viernes, 20 de noviembre de 2009

Coltán, mineral maldito (y algunos otros demonios que me atormentan)

I. Esperando en la fila del supermercado leí en el último ejemplar de la revista "Muy Interesante" acerca de cómo el ritmo consumo actual de gadgets estaba acabando con los minerales del planeta lo cual representa un desafío tremendo para nuestro estilo de vida: Aún teniendo el conocimiento tecnológico no podremos hacer uso de él por falta de recursos. La infografía mostraba algunos datos sobre las aplicaciones prácticas de cada mineral, el porcentaje del mismo que se recicla actualmente y el número de años que falta para que se acaben al ritmo de consumo actual.

Por poner un ejemplo de tantalio, metal que "se utiliza casi exclusivamente en la fabricación de condensadores electrolíticos y condensadores electrolíticos miniatura, por tanto, un componente esencial de los dispositivos electrónicos muy compactos: teléfonos móviles, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, videoconsolas, ordenadores portátiles, PDAs, MP3, MP4, etc.", nos quedan algo así como ¡11 años! de reservas conocidas antes de que se agote.

Los eternos optimistas del desarrollismo seguramente dirán que ya aparecerán nuevas reservas, que la tecnología avanzará más allá del tantalio y, por supuesto, el reciclaje aparecerá allí para solventar cualquier carencia que surja. En cualquier caso, que se acabe o no, no es más que otro accidente más en nuestro proceso evolutivo...

Es alarmante en verdad. Yo me puse a pensar ¿Cómo voy a hacer con el televisor pantalla plana de 36" que quería poner en el estudio? ¿Con el Blackberry? ¿Con el portátil, por el amor de Dios? ¿Con el Wii que queríamos comprar para hacer mantenernos en forma?

Aunque parezca broma, no lo es. Es la parte de mi persona que se encuentra del todo imbuida en este estilo de vida moderno, que se sienta frente a su pc a escribir tonterias en un blog mientras escucha su playlist favorito en un ipod nano.

II. La otra parte de mí, seguramente la más cuerda, se acordó que a mediados del mes pasado diversas ONG's promocionaron la semana del Congo (Congo Week - revisar el sitio) para sensibilizar a la opinión pública sobre el conflicto bélico más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial (!) y del que poca gente parece saber algo (!).

Resulta ser que en la República Democrática Congo ya han muerto un número de personas cuyo estimado oscila entre los 4MM y 5,4MM y millones más han sido desplazados. Además, la violencia sexual es de las peores en el mundo (si no la peor).

¿Que tiene que ver esto con el Tantalio? El sitio web del Congo Week nos lo explica en términos bastante claros:
Hay dos historias de sobre cómo esta guerra comenzó - la historia oficial y la verdadera historia. La historia oficial es que luego del genocidio en Ruanda, los asesinos en masa (de la tribu) Hutu cruzaron el borde hacia el Congo. El gobierno Ruandés los siguió. Pero eso es mentira ¿Cómo lo sabemos? El gobierno Ruandés no se dirigió hacia donde estaban los genocidas Hutus estaban, por lo menos no al principio. Ellos se dirigieron hacia donde estan los recursos naturales del Congo y comenzaron a saquearlos. Ellos incluso le dijeron a sus tropas que trabajaran con cualquier Hutu con quien se encontraran en el camino. El Congo es el país más rico en el mundo en (reservas de) oro, diamantes, coltan (de donde extraemos el tantalio), casiterita (de donde extraemos el estaño) y más. Todo el mundo quería una tajada, así que seis países más invadieron.

Estos recursos no estaban siendo robadas para usar en África. Ellos estaban siendo tomados para que pudieran ser vendidos a nosotros. Mientras más compramos, más los invasores robaron... y masacraron. El auge de los teléfonos celulares causó un aumento en las muertes, porque el coltan que ellos contienen se encuentra principalmente en el Congo. Las Naciones Unidas llamó a las corporaciones internacionales que ellos creían que estaban involucradas: Anglo-America, Standard Chartered Bank, De Beers y más de 100 otras. (Todas ellas niegan los cargos.) Pero en lugar de detener a estas corporaciones, nuestros gobiernos demandan que las Naciones Unidas dejen de criticarlas.
Se estima que el 80% de las reservas de coltán del mundo se encuentran en el Congo. El costo humano es insondable, como lo es también el costo ambiental que va de la mano. Por ejemplo, por estos días estamos siendo testigos de la próxima extinción de los gorilas de montaña.

III. La mayoría de la base de lectores de este blog tradicionalmente han sido venezolanos. Seguramente cuando apaguen el computador y se sienten a ver su telenovela favorita en un televisor de pantalla plana a la vez que mandan un mensaje de texto desde su celular o su hand-held favorito procurarán desentenderse cuanto antes de todo esto. Por el contrario, mentarán madre cuando no haya electricidad para tener todos los perolitos encendidos a la vez. No se acordarán más de lo que pasa en el Congo con el coltán y con todos esos negritos por allá... salvo quizás porque resulta ser que en Venezuela también encontraron coltán, otro de los tanto minerales con los que la naturaleza nos bendijo (?).

A mí que me llamen paranoico pero yo no me creo ese cuento de que las primeras siete bases estadounidenses acá en Colombia son para "luchar contra el narcotráfico", sobre todo cuando sabemos, por ejemplo, lo que está pasando con la producción de opio en afganistán después de la invasión. O que los llamados a internacionalizar la Amazonía son para defender el pulmón vegetal del mundo, cuando, por ejemplo, la producción de etanol y alimentos balanceados para animales en EEUU son unas de las razones detrás de la destrucción de la selva amazónica.

Es más, estoy convencido de que las corporaciones cómplices, por acción u omisión, de más de cinco millones de pobres diablos congoleños no les importar un pito que los venezolanos puedan disfrutar en paz de sus telenovelas sin que les caiga una misil inteligente en la cabeza o que el Amazonas venezolano se convierta en un gran desierto o que haya que propiciar un casus bellis para terminar de poner orden en ese díscolo país sudamericano.

IV. Lo del coltán y el tantalio nos muestra claramente dos facetas del hombre depredador: el que depreda el ambiente y lo exprime hasta la última gota y el que depreda a sus congéneres (y los exprime hasta la última gota de sangre).

¿Quién sabe? de repente sería hasta bueno que se termine de agotar el pedazo de coltán ese rápido y ya... así me toque cuidar el laptopcito y el celular para que me duren unos años más.

3 comentarios:

Mariale divagando dijo...

Aunque no lo creas, Domingo, este tema me interesa mucho. No sólo porque las vidas de millones de seres humanos se están perdiendo o están siendo atrozmente afectadas en el presente y/o lo serán en un futuro cercano, sino además porque seres humanos que nacerán cuando todos nosotros seamos historia seguirán siendo afectados por nuestras acciones, por nuestro estilo de vida, por nuestra indolencia, por nuestra inconsciencia, por nuestra tendencia a la destrucción...

En el futuro los conflictos serán mucho más crudos, por varias razones:
- que al ir escaseando los recursos, la lucha por los mismos se hará mucho más fiera;
- que con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, las personas idearán armas y métodos para causar mucho más daño;
- que las generaciones se desarrollarán en ese ambiente de crueldad y horror, en el que se les irá secando todo vestigio de humanidad y en el que el objetivo será simplemente destruir.



Saliendo un poco del tema del conflicto, debo confersar que soy bastante fastidiosa en lo que respecta al tema ecológico; por alguna razón siento la necesidad de hablar del tema, aunque la mayoría de la gente no me haga mucho caso. Escribo en mi blog, colaboro con pequeñas organizaciones que se interesan por lo mismo que yo me intereso, voy diciéndole a la gente que debería cuidar un poquito más, y sobre todo, HAGO LO QUE ESTÁ EN MIS MANOS por cuidar un poquito más.

Ésa es, básicamente, la razón por la que:
- No compro un computador nuevo, sino que lo repotencio cuando hace falta, reemplazando sólo lo estrictamente necesario para su correcto funcionamiento.
- Mantengo mi camastrón de monitor, aunque todo el mundo diga que es feo... Si él FUNCIONA, por qué debo cambiarlo por uno plano y bonito??
- Tengo 3 celulares proque los necesito, pero el más nuevo es de hace 2 años. No los cambio por unos ultra chic, porque ellos funcionan y no se justifica que los bote por ahí generando basura innecesaria.



Y como ésos te puedo enumerar decenas de detallitos que yo sé que no van a "salvar al mundo", pero son lo que yo siento que debo hacer. En circunstancias extremas como las que vivimos (y como las que vivirán las próximas generaciones), el solo hecho de estar en capacidad de hacer algo ya debería ser motivo para sentirnos OBLIGADOS a hacer algo.

Consuelo dijo...

Guao¡ Que valioso ha sido leer este post. Como siempre, tan comedido pero certero, tan claro y diafano al escribir.

Creo que si vale lo poco que hagamos todos, lo interesante seria hacer mas. En mi caso hago mucho menos que Mariale y por otros motivos. A mi me insisten en cambiar de celular, no tengo pantalla plana y no me interesan muchas cosas de tecnologia innovadora, y cierto, no lo hago pensando en el ambiente sino en conceptos aún mas arraigados que no hacen que ello constituya una necesidad para mi, ni fomente mi animus de elevar el estatus, que lamentablemente son los primeros motores en nuestra Venezuela consumista.
Ojala la sensación del "deber de hacer algo o dejar de hacer" nos sobrepase mas del tiempo que nos lleva leer este post. NOs perdure y nos retumbe al momento de querer adquirir un nuevo aparatito.

Saludos cálidos¡¡

Anónimo dijo...

Hola querido sobrino, que orgullo tener un sobrino tan enterado de importantes temas, deberias publicarlo en la prensa, muchas personas ni siquiera saben que existe ni este ni otros materiales, ni siquiera saben de que están hechos sus "hermosos y nuevitos" BB( como los llaman ahora), solo saben darle a sus deditos pulgares...para usar su cel y/o su control remoto..:-(
Cambio de tema: te felicito (y a Astrid) por todos los nuevos logros
y mil bendiciones por esa belleza de hija!!! Los quiero mucho. Tia Tama.