viernes, 25 de noviembre de 2011

La leyenda urbana del segundo himno más bonito del mundo

Al poco tiempo de estar juntos, no recuerdo a propósito de qué, mi esposa me dijo un día que el himno de Colombia era el segundo más bonito del mundo, solamente superado en belleza por "La Marsellesa", el himno nacional de Francia.

"¿Y dónde hicieron ese concurso de himnos que yo no me enteré?" "Que sí, que eso nos lo enseñaron, que no sé quien los escogió con base a no sé qué criterios"

Ese cuento del segundo himno más bonito del mundo (del tercero en algunas versiones) es un mito urbano bastante difundido y no exclusivo de Colombia. Una búsqueda simple en internet nos muestra que el honroso lugar es compartido con Ecuador, Chile, México, Honduras, República Dominicana, Bolivia... la lista es bastante amplia.

Debo admitir que es bastante ingenioso escoger lo del segundo lugar porque constituye la coartada perfecta para darle credibilidad a la falsa modestia patria. Decir que el himno del país de uno es el más bonito nos pondría en evidencia con demasiada facilidad.

"El de nosotros es hermoso pero vamos a estar claros que con el abolengo y la heroicidad de La Marsellesa nadie puede competir" "Tienes razón y de todas formas el segundo lugar no es malo" "Claro que no, claro que no"

No he tenido la oportunidad de escuchar los himnos de todos los países del mundo, pero de aquellos que conozco estos son seis de los que más me gustan en términos de su melodía:

Venezuela


Corea del Sur


Etiopía


Brasil


Finlandia


Suráfrica

miércoles, 23 de noviembre de 2011

(30 libros) 7. Uno muy divertido: El Terrorista - Otrova Gomas

Jaime Ballestas, mejor conocido por su seudónimo literario Otrova Gomas, es un señor que posee un agudísimo sentido del humor, que no resulta extraño cuando se considera la amplitud de sus intereses personales: abogado de profesión, viajero por el mundo, retratista, fotógrafo submarino, navegante aficionado, coleccionista de objetos raros.

He tenido el gusto de leer gran parte de su bibliografía de humor:  El jardín de los inventos, El cofre de los reconcomios, El caso de la araña de las cinco patas, Concierto subterráneo, Manual para reaccionarios, La miel del alacrán, El hombre más malo del mundo; pero para esta entrada al final me decanté por El terrorista, para mí una de sus novelas más divertidas y, curiosamente, una de las más relevantes en estos tiempos de paranoia anti-terrorista.

La contratapa del El terrorista advierte a los lectores:
Según expertos en la materia, y en particular el Dr. Franz Cachú, profesor de Angustia de la Universidad de California, el efecto sicodélico de esta novela sólo es comparable al de los alucinógenos "duros" o a las aberraciones que producen las sobredosis de cotufa mojada con alcanfor.
No recuerdo haber sentido algún efecto sicodélico palpable durante la lectura de los libros de Otrova Gomas, pero si el haberme divertido mucho con su dosis de humor serio e inteligente.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Ojalá que terminen de aprobar ese SOPA / E-Parasites Act de una buena vez

I. Los Estados Unidos de América ostentan el título de principal potencia mundial, tanto por el tamaño de su economía y la voracidad de su mercado de consumo interno como por sus gigantesco presupuesto militar y su aparente falta de escrúpulos a la hora de utilizarlo. También hay que decirlo, los EEUU es una nación que juega un papel preponderante en el desarrollo e implantación de nuevas tecnologías en todas las ramas de la ciencia, ejerce un liderazgo importante en el ámbito de la academia, las artes y los deportes y tiene una forma efectivísima de mercadearse así misma como el faro de las virtudes por el cual las demás deben guiarse. 

Sin embargo hay un elemento que hace palidecer a todas las anteriores y que sigue siendo su fortaleza fundamental: la capacidad de generar y vender productos culturales de consumo masivo. 

Veamos. Al día de hoy, la economía estadounidense se encuentra en franco declive: desmantelamiento de la industria y outsourcing manufacturero a terceras naciones, composición del mercado laboral desmejorado con un incremento de los llamados low-skill service jobs, una brecha entre ricos y pobres cada vez mayor, sectores bancario y de la construcción tambaleantes, keynesianismo militar y una infraestructura de servicios y carreteras que se ha ido degradando en años recientes. 

En el plano militar, es cierto que no existe en el mundo un solo país que pueda medirse de tú a tú con el poderío estadounidense. La otra cara de la moneda es que mantener una milicia de ese tamaño no es nada económico y minuto a minuto el gasto ayuda a incrementar la deuda nacional que se acerca cada vez más de los 55 billones  de dólares (55.000.000.000.000 USD - ver http://www.usdebtclock.org/). 

El despilfarro de dinero implica que cada vez hay menos para invertir en educación, investigación científica y salud, por lo que los indicadores muestran progresivamente una menor calidad de vida de los ciudadanos. Ha habido, por ejemplo, un descenso significativo en el número de graduandos en carreras de investigación así como en el liderazgo científico del país, al punto, por ejemplo, de que luego de la eliminación de transbordadores espaciales la única forma en que los astronautas pueden viajar al espacio es en cohetes rusos Soyuz-FG. 

Todas las razones que antes mencioné y muchas otras están plenamente documentadas y alguien diría que son indicios que permiten vaticinar la caída de la gran potencia en algún momento cercano. Sin embargo, la capacidad de penetración cultural con que cuentan los EEUU echa por tierra, de forma contundente, las expectativas de que esto pueda ocurrir en el corto plazo. 

En algún momento cualquiera del día mi hija canta de memoria un tema de que vio en Youtube de Hanna Montana y se acuerda de preguntarme por la mansión de la Barbie que vio en una cuña de Disney Channel. Mi esposa me muestra como Dunkin Donuts hace advergaming en la versión de Facebook de Los Sims. Yo navego en Reddit y consigo el trailer de la última película animada de Pixar. En todos los casos internet sirve de enorme caja de resonancia, siendo el medio por excelencia para compartir y acceder a contenidos culturales.

Y aunque mis ejemplos son ciertamente anécdotas de una familia con televisión por cable y acceso a web, la cuestión es igual de cierta para cualquiera que vaya al cine, escuche la radio, compre ropa o que estudie inglés "porque es el idioma universal". 


II. El congreso y el senado estadounidense están debatiendo, respectivamente y  con miras en convertir en leyes, los llamados SOPA y E-PARASITES Act. SOPA correosponde a las siglas de "Stop Online Piracy Act" y E-PARASITES es un acrónimo desafortunado, de esos que les encantan a los políticos gringos,  el cual corresponde a su vez a "Enforcing and Protecting American Rights Against Sites Intent on Theft and Exploitation Act".

La razón oficial detrás de la implantación de estas leyes es la de detener la piratería que supuestamente está acabando con los ingresos y los empleos de los estadounidenses. Este artículo titulado Why Anti-Piracy Legislation Will Become Law (Por qué la legislación anti-piratería se convertirá en ley) defiende con vehemencia los argumentos del gobierno y la industria del entretenimiento quienes son los principales promotores de la misma:
El mercado global de bienes pirateados y de contrabando ha explotado hasta los $650 millardos de dólares al año, casuando pérdidas globales anuales (a los EEUU) por el orden de $360 millardos de dólares.  Se estima que alrededor del 25% de todo el tráfico de la internet corresponde a infracciones de IPs. Sitios web parias atraen un número de visitas anuales estimadas en 53 millardos. Siendo el epicentro global de la economía web, los EEUU llevan las de perder al no hacer frente al corrosivo problema económico de la piratería en línea. Las compañías poseedoras de derechos de propiedad intelectual amenazadas general la bicoca del 33% de PIB estadounidense y alrededor del 60% de todas las exportaciones.
...
Esta legislación es de gran importancia porque la ley por fin alcanzará a la multitudes de piratas acechando los 'mares abiertos' de la internet que actualmente roban a America con impunidad.
¿En qué consiste la solución propuesta? Aprovechando el hecho de que gran parte de la infraestructura tecnológica que habilita la internet se encuentra en los EEUU, incluyendo la asignación de IPs, el sistema de resoluciones de dominios DNS (que permiten que la gente puede hallar un sitio web utilizando un dominio .com en lugar de una dirección tipo 100.45.20.18), los servicios de almacenamiento en la nube y los motores de búsqueda, este país se auto-erigirá como un gran policía global (más incluso que ahora, cabe destacar) cuyas leyes en materia de internet tendrán importantes efectos supra-nacionales. Este artículo resume algunos de las consecuencias inmediatas
  • Se atacará directamente a los proveedores, se les instigará a actuar bajo presión para realizar un seguimiento de las actividades de los usuarios, sin necesidad de juicio y en un plazo máximo de cinco días.
  • Cualquier sitio en la red puede ser investigado y monitorizado e incluso pueden llegar a tener infracciones si no realiza todo aquello que dicten los grupos pro-copyright.
  • Se podrá atacar directamente al enlace del sitio o web cortándole cualquier lazo económico.
  • Se atacará a cualquier fórmula de acceso a la red que no se encuentre bajo sus normas.
  • La subida en la red de material propio (del usuario) en el que se incluyan temáticas con copyright podrán derivar en cárcel (hasta cinco años).
  • VPNs, proxies o herramientas como MAFIAA Fire que intenten pasar el bloqueo de DNS serán tomados como medidas infractoras e ilegales.
No sé por qué se me hace que entre las páginas delincuentes, aquellas que enlacen a contenidos con copyright, también se van a colar algunas cuantas con contenido legítimo. Que sé yo... llamados a protestas, verdades incómodas, documentos filtrados que muestren actos de corrupción o de guerra, contenido de entretenimiento que se vaya haciendo demasiado popular y que constituya una amenaza al de los medios tradicionales. Ejemplos de éstos últimos "daños colaterales" de la información también abundan, están plenamente documentados y vienen ocurriendo aún antes de la aprobación de esta nueva legislación.


III. Si alguien me preguntara en este momento, y disculpen si parezco masoquista, les respondería que me parece perfecto que se apruebe esta ley. Es tan aberrantemente injusta, desproporcionada y parcializada que, estoy seguro, de alguna forma y más temprano que tarde terminará generando vías de escape alternas para la comunidad de internautas, ya sea un sistema de gestión de DNS y de asignación de IPs que no dependan de los EEUU, una internet paralela, proxies más fuertes, protocolos de encriptación y mecanismos más sofisticados de compartimiento de información.

Ni hablar de la forma como esta clase de acciones unilaterales sigue debilitando la luz del faro de falsas virtudes conque se mercadean a sí mismos los EEUU ante el mundo (que por cierto, bien poquito que viene alumbrando esa luz luego de los recientes cortes de fondos a la UNESCO y las presiones para mantener la producción de bombas de racimo hasta el 2018).

Sin embargo, las consecuencias inmediatas van a venir por otro lado y afectarán directamente la capacidad de generar y vender productos culturales de consumo masivo, la única cuña que puede mantener firme en el corto y mediano plazo el estatus de potencia mundial que ostenta los EEUU.

Voy a echarles un cuento: hace 15 años más o menos estaba yo saliendo del liceo. En la segunda planta de la casa de mi pana Homero nos reuníamos siempre el mismo grupo de compañeros a hacer los trabajos académicos. Aunque parezca increíble considerando la fecha, todavía usábamos un viejo computador XT con sistema operativo DOS y que tenía como pantalla un monitor monocromático (si mal no recuerdo, ya en ese entonces los papás de Homero habían comprado un segundo computador más nuevo "pero no para que jueguen los muchachos").

En ese computador pásabamos las tareas en una versión asquerosa de una aplicación llamada Word Star y, aunque la diagramación de los textos era una tarea un poco fastidiosa, siempre quedaban bien impresos y obteníamos buenas calificaciones. A veces al descansar, jugábamos partiditas de un programita de nombre Digger y nos divertíamos un montón. Hoy en día cualquier distribución gratuita de Ubuntu viene cargado con juegos y procesadores de palabras mil veces más sofisticados que aquellos con los que nosotros contábamos. Era lo que teníamos y no pasaba nada.

Cuando queríamos jugar no teníamos la opción de descargar un first person shooter o suscribirnos a una comunidad de gamers en línea. Salíamos a jugar fúbol y basketbol, íbamos a la bolera o al club de tenis, organizábamos un paseo a alguna finca y no pasaba nada, salvo que hacíamos mucha más actividad física que ahora.

Cuando teníamos que hacer una investigación a veces íbamos a la biblioteca pública y, a veces, cuando nos tocaba conseguir información más especializada hacíamos consultas en la biblioteca de la universidad y no pasaba nada. Bueno, sí pasaba algo, no teníamos el lujo de hacer copy / paste y en verdad teníamos que leer y al menos tomarnos la tarea de re-tipear todo.

Cuando nos gustaba una canción la grabábamos cassettes con música de la radio y de los discos que comprábamos. Es cierto, no teníamos la variedad con que contamos ahora pero nos la apañábamos como podíamos y a decir verdad tampoco es que estuviera tan mal.

La gente detrás del SOPA / E-Parasites Act parten de que los contenidos culturales que se generan en los EEUU de alguna forma son necesidades fundamentales para nuestra subsistencia, cuando en realidad las necesidades son otras y esos contenidos culturales son meros satisfactores ¿O es que ellos en verdad creen que a mi hija se le van a truncar sus sueños de diversión el día en que no podamos montar en Youtube un video de sí misma imitando a Selena Gómez?

La gente hallará el medio de darle la vuelta a las restricciones y si no puede darles la vuelta, pues conseguirá como llenar ese hueco con otros contenidos culturales, muchos de ellos generados de forma local lo cual es bueno para nosotros porque en última instancia, y perdónenme si sueno un poco egoista, me interesan son empleos para los que se montan en los autobuses a venderme tres gomitas en 500 pesos y no los de los pobres estadounidenses cuyo gobierno no hace nada para reducir esos 55 billones de dólares en deuda nacional.

4.000.000 de personas en este país subsisten (y mantienen a otro poco de millones más) con un salario mínimo de 280 dólares al mes ¿Es que los promotores del SOPA / E-Parasites Act de verdad creen que esas descargas ilegales se van a convertir en un número si quiera cercano de compras efectivas? ¿compras efectivas que van a pagarse a través de qué medios? ¿Cuántas películas, cd's o juegos va a comprar acá alguien que gane así sean dos, cuatro, seis salarios mínimos mensuales? Cada quien se arropa hasta donde le alcanza la cobija y en estos países nuestros la cobija es mas bien cortica.

"La avaricia rompe el saco" reza el adagio. El deseo de exprimir al máximo las posibilidades de ganar dinero (en muchos caso de forma ilegítima, aunque eso ya es asunto de otra entrada) va a terminar representando un obstáculo para que la misma industria estadounidense pueda generar y vender productos culturales de consumo masivo ubicuos a través de la internet. No me queda dudas de que estamos ante uno de esos casos en los que el remedio para ellos va a terminar siendo peor que la enfermedad.

martes, 8 de noviembre de 2011

(30 libros) 6. Uno de un nobel: El castillo blanco - Orhan Pamuk


El castillo blanco, publicado también en español como El astrólogo y el sultán (Beyaz Kale en su idioma original) fue uno de esos libros que leí a sabiendas de que su autor, Orhan Pamuk, había sido galardonado el premio Nobel de literatura. En realidad y en medio de mi desconocimiento había otros títulos de Pamuk que me intrigaban más: El libro negro y Me llamo rojo, pero fue este el que conseguí en la estantería de mi biblioteca local. 

La historia se ubica en el siglo XVII. Un joven estudiante de ciencias veneciano es capturado en su nave por unos piratas turcos que lo llevan a Constantinopla. Allí se convierte en esclavo de un hombre sabio - un astrólogo - quien además de su carcelero es también su dopplegänger

Aparte de la tensión psicológica que surge en medio de la relación de los dos personajes principales y en el espíritu de éstos, así como de las reflexiones obvias sobre los choques y las alianzas culturales entre oriente y occidente, estoy seguro de que también hay sutiles elementos de la idiosincrasia turca que han dado cuerpo a la obra pero que en mi ignorancia no he podido aprehender del todo. 

Aún así, El castillo blanco me pareció lo suficientemente bueno como para querer leer más de este autor. 


domingo, 6 de noviembre de 2011

Bank Transfer Day y esos gringos socialistas

Ayer se cumplió con éxito en los EEUU una convocatoria en medios sociales denominada "Bank Transfer Day" cuya finalidad ha sido lograr hacer que las personas cierren sus cuentas de ahorro en grandes bancos comerciales (Bank of America, Wells Fargo, JP Morgan) y se pasen a bancos locales más pequeños, así como a las llamadas credit unions (uniones de crédito).

Kristen Christian, organizadora del evento explicó el motivo de la iniciativa
Comencé esto porque sentí lo que muchos de ustedes sienten. Estaba cansada, cansada de los incrementos en las tarifas, cansada de no poder acceder a mi dinero cuando lo necesitaba, cansada de que ellos usen el poco dinero que tenga para oprimir a mis hermanos y hermanas.
A pesar del simbolismo de la fecha, lo cierto es que desde hace un tiempo para acá el éxodo desde unas hacia las otras instituciones financieras ha sido masivo (y probablemente irreversible). CUNA, organismo que agrupa a las uniones de crédito en los EEUU, anunció que en el mes de Octubre 650,000 personas movieron sus cuentas desde los grances bancos hacia las uniones de crédito. Una cifra altamente significativa si tomamos en consideración que en todo 2010 el número total de personas que efectuaron el salto fue de 600,000.

Hay algunas personas que ya están trabajando para llevar la idea un paso más allá y buscan  presionar a los gobiernos locales para que sigan el ejemplo y cierren sus cuentas en los grandes bancos. El movivimiento se llama "Move Our Money".

Ahora bien ¿qué son las uniones de crédito?

Las uniones de crédito son cooperativas financieras cuyos propietorios son los mismos cuentahabientes, en lugar de inversionistas externos. Dado que los miembros son propietarios y su carácter sin fin de lucro, las uniones de crédito devuelven las ganancias excedentes de vuelta a los mismos miembros que ellas atienden, principalmente a través de tasas más altas sobre depósitos, tasas más bajas en préstamos, y cobrando menos tarifas por servicios. El dinero se mantiene local y es inyectado de vuelta en la comunidad.
Si mal no recuerdo, el modelo socialista establece que "los medios de producción pertenecen a los propios trabajadores que los utilizan y se estatuye que cada uno de ellos sea retribuido con el fruto mismo de su trabajo o una cantidad equivalente". 

Mmmm...

¿Quien se hubiera imaginado unos años atrás a ese poco de gringos metidos a socialistas? Increíble ¿no? Eso sí, no se los vayas a poner en esos términos porque seguro que corriendo van y se vuelven otra vez para los grandes bancos.

PS. Les dejo una foto de cómo se veían una protesta ayer frente a una oficina bancaria en Oakland, California (vía  http://twitpic.com/7a70y0)