miércoles, 7 de septiembre de 2011

Por qué los ricos quieren pagar más impuestos II (y de paso por qué #ligademierda se volvió un trending topic en twitter)

En un post anterior comentábamos la primera de las razones por las cuales millonarios en varios países del mundo están solicitando a sus gobiernos que les cobren más impuestos, que tiene que ver con la importancia de que exista una clase media fuerte que impulse la demanda agregada y haga correr el motor de la economía.

Hay una segunda razón asociada a la primera y tiene que ver con el concepto sociológico de la movilidad social vertical.

La dinámica de las sociedades modernas agrupa a los individuos en distintos estratos. Los individuos de un mismo estrato poseen niveles socio-económicos similares y generalmente ocupan funciones productivas también similares. Existen posibilidades para que las personas asciendan de estrato social, la educación siendo una de ellas, aunque en tiempos recientes la profesionalización de las actividades deportivas así como la industria musical y del entretenimiento (incluyendo farándula, reality shows y pornografía) han constituido medios cada vez más apetecidos para escalar posiciones.

Las sociedades más desarrolladas deberían, en teoría, alentar la movilidad con base a los méritos personales: si estudias y trabajas más podrás salir adelante y tener una bonita esposa, un bonito carro y una bonita casa en los suburbios; eres un vago bueno para nada no tendrás nada y vivirás en una chabola maloliente... Es el principio detrás del sueño americano (estadounidense): "esta idea... se refiere a que la prosperidad depende de las habilidades de uno y de su trabajo, no en un sentido rígido de jerarquía social". La cuestión es mucho más compleja tanto en la teoría como en la práctica, por supuesto.

Lo verdaderamente importante es que, para efectos de la salud de la misma sociedad y su funcionamiento articulado, es necesario que las personas mantengan la esperanza de poder salir de abajo, no en los cielos después de muertos, sino acá en la Tierra mientras todavía estamos vivos. Cuando la gente ya no tiene nada que perder entonces ocurren cosas como estas:

procesos de rebelión social que traen consigo volatibilidad e incertidumbre en el mejor de los casos; destrucción, caos y muerte en el peor de ellos. Los ricos saben, que ya habíamos quedado que no eran tontos, saben que es mejor sacrificar parte de sus ingresos si esto ayuda a reducir las tensiones sociales que eventualmente puedan representar costos mucho más altos para sus negocios.

La desigualdad y la pobreza se han incrementado en años recientes (ver muestras de informes al respecto acá y acá) y hay numerosos ejemplos de que la olla está acumulando presión: alzamientos en países árabes, protestas en China, indignados acampando en Europa, adolescentes saqueando y quemando carros en Inglaterra. Yo voy a utilizar otro ejemplo quizás menos trascendente pero igual de ilustrativo: la Liga Española de fútbol.

Los dos más grandes equipos en España son, como probablemente ya lo sepa, el Real Madrid y el Barcelona. Ambos cuentan con la mayor base de seguidores, el mayor número de títulos ganados y las plantillas más fuertes, aparte de los presupuestos más abultados.

Los directivos y seguidores de otros equipos han empezado a manifestar con fuerza su descontento por la forma como se maneja la liga, aduciendo razones diversas: El cobro del canon a las emisoras de radio por transmitir en directo desde los estadios, la asignación de horarios y fechas de juegos, los fallos arbitrales, etc. Pero el centro del debate se encuentra el tema presupuestal, aunque este igual afecta los otros asuntos:
Los clubes usan el dinero que les dan las televisiones para reforzar las plantillas. En nuestra Liga, llamada "la mejor Liga del mundo" el reparto de este dinero entre los clubes es de una desproporcionalidad vergonzosa. Mientras que Barcelona y Real Madrid reciben 142 millones por este concepto, hay hasta 10 equipos que reciben más de 10 veces menos que los dos "grandes".
...
Mientras que aquí la diferencia entre Madrid y Barcelona (que son los que más ingresan por este concepto) y el Rayo (que es el menos ingresa) es de 132 millones de €, en Inglaterra el reparto es mucho más equitativo. La pasada temporada el Manchester United fué el club de la Premier que más ingresó por los derechos televisivos, 68,2 millones de euros. El Blackpool, que fué el que menos ingresó, recibió 44 millones de euros, sólo 24,2 millones menos que los "reds". Los datos saltan a la vista.
Si no queremos que nuestra Liga pierda todo su interés y se convierta aún más en un torneo entre Real Madrid y Barcelona donde los demás sólo recojamos sus migajas, se debería poner freno a este despropósito. Porque, ¿qué aficionado va a pagar por ir al Estadio a ver a su equipo recibir una soberana paliza? ¿Quién va a comprar un partido para ver a su equipo destrozado ante los dos "grandes"?
El presidente del Sevilla, José María del Nido, expresó en días pasados "Nuestra liga no es la mayor porquería del Europa, sino del mundo", lo que originó una ola de respuestas, muchas a favor y otras en contra, en los medios sociales. De sus allí surgió el hashtag #ligademierda que llegó a ser trending topic (TT) en Twitter y que aún cuenta con muchas referencias.

¿En qué desembocará este asunto? No lo sé, pero es un ejercicio interesante imaginarse qué podría pasar si los otros 18 equipos deciden tomar acciones drásticas ¿suspensión de la Liga? ¿boicott a los partidos del Madrid y al Barcelona enviando plantillas de segunda o de tercera? ¿presiones para establecer topes salariales y límites por traspasos? Como decía anteriormente, quizás sea mejor para estos dos equipos sacrificar parte de sus ingresos si esto ayudase a reducir las tensiones sociales que eventualmente puedan representar costos mucho más altos para sus propios negocios.

Hay una última cosa que me ha llamado la atención sobre el asunto de los presupuestos. Es cierto que en Inglaterra el reparto de los ingresos entre equipos es más equitativo pero igual son dos los que se llevan siempre los máximos honores: Chelsea y Manchester United. De hecho, en los últimos 15 años estos dos equipos han ganado la Premier League 13 veces (el Arsenal lo ha hecho en dos ocasiones).

Pudiera pensar uno que en última instancia no se trata si quiera de ganar o perder la liga, habida cuenta de que, incluso con repartos más equitativos de los ingresos publicitarios, el Madrid y el Barça probablemente continuarán siendo los reyes de la Liga. El problema está en que a nadie le gusta ir a competir a sabiendas de que de antemano será un perdedor. Lo mismo que en la vida cotidiana: a nadie le gusta vivir en sociedades en las que sabe que nunca tendrá la oportunidad de salir de abajo.

El capitalismo como sistema viable requiere mantener a toda costa la esperanza de la movilidad vertical.

No hay comentarios: