidar el laptopcito y el celular para que me duren unos años más.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Fracktal


A ver... por donde empiezo???


La verdad desde hace tiempo, he usado a Tanos no sólo como un pseudónimo para la firma de mis artículos en este blog, sino como una identidad (ciber-identidad, si es que puede llamársele así) que con el tiempo tuvo también su propia personalidad y quizás, hasta carácter.

Claro, obviamente parte de mi personalidad, de lo que soy cuando no estoy "pegado" a la PC. Digamos que esa libertad que me otorgaba para descargar mucho de ese humor acido y de irreverencia para expresarme ante casi todo.

Pero, ya hace un tiempo que no me siento como Tanos. Poco a poco he dejado de sentirme así, y con eso, ya Tanos no es el mismo de siempre. Últimamente me sorprende que ya no escucho sus comentarios sarcásticos. Es como cuando uno echa de menos a un pana que ya no está.

Muchas cosas me suceden ahora, algunas duelen mucho y las llevo conmigo porque me recuerdan lo que quiero, otras son emocionantes y retadoras y hacen que mis días sean mas llevaderos. Algunas otras no las entiendo mucho.

Y ahora quizás alguien se pueda estar preguntando: "Ajá, y que carajo tiene que ver el título del post con el resto de la entrada?" Pues, no mucho en realidad...

Fracktal es una variación de la palabra Fractal, que son unas imágenes que siempre me han gustado mucho. Me gustan no solo por el efecto visual, sino también, por lo que representan. Cada parte que lo compone es en esencia igual al todo. Y es también, esta nueva identidad para escribir en Blog.

Yo no creo que vaya a haber mucha diferencia entre lo que escribía antes y lo que vaya a escribir ahora, eso no tiene nada que ver, es sólo que ya no me siento igual que antes. No es que tenga que notificárselo a nadie, ni avisar ni nada de eso. A lo mejor, es que estoy haciendo varias horas de espera antes de mi vuelo, quien sabe...

El este blog, Sara hace una explicación bien simple de lo que son y como se construyen. También encontré una galería con muchos Fractales.

En cualquier caso, el cariño es el mismo.

Fracktal