lunes, 26 de diciembre de 2011

La comida del futuro: canibalismo en el cine y literatura de ciencia ficción (I)

Hace un poco más de dos lustros ocurrió en San Cristóbal, Venezuela, un hecho que conmocionó a todo el país y, paradójicamente, le entretuvo por largo tiempo. Se descubrió que un indigente de nombre José Dorangel Vargas era el responsable de varios homicidios y que sus víctimas eran luego cocinadas en una gran olla y engullidas por él. Todo ello ocurría debajo de un puente de alto tráfico, apenas a unas cuadras de lugares habitados.

Vargas, aquejado por un profundo trastorno psiquiátrico, se convirtió sin quererlo y gracias a los medios de comunicación de masas, quienes se encargaron de alimentar el insaciable morbo público, en un curioso hazmerreir. De él nos enteramos que la carne de los hombres era más sabrosa, que la de las mujeres era más dulce y que le gustaba aliñar a los cadáveres con "hierbas exóticas".

Canibalismo es el nombre con el que se le conoce el acto por el cual un individuo se come o otro de su misma especie. En el caso de los seres humanos ha ocurrido en numerosas ocasiones a lo largo de los siglos, primero, como medida extrema para aliviar el hambre y, luego, entre ciertas culturas, como parte de rituales mágicos religiosos en los que el comensal adquiere ciertas virtudes propias del difunto. En los tiempos que corren, el canibalismo es considerada una práctica altamente antisocial, razón por la cual el caso de Dorángel Vargas asumió unos tintes de escándalo  mayor.

La literatura y el cine de ficción no es ajena al canibalismo. Hay varios subgéneros dedicados a esta costumbre, entre los que destacan el de zombies y el cine exploitation centrado en grupos caníbales. Ninguno de los dos constituyen el foco principal de esta entrada.

En lo que respecta a la ciencia ficción existen también numerosos ejemplos de situaciones en las que las personas ingieren a otras, teniendo o no conocimiento de ello, muchas veces por escasez extrema de alimentos, lo que la hace un tema recurrente de los escenarios post-apocalípticos, aunque también por motivos culturales afines a la antropofagia mágico-religiosa.

1. Uno de los primeros ejemplos de canibalismo en la ciencia ficción aparece en el clásico La máquina del tiempo del pionero H. G. Wells. Un inventor inglés del siglo XIX logra, gracias a una máquina de su autoría, adentrarse en un futuro lejano donde conviven dos razas descendientes de los humanos: los pequeños Eloi, ingenuos y un tanto estúpidos, que viven sobre la superficie de la tierra; y los simiescos Morlocks, que habitan dominios subterráneos y se alimentan de los primeros. Han aparecido numerosas adaptaciones de esta obra en radio, cine y televisión así como diversas versiones ilustradas.

2. Robert A. Heinlein ganó en 1962 el premio Hugo a la mejor novela por Forastero en tierra extraña (Stranger in a Strange Land). El protagonista, Valentine Michael Smith, es hijo de expedicionarios terrestes al planeta Marte pero debido al fallecimiento de éstos termina siendo criado por una raza de nativos marcianos. Ya de vuelta a la Tierra se narran los elementos del shock cultural que se originan de las  diferencias enormes entre las sociedades terrestre y marciana. Una de las prácticas que Smith trajo consigo es una especie de canibalismo ceremonial (grok) afín a la eucaristía cristiana, en la que la persona busca una comprensión profunda de un amigo fallecido a través del consumo de su carne.

3. En la misma década que la anterior apareció El planeta Sangre (The Men in the Jungle) de Norman Spinrad (1967). La jungla de la que habla el título en inglés se encuentra en el planeta Sangre (en castellano en el original) cuyo espíritu cruel recuerda los horrores que se vivían por esa época en las junglasdel sureste asiático. En Sangre, la Hermandad del Dolor ha gobernado por tres siglos a través de un sistema de organización político-social cuyo sadismo roza la inaudito: tortura, muerte, esclavitud, misoginia, canibalismo, son algunos de los elementos cotidianos de esta sociedad. Más allá de los elementos antropofágicos por la cual la he traido a colación y de la crudeza de su contenido, este libro está bien escrito y obliga a reflexiones interesantes sobre los elementos corruptores del poder así como de el modus operandi y los riesgos de la "exportación de la democracia", muy de moda en el panorama geopolítico actual.

4. Soylent Green (Cuando el destino nos alcance - 1973) es una película del director estadounidense Richard Fleischer basada más o menos en la novela ¡Hagan sitio! ¡hagan sitio! de Harry Harrison (Make Room! Make Room! - 1966). Aunque la versión cinematográfica pone énfasis en elementos policiales, ambas versiones parten de las exigencias alimenticias de un futuro distópico en las que la sobrepoblación mundial obliga el consumo racionado de ciertas carnes soylent, que no son más que cadáveres procesados. Los temas subyacente de las obras incluyen el desarrollo sustentable, el control de natalidad y en general las preocupaciones malthusianas de la escasez de comida.

5. En 1977 se publicó El martillo de Lucifer (Lucifer's Hammer), escrita por Larry Niven y Jerry Pounelle, en su momento fue nominada al Hugo en la categoría de mejor novela. La obra narra la caida de un enorme asteroide a la Tierra y la lucha de los sobrevivientes por lidiar con las consecuencias, la alimentación siendo una de ellas. Como en otras historias de naturaleza similar, algunos de afortunados que logran permanecer con vida apelan al canibalismo, aunque en este caso el acto constituye también un medio de cohesión colectiva dentro de un clan.

6. Algunos motivaciones del canibalismo más allá de la alimentación propiamente dicha aparecen en las novelas Rito de Cortejo de Donald Kingsbury (Courtship Rite, 1982), donde la antropofagia está relacionada con la religión e impulsada por la escasez crónica de proteína animal; y, junto con el consumo de drogas, como medio  para recuperar las memorias de los difuntos en la tetralogía El libro del sol nuevo de Gene Wolfe (1980-1983).

7. Delicatessen es una buena película francesa que se estrenó en 1991 y que mezcla el humor negro y drama surrealista con horror post-apocalítico. En un mundo en que la comida es tan escasa que se utiliza como moneda de cambio, el administrador un edificio de apartamentos, quien además es dueño de una carnicería, atrae a nuevos inquilinos para sacrificarlos y venderlos como carne.

8. En la versión cinematográfica (1995) de la serie ilustrada Judge Dredd, los personajes que conforman el Angel Gang, una familia de delincuentes habitantes de la Tierra Maldita, son fanáticos religiosos caníbales. Son ellos quienes derriban la nave en la que el Juez Dredd estaba siendo transportado hacia un centro de detención con el fin de pescar víctimas con las cuales alimentarse. Es interesante señalar que, aunque el físico de los personajes coincide notablemente entre las versiones en papel y en filme, las personajes no muestran los mismos comportamientos (incluyendo el fanatismo religioso caníbal).

A finales de 2009 y principios de 2010 se estrenaron dos películas de ciencia ficción post-apocalípticas Made in Hollywood que incluyen amplias referencias al canibalismo: La carretera (The Road) y El libro de Eli (The Book of Eli). La primera de ellas es una adaptación de la obra homónima escrita por el escritor estadounidense Cormac McCarthy y ganadora del Premio Pulitzer a la Ficción; la segunda se basa en un guión original escrito por Gary Whitta.  Sobre ellas pienso ahondar más en una segunda entrega.

2 comentarios:

Jeanfreddy Gutiérrez dijo...

Sólo he visto Soylent Green (creo que todavía tengo pesadillas con esa cinta) y Delicatessen, ambas de mis favoritas. Espero leer ya la segunda parte :D

antesdelunes dijo...

Hey Jeangreddy, gracias por pasar y comentar. Sí, por ahí ya va adelantada la segunda parte. Saludos.