viernes, 9 de septiembre de 2011

Buena música para escuchar: arpas y Jazz

Hubo un momento en mi vida en el que me sentí muy solo, por circunstancias particulares de mi ritmo de vida y de trabajo. Mi forma de entretenimiento por esa época era escuchar música todo el día, en las largas jornadas en mi carro y luego en la noche, cuando regresaba a dormir.

Por esa época estaba en periodo de prueba cierta emisora de radio especializada en jazz, lo cual resultaba fantástico por la ausencia de comentarios o comerciales. Una de esas noches en que trataba de encontrar la tranquilidad pasajera del sueño escuché una melodía en la que predominaba el arpa que me dejó con la boca abierta. El sonido del arpa me ha fascinado desde niño (en algún momento escribí por acá alguna entrada sobre Andreas Vollenweider).

Día tras día sintonicé la emisora para oírla de nuevo y de hecho lo hice, así como un par de temas más que estoy seguro pertenecían a la misma producción, pero nunca supe su nombre o autor por la misma razón, desafortunada en este caso, de la ausencia de comentarios.

Una década después no he podido dar con la canción, que recuerdo perfectamente en mi cabeza, incluso tras haber hecho indagaciones serias para tratar de hallar un tema instrumental de crossover jazz con un swing latinoso, anterior al año 2001, que coincida con lo que recuerdo. En cambio tuve la oportunidad de conseguir otros arpistas ejecutantes de jazz que bien hicieron que valiera la pena la no tan infructuosa búsqueda.

Dorothy Ashby
Nació en Detroit en 1936. Como suele pasar con muchos de estos artistas nació en el seno de una familia fuertemente influenciada por la música. Su padre, Wilie Thomson era un guitarrista y en la casa de éste coincidía con otros músicos jazzistas. Dorothy Ashby estudió música y aprendió varios instrumentos, entre ellos el piano, el saxofón y el contrabajo, antes de especializarse en el arpa, cuya ejecución le otorgaría sus mayores éxitos.

Puede distinguirse distintas etapas en su producción artística. La primera de ellas en los discos que produjo con las productoras discográficas Prestige y Atlantic, donde prevalece el hard bop. Una muestra es este tema fabuloso Essence of Sapphire del álbum The Fantastic Jazz Harp of Dorothy Ashby.


Otra segunda etapa donde prevalece el bebop, el soul jazz y el funk e incorpora elementos de viento metal y alguna instrumentación más exótica. A esta etapa pertenecen los discos Afroharping y The Rubaiyat Of Dorothy Ashby que es absolutamente halucinógeno. Acá Ashby también canta y toca el koto, un arpa tradicional japonesa. Les dejo como muestra Myself When Young, una canción que es vitamina pura para el cerebro.



Edgar Castañeda
Es un arpista colombiano radicado en New York por quien siento un respeto por partida doble, primero por ser un magnífico ejecutante del arpa y compositor de jazz, y luego porque se inició en el joropo y la música de los llanos colombo-venezolanos, lo cual se aprecia en el uso de la temática de sus canciones, el uso frecuente de ritmos ternarios (el 6/8, ritmo del joropo, es una de mis fijaciones musicales), en la técnica que a veces se asemeja al charrasqueo del cuatro y en el bordoneo recio de sus solos.

Edgar Castañeda lidera un trío de jazz homónimo que comparte con el trombonista Marshall Gilkes y el percusionista Dave Sillima. Les dejo el tema Afro Seis de su disco Entre Cuerdas


Además esta presentación en vivo del tema Entre Cuerdas del mismo album (desafortunadamente picada en dos partes por restricciones de tiempo de Youtube). Precisamente en la segunda parte del video se escucha el solo de arpa de Edmar donde se aprecia, alrededor del minuto 1:00 una quirpa bien envenenada y luego en el minuto 1:50 un pajarillo. Absolutamente recomendable.




En internet se consiguen temas de jazz de otros arpistas, desde los pioneros Corky Hale, Christa Grix, Casper Reardon y Adele Girard, hast intérpretes más recientes como Jakez Francois y sus versiones de temas clásicos de Paul Desmond, Thelonious Monk y Henry Mancini.

Les dejo por último a éste último señor interpretando Take Five de Paul Desmond en su época con el Dave Brubeck Quartet.

No hay comentarios: