martes, 18 de diciembre de 2012

DE VUELTA A LA NORMALIDAD


    Recuerdo cuando en mi infancia íbamos a las playas de Morrocoy. En ese entonces ni siquiera eran parque nacional. Mi hermano Rafael tenia un pequeño palafito en uno de los cayos y nos llevaba en su lancha a pasear mientras su esposa alemana esquiaba. El agua era super cristalina y tenia un color especial.. La arena muy blanca parecía avena en hojuelas. Hoy en día se que esa avena proviene de un alga llamada Halimeda sp.
    Por todos estos recuerdos fue que me causó gran impacto el estado en que encontré esas mismas playas hace como 4 años. Me encontraba en un viaje de negocios en Urama, entre Carabobo y Yaracuy, con mi amigo Vinko de Australia. La persona que nos cito no se presento, así que decidimos ir a la playa. Nos dirigimos al sector Punta Brava del Parque Nacional Morrocoy donde, de entrada, me impresiono la cantidad de basura en el estacionamiento y en los alrededores. Era evidente que estaba acumulada desde hacia días por la pestilencia del lugar.
    Caminando por la playa, sentí gran vergüenza con mi amigo por la suciedad y el descuido, pues siempre me hablaba de lo extremadamente limpias que son las playas publicas en Sydney, donde vive. También me preocupó mucho las toneladas de coral muerto que había esparcido a lo largo de toda la orilla, evidencia inequívoca de un importante desastre ecológico subyacente.
    Una familia disfrutaba a la orilla del mar. Una niña del grupo que jugaba con una pelota nos sonrió y mi amigo se detuvo para tomarle una foto, y al poco rato estaban todos posando para nosotros. Todos bebían cerveza y algunas latas rodaban al compás del mar que entraba y salia. Justo donde estaba la familia había un pañal desechable usado y doblado cuidadosamente, el cual flotaba entre los bañistas junto con una bolsa de chicharrón picante y latas de cerveza y refresco. Mi amigo no dejaba de tomar fotos.
    El señor que parecía el jefe del grupo me pregunto qué hacíamos. Le contesté, no se por qué, que mi amigo era un corresponsal de una importante revista de viajes y yo era su interprete. Vinko pregunto al grupo qué les parecía el estado de las playas. Una señora joven contestó: " Muy bien, estamos disfrutando todos en familia. Venimos de los llanos de Barinas."  El otro dijo: " Esto es una maravilla, todo muy bonito. Mientras uno disfrute sanamente con la familia y no se meta con nadie, todo esta bien." Otra señora   intervino: " Nos estamos tomando nuestros traguitos, pero aquí tranquilos. Todo muy bello."     

    Al despedirnos pensé: Está claro que no entendieron la pregunta, la cual quería decir cómo se sentían entre toda la basura y el estado lamentable de la playa. Otra explicación es que para ellos todo aquello era normal. No se daban cuenta que la orilla estaba tapizada de coral muerto y que nadaban entre basura.

    Estamos acostumbrados a vivir no en sociedad sino en suciedad. El descuido, la suciedad y el deterioro son normales y comunes en todas partes. Lo peligroso y preocupante es que nos parece extraño y sospechoso cuando se limpia y se recoge los desperdicios.
    Por ejemplo, en la carretera hacia Ocumare de la Costa es normal y cotidiano encontrar basura de todo tipo a ambos lados de la vía, desde el mismísimo puesto de la Guardia Nacional hasta la orilla de la playa. Pero cuando las dos alcaldías con jurisdicción en esta carretera ocasionalmente emprenden una operación de limpieza en la misma, he escuchado a personas decir:

- " Debe ser que vienen las fiestas patronales del pueblo".
- " Debe ser que ya viene la caminata de San Sebastian".
- " Debe ser porque ya viene la temporada alta".

Deberíamos suponer que la carretera debe estar siempre limpia, especialmente por atravesar el Parque Nacional Henri Pittier, y no que es extraño que se este limpiando. Al final, la basura nunca sale del parque porque quienes ocasionalmente la recogen simplemente la arrojan por cualquier barranco.

    Estas reflexiones son a propósito del estado actual de los Silos de El Limón, incluidos en el registro del Instituto de Patrimonio Cultural desde el año 2006, bajo la providencia administrativa 012/05. En el mes de abril de 2008 un grupo de personas e instituciones emprendimos la tarea de rescatar de su abandono los Silos Graneros de El Limón. Durante varias semanas de arduo trabajo, los silos fueron emergiendo del abismo hasta el día en que, en un bonito y emotivo acto, hicimos entrega a la comunidad del trabajo realizado. Incluso se hizo entrega al alcalde de turno de un proyecto completo para darle vida y continuidad a la recuperación del lugar, involucrando a la comunidad e instituciones adyacentes al mismo.


 Me imagino que es como una reacción en cadena. Alguien pasa y tira una bolsa con basura o un perro muerto. Luego otro pasa y piensa: es normal dejar la basura aquí. Y así sucesivamente. Lo irónico es que hasta los mismos empleados de la alcaldía que mantienen las áreas verdes botan allí sus bolsas con los restos de maleza producto de su trabajo.
    Igual ocurre con un popular puesto de expendio de hervidos localizado a poquisimos metros de los silos. Allí los comensales compiten por la sopa con enormes moscas azules y verdes provenientes del basurero, donde luego de la jornada, los empleados arrojan los huesos y conchas de las verduras.




   Lo cierto es que todo volvio a la normalidad,es decir, los silos volvieron a estar como siempre estuvieron, tan cubiertos de maleza, basura y escombros que muchos ni siquiera habían notado que existían

http://pabellonconbaranda.blogspot.com/2008/07/los-silos-graneros-de-el-limn.html


5 comentarios:

tortoj dijo...

lamentable q el esfuerzo se perdiera.. y lo peor las nuevas generaciones no valoraran esas estructuras... q lamentable!

Consuelo dijo...

Luego y como conclusión que dijo tu amigo? Te comento algo?

Princesita dijo...

Creo que no es como dijo alguien en un comentario anterior, no es que las nuevas generaciones no valoren , porque las antiguas están educando mal a las nuevas . No nos enseñan a cuidar , si queres hacerlo tenes que darte cuenta vos mismo que lo que haces esta mal. Lamentablemente nosotros nos destruimos entre nosotros y a lo que nos rodea , y lo peor del caso la mayoría de la gente se pone una venda en los ojos y hace como si nada n... soy nueva en todo esto y me diste un muy buen ejemplo de que escribir ,gracias ! . Creo que esto es culpa de nuestra generación, pero también de las antiguas...

Anónimo dijo...

increible

Anónimo dijo...

De auto-ayuda financiera : giuseppina.eleonora01@gmail.com.
Hola a todos, es usted un comerciante, un agricultor, un individuo, un empresario, una viuda o un estudiante y necesitas ayuda financiera de urgencia de menos de 50.000€ 2% el porcentaje, y tienes miedo de costos del banco? rápidamente en contacto con el correo electrónico de la Señora Giuseppina Eleonora en la dirección: giuseppina.eleonora01@gmail.com.


De auto-ayuda financiera : giuseppina.eleonora01@gmail.com.
Hola a todos, es usted un comerciante, un agricultor, un individuo, un empresario, una viuda o un estudiante y necesitas ayuda financiera de urgencia de menos de 50.000€ 2% el porcentaje, y tienes miedo de costos del banco? rápidamente en contacto con el correo electrónico de la Señora Giuseppina Eleonora en la dirección: giuseppina.eleonora01@gmail.com.