lunes, 22 de agosto de 2011

Petición de devolución del oro: una peligrosa jugada maestra

I. Si usted ha sido empresario o ha tenido a su cargo la administración de alguna empresa, probablemente conozca las máximas "la iliquidez mata las empresas" y "es mejor trabajar con la plata de los otros".

Ambas frases están estrechamente relacionadas y tienen que ver con el flujo de efectivo: Si usted tiene dinero constante y sonante para hacer frente a sus obligaciones no tiene que incurrir en gastos extras de financiamiento pidiendo créditos o no tiene que malvender la producción o los activos, tampoco corre el riesgo de echarse encima a los empleados por no pagarles a tiempo. Además, cuando hay efectivo a la mano se pueden aprovechar circunstancias excepcionales como remates o gangas de infraestructura o materia prima, por ejemplo, que de otra forma sería imposible.

Si ese efectivo que tienes a la mano proviene de tus clientes o proveedores estás más que hecho porque el mayor apalancamiento te da también mayor libertad de acción, aparte de que el valor del dinero en el tiempo va disminuyendo por efecto de la inflación. Siempre será mejor tener 1 millón de alguien más hoy para ponerlo a producir que 1 millón dentro de tres meses una vez que has tenido que producir con recursos propios.

II. Venezuela, un país con una modesta participación en el orden económico mundial, está entre los 15 primeros tenedores de reservas de oro, de las cuales un porcentaje importante se encuentra en bancos extranjeros, en países como EEUU, Canadá, Inglaterra y Suiza.

Nosotros le damos el oro a los bancos y son ellos quienes trabajan con nuestra plata. El oro no es sólo la garantía de pago de nuestras obligaciones como uno pudiera pensar, sino que para ellos resulta en una enorme fuente de negocios especulativos que dan enormes dividendos.

Resulta ser que el mercado del oro mundial funciona a la manera de los bancos de reserva fraccionada (ya hace tiempo escribí un artículo bastante sencillo donde se explican los fundamentos del sistema de reservas fraccionadas).

Eso significa que una pequeña cantidad de oro sirve de respaldo para negocios de compra, venta y leasing de cantidades enormes de papeles que se manejan en bolsa y que, por supuesto, no corresponden con la cantidad de oro físico que existe en realidad. Se estima que por cada onza de oro que los bancos tienen en sus bóvedas se han emitido representaciones de oro en papel entre 45 y 100 veces más.

Eso significa también que hay mucha gente que tiene unos títulos que los hace acreedores de cierta cantidad de oro. Mientras nadie saque el oro del banco todos son felices en su ignorancia, pero que si a algunos les da por sacar su parte en físico ya no quedará para los demás... algo parecido a lo que ocurre cuando a todo el mundo le da por sacar su plata del banco al mismo tiempo. En esos casos, como sucede cuando caen las pirámides, los primeros que se salen retienen sus ganancias, son los que llegan de último los que lo pierden todo porque ya no hay más que repartir.

Recapitulando: Nosotros tenemos una cantidad de oro, ellos la guardan y la utilizan para multiplicar su valor, uno pensaría que fraudulentamente, entre 45 y 100 veces. Trabajan con nuestro dinero y no al revés. No alcanza el oro para todo el mundo y mucho menos para los que tienen oro de papel, a diferencia de Venezuela que tiene (o debería tener) oro de verdad.

3. Venezuela, teniendo las reservas de oro que tiene, pudiera utilizarlas para respaldar la emisión de su deuda (para contar con liquidez) en términos favorables, pero no, la semana pasada Standard & Poor's rebajó la calificación de deuda venezolana a B+ (4 renglones por debajo del grado de inversión). Sería hasta risible, de no ser por los costos adicionales que esto le resulta a la nación, sabiendo que es el mismo S&P que hasta hace un par de semanas estaba debatiéndose entre bajar la calificación de deuda estadounidense de AAA a AA+, un país con un deficit fiscal cercano al 100% del PIB, cuyo presidente se tuvo que bajar los pantalones ante el congreso para que subieran el techo de la deuda porque no había plata para pagar la administración pública y cuya moneda es papel sin respaldo alguno más allá del miedo a las armas y al descalabro total del sistema.

Este interesante artículo de The Daily Bell ahonda un poco en esta idea.
Hace algunos meses, uno de nuestros colaboradores, junto con un estimado economista partidario del libre mercado, esbozó una propuesta en donde se especificaba el proceso detallado por medio del cual un país rico en oro y exportaciones (en este caso, petróleo) podía crear una plataforma de moneda dual, una de las cuales estuviese basada en el oro... el plan propuesto fue puesto en circulación entre funcionarios gubernamentales dentro de países con las siguientes dinámicas: producción doméstica de oro, un mercado de exportación viable y un gobierno que no esté bajo el control del poder monetario occidental. Más aún, los líderes del país deben estar dispuestos a encarar una respuesta negativa internacional de gran magnitud si ha de embarcarse en la ejecución de tal plan.
Un plan de la naturaleza detallada en el artículo cobraría aún más fuerza en el contexto de la integración suramericana y la creación de una moneda única que el gobierno venezolano ya ha planteado desde hace tiempo.

4. Los EEUU en cambio si tuvieron clarito lo que había que hacer desde hace muchos años: aprovechando su posición dominante en el concierto de naciones establecieron el dólar como moneda de referencia para el intercambio de commodities. Así los metales, los granos y, principalmente, el petróleo se transaría en dólares. La política monetaria de todos los países tenía que ajustarse a la de este país, además les obligaba a mantener una cantidad importante de reservas en dólares para poder negociar entre sí. Si la Reserva Federal estadounidense imprime más dólares se devalúa no sólo la moneda de circulación local sino también las reservas en dólares de todos los países lo que la ayuda a distribuir la inflación a nivel global. Además se incrementa el precio de los commodities (como el barril de petróleo que ronda los 100 dólares) cosa que afecta por igual a países ricos y pobres.

Valery Giscard d’Estaing, ministro de economía francés por allá por los 60, bautizó esta prerrogativa monetaria de los EEUU sobre los otros países como un "privilegio exorbitante".

Además, los EEUU tienen otra medida de presión importante a la hora de hacer negocios con terceros países: "Acuérdate que tengo yo tengo tus reservas, si no te portas bien te las voy a quitar". Algo similar a lo que ha ocurrido recientemente con la congelación de fondos libios y sirios y anteriormente con fondos iraquíes.

Parece obvio que, aparte de las circunstancias antes mencionadas, el gobierno venezolano está anticipándose a un escenario similar en el que gobiernos de Norteamérica y Europa congelen las reservas nacionales. En ese caso la iliquidez afectaría seriamente las operaciones estatales.

Pero también está anticipándose a otro escenario en el que se hunda el dólar y/o el euro debido al estado global de la economía mundial y los exabruptos de la mafia bancaria mundial y los organismos multilaterales.

5. Epílogo: Una peligrosa jugada maestra

El anuncio hecho por el presidente Chávez es una jugada maestra desde la política y la economía y más aún en la antesala al venidero proceso electoral presidencial de 2012:
  1. Chávez golpeó primero lo cual lo pone en ventaja: Tiene sentido que el gobierno venezolano agarre sus lingotes primero (que es oro físico y no en papel) antes de que a los demás bancos centrales se pellizquen también y busquen repatriar sus reservas, lo que sería una estampida bancaria para coger palco, quien sabe si con "corralito" incluido. El gobierno venezolano se anticipa a la posibilidad de que los gobiernos extranjeros congelen (se cojan) las reservas internacionales del país.
  2. La movida pone a la defensiva a los bancos que guardan el oro: si se niegan a entregarlo pudieran generar nerviosismo adicional que precipite la mencionada estampida. Entregarlo implica no sólo el reto logístico de la entrega sino quizás incluso de conseguir el oro propiamente dicho (que en algunos casos quizás deban re-comprar a precio de mercado). En cualquier caso el ojo público va a estar encima de esta operación. Habrá que ver las excusas, las dilaciones y las trampas que se urdirán para no entregar el oro ¿Amenazas de guerra, atentado o las demandas internacionales por cuenta de la nacionalización de empresas? ¿El barco con el oro se hunde a mitad del camino en medio del Atlántico? ¿O quizás tratarán de meter barras de tungsteno como se alegó en elpasado que hizo la reserva federal con China o el FMI con la India?
  3. Desde el punto de vista electoral representa la manera perfecta, no sólo de darle en los cojones al capitalismo occidental (con riesgo de hacer mucho daño al sistema bancario y al dólar mismo) sino que plantea un elemento claro de polarización, que la derecha nacional e internacional utilizarán para atacar al gobierno (téngalo por seguro que lo harán... y con fuerza). El gobierno a su vez utilizará para plantear un esquema defensivo jugando a la polarización y la carta del anti-imperialismo.
  4. En el plano geo-político, esto representa una clara jugada de fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Venezuela y sus aliados BRIC (China, Rusia, Brasil). No me extrañaría que las medidas hayan sido concertadas y veamos nuevos anuncios, tratados y maniobras conjuntas en los días y las semanas por venir.

No hay comentarios: